viernes, 15 de marzo de 2019

Beautiful Boy: los hombres también lloran


Aprendo mucho de mis películas. Aprendo a enfrentar la vida y, al hacerlo, la aprecio aún más. Perdí a mi padre cuando tenía apenas 26 años y, en muchos sentidos, mi padre aún vive en mí a través de mis películas.
-Felix van Groeningen.

La historia: Tras su separación matrimonial, David (Steve Carell), se hace cargo de la custodia del pequeño Nic (Timothée Chalamet), con el que establece unos vínculos afectivos que cambiaran para siempre su visión del mundo. Sin embargo, y una vez que Nic entra en la adolescencia, comienzan sus coqueteos con las drogas lo que desemboca en una fuerte adicción a las mismas poniendo en peligro su propia vida.  


La crítica: Escribía Susana Quadrado en el diario barcelonés La Vanguardia que: "Llorar es un verbo liberador. No nos hace más débiles sino más humanos. Fue lo primero que hicimos al nacer. Es una habilidad innata. Siendo tan natural, es inconcebible que llorar en público, cuando toca, no esté bien visto. Seguro que todos lloraríamos más a menudo. No importa hombre o mujer: si algo nos iguala son las emociones". 

Yo, como Felix van Groeningen, también perdí a mi padre siendo relativamente joven, y siempre recordaré que fue precisamente mi padre el que me transmitió su amor al cine desde que yo era un niño. Cine y críticas marcianas forma parte de ese legado, y comprendo perfectamente al cineasta belga cuando dice que en sus películas vive aún su padre. También comparto con Susana Quadrado cuando escribe que llorar es un verbo liberador. Y es que tanto en el personaje de Nic, como en el de su padre David, vemos como los lazos afectivos se refuerzan a través del llanto, las emociones o los abrazos desde que somos bien pequeñitos. 

Cierto es que nacemos llorando, y nos despedimos de nuestros seres queridos también llorando. Pero sin duda, las mejores lágrimas son las de la emoción, las del amor y por encima de todas, las lágrimas en positivo que sacan a nuestras endorfinas a pasear en los mejores momentos de nuestra vida. 

Pero la tristeza, también cumple su función en la vida como ya escribí junto a Mane Lander (psicoanalista y escritor) en la reseña de Inside Out.  La tristeza es un instrumento reparador que, en muchas ocasiones, actúa como una especie de "alarma de auxilio" que puede ser atendida por aquellos que nos aman o a quienes les importamos. Estar triste es un estado emocional necesario en ocasiones, y rechazarlo es rechazar a una parte vital de nosotros mismos. Nada es para siempre, ni la alegría, ni la tristeza porque los humanos somos un acumulado de emociones que se encienden para transmitirnos un mensaje importante que necesita ser atendido; muchas veces estar triste nos acerca a varios tipos de consuelo, nos enseña a vivir la soledad, a aceptar los cambios, a soltar, a dejar ir, a vivir el duelo de la pérdida, cosas que se viven sin importar la edad.

Beautiful Boy es básicamente un compendio de emociones que si bien cinematográficamente puede resultar demasiado densa, o incluso lenta por momentos, tiene entre sus virtudes describir con una enorme sensibilidad el inmenso amor de un padre hacia su hijo.

Hablamos con esta cinta de un pequeño y delicado tratado del significado de la paternidad en los momentos malos, y en los momentos buenos. 

Un vínculo indisoluble que yo mismo pude comprender cuando sostuve por primera vez a mi pequeña María entre mis brazos. 


Con unas interpretaciones muy trabajadas tanto de Steve Carell como de Timothée Chalamet, la película está basada en acontecimientos reales y recoge con moderado acierto las memorias que hijo y padre escribieron por separado llamadas: "Mi hijo precioso: el viaje de un padre a través de la adicción de su hijo" escrito por David Sheff y el de su hijo Nic Sheff, titulado "Tweak: Growing Up On Methamphetamines".

En un detalle cinematográfico de alto calado, Felix van Groeningen fusiona los dos libros en una sola película recurriendo a intermitentes flashbacks pero sin apoyarse en más elipsis narrativas que hubieran dado mayor fluidez a la narración.

La brillante música está sustentada en canciones de Nirvana, Sigur Rós, David Bowie, Neil Young, Tim Buckley o la misma Beautiful Boy (Darling Boy) de John Lennon y son a veces usadas como metáforas del poder de las drogas. Por otra parte, cabe señalar una excelente dirección de arte buscando la cotidianidad de los típicos hogares estadounidenses para los momentos más íntimos, y por otro lado, en los momentos públicos, se utilizan un buen número de recreaciones de las típicas cafeterías americanas que nos indican las coordenadas geográficas del filme.

Beautiful Boy quizás no sea una gran película, pero si es una gran historia.

Felix van Groeningen en su primera incursión en una película en lengua inglesa, demuestra que el cine además de un entretenimiento más o menos acertado, es también una forma de rescate emocional. 

Dedicado a Rafael y a María Pina.

Nota: 7/10. 

Nacionalidad: Estados Unidos.
Dirección: Felix van Groeningen.
Guión: Felix van Groeningen, Luke Davis,
(Memorias de David y Nic Sheff).
Reparto: Steve Carell, Timothée Chalamet, 
Maura Tierney, Amy Ryan.
Fotografía: Ruben Impens.
Duración: 111 minutos.
Estreno EE UU: 12/10/2018.
Estreno España: 15 de marzo de 2019.




37 comentarios

  1. Hola Miguel, con solo leer tu reseña casi me haces llorar, y eso que no soy facil de hacerlo.

    Cuanta humanidad y amor transmiten tus letras, sin importar si sea o no un gran film, o si hayamos pasado por algo semejante nosotros a alguien cercano conocido, es un tema social muy preocupante y que me parece que a todos nos atañe y nos duele.

    La manera como inicias, ademas de lo expresado por el cineasta, sacando a relucir las emociones que emanan de lo mas profundo del ser humano y cómo sin importar si se es hombre o mujer, es sano y natural dejarlas salir sin reparos, ya es de por sí un regalo que nos haces llegar con claridad y precisión.


    El que el guión sea una historia verídica, y extraido de las propias manos y vivencias de sus protagonistas reales, tiene aun mas valor emocional y sentimental.

    Una pelicula que imagino toda la familia debe ver, de ser posible juntos.

    Gracias por esta reseña tan humanizante que nos regalas Miguel.

    El detalle de dedicarlo a tus seres amados, hace más significativa aún la reseña.

    Que tengas un provechoso, relajado y feliz fin de semana.

    Te envio un cálido abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia, escribir esta crítica fue algo liberador y emocionante, e indudablemente se vio afectada por el aniversario en que me perdí a mi padre en los momentos en la que la escribía, y de hecho hay dos versiones de la crítica: una para Noroeste Madrid, y otra para Cine y críticas marcianas.

      Efectivamente la película, en sí misma, refleja un tema social de importante calado como es el implacable poder de las drogas y por otro lado, como afectan estas a las relaciones entre padres e hijos cuando estos últimos se ven afectados por ellas.

      En cualquier caso, la película e incluso por encima de su calidad, creo que es una gran oportunidad para que un padre, o una madre la vean junto a sus pequeños cuando estos tengan la edad adecuada para comprender el significado pleno de lo que es la paternidad.

      Muchas gracias por tu emocionante comentario, y un cálido abrazo de regreso.

      Eliminar
  2. Hola Miguel me has emocionado, y me has hecho recordar esos momentos tan personales que a mi también me toco vivir. Yo también perdí a mi padre siendo demasiado joven, ellos están aquí acompañándonos, a lo largo del camino, jamás se van del todo, pero hay que dejarlo libres para que sigan su camino. La película por el tema parece que va ser muy difícil contener las lágrimas, y que son de esas que te hace reflexionar y va hacer despertar sentimientos, y sensaciones en el espectador.
    Muchísimas gracias por otra reseña tan preciosa, y tan llena de emociones.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristina, efectivamente con el paso de los años la pérdida de nuestros padres es algo natural por ley de vida, y será algo que a todos nos toque vivir. El verdadero drama sería lo contrario, es decir los padres que pierden a un hijo. Como bien comentas, siempre hay algo de los que se van dentro de nosotros que nos acompaña. Respecto a la película es más emocional que meramente lacrimógena, es sobre todo una historia que merecía la pena ser contada porque fue la realidad de una familia.

      Gracias por tus cálidas palabras. Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. cuando uno lee una reseña con toque es personales no solo se nos hace mas amena sino mas real, mas empática... te agradezco por eso...

    en cuanto a la película me atrajo al principio y después de ver lo que trataba me alejé porque ya uno tiene bastantes problemas cotidianos como para sufrir un poco mas ja... pero sin dudas la voy a tener en cuenta para un futuro mas relajado... abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco tus palabras JLO, no me gusta especialmente escribir reseñas tan personales, pero digamos que las letras vuelan libres en ciertas ocasiones. Como señalas la película es atractiva, pero desde luego es un drama de campeonato que merece esperar al momento oportuno para ser visionada.
      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Una entrada preciosa llena de sentimiento y relatada con mucha sensibilidad.
    Somos un cúmulo muy grande de emociones que se disparan en cualquier momento, lo mismo para expresar alegría, que pena, y emociones que proporciona la vista y el oído en muchas ocasiones. Yo me contagio rápido si alguien me cuenta algo llorando, así que si veo esta película seguro que el resultado iba ser ese.
    Muy bonita y encantadora esta reseña.

    Un abrazo Miguel, y disfruta el fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda por tus palabras.

      Ese cúmulo de emociones del que hablas encontró reflejo en el cine desde otra perspectiva distinta y muy divertida en la película de animación 'Inside Out'. Allí la alegría, la tristeza, el miedo, la repugnacia y la ira se daban de la mano en los distintos personajes representados. Es una película en la que puedes llorar de risa o de emoción, en el caso de la película reseñada de hoy, es sobre todo un derroche emocional en el trato de un padre hacia su hijo.

      Un gran abrazo, y feliz domingo ya.

      Eliminar
  5. Me encanto tu pensamiento sobre el tema, muy buena relacion entre las cosas, esperemos poder encontrar mas películas que sin importar que tan buenas son, nos puedan dejar una enseñanza en su historia. saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime, has resumido perfectamente la idea que quería transmitir en cuanto a la película: "Esperemos poder encontrar mas películas que sin importar que tan buenas son, nos puedan dejar una enseñanza en su historia". Muchas gracias, un saludo.

      Eliminar
  6. Preciosa reseña, Miguel. Sincera y emotiva. Nunca hay que rechazar el llanto o la tristeza, es cierto que son casi siempre liberadores. Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Marta por tus palabras. Creo que efectivamente rechazar la tristeza en algunos momentos puntuales de nuestra vida es un error. Nada es para siempre, ni la alegría, ni la tristeza. Un beso.

      Eliminar
  7. Hermosa reseña y creo que el llanto hay que dejarlo fluir estes en donde estes.Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo Betty, gracias por pasar, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  8. Buenas tardes Miguel, magnifica reseña, un abrazo <3 Me la apunto para verla despues, los invito a pasarse por mi blog, sin compromisos, https://aventuraenlibros1797.blogspot.com/2019/03/resena-de-pelicula-105-triple-frontera.html

    ResponderEliminar
  9. Te seré sincera... cuando vi el trailer hace más de un mes, de inmediato supe que era una película que deseaba ver y, al mismo tiempo, que lloraría hasta el final. Creo que es por eso que aún no me decidí a ir al cine... cuando la pantalla grande refleja temas que te rozan de cerca, se hace complicado estar en una sala, rodeado por desconocidos y no parar de llorar...o al menos para mí lo es.

    Igual aún no descarto ir a verla, y en ese caso ya te diré qué me ha parecido.

    Un beso y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alma, la película en sí misma más que lacrimógena es emocional, y bueno si hay un lugar público e íntimo para llorar me parece que el cine no es un mal lugar. Sobre todo entre semana que están casi vacíos :-). Un beso, feliz domingo, y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  10. Es precioso lo que has escrito. Grandes sentimientos que emocionan.
    Perdí a mi padre hace 23 años y a mi madre en el 2015. Sin ellos nunca nada será lo mismo.
    Llorar es bueno y, creo, muy necesario.
    Seguro que lo haré viendo esta película.
    Gracias por tu hermosa reseña.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Amalia, como le comentaba a Cristina con el paso de los años la pérdida de nuestros padres es algo natural por ley de vida, y será algo que a todos nos toque vivir. El verdadero drama sería lo contrario, es decir los padres que pierden a un hijo. Dicho lo cual, es cierto que la pérdida marca un antes y un después en la vida. Un abrazo y espero que te guste la película, o cómo se refleja la historia narrada en ella.

      Eliminar
  11. Quizá, como afirmas, este film pueda resultar denso y lento, pero estoy seguro de que el tema que trata, duro y tierno a la vez, mos emocionará a más de uno. El amor entre padres e hijos, por mucho que sufra una "contaminación ambiental", es, salvo contadas excepciones, profundo e imperecedero, y eso llega muy hondo. Todas estas películas que muestran los graves problemas que pueden existir en el seno de una familia, enseñan, tanto a padres como a hijos, a reflexionar y valorar mucho más lo que significa mantenerse unidos en lo bueno y en lo malo.
    Siempre digo que no hay que fiarse de los trailers, pero en esta ocasión (y creo que no me equivoco) parace bastante fiel a lo que es esta película, según tu crítica.
    Me ha gustado mucho cómo la has reseñado, así como tu aportación personal sobre algo tan importante como es la relación paterno-filial.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como película creo que abusa y es demasiado reiterativa en conversaciones muy parecidas por lo que se hace lenta y espesa por momentos. Pero por otro lado, refleja con acierto, con mucho acierto, el amor de paterno en este caso e incluso el demasiado control que en esta ocasión, además, no sirvió para los objetivos que se propuso para la crianza de su hijo. Creo que en el fondo, la naturaleza del ser humano está por encima de los factores geográficos, culturales o socioeconómicos en la que se desarrolle la vida del individuo.
      En esta ocasión el trailer, como dices, refleja bien el contenido de la película, y sin revelar nada importante de la trama. Muchas gracias Josep por tus palabras finales y por tu amplio comentario. Un abrazo.

      Eliminar
  12. Qué entrada más emotiva Miguel! Tienes razón cuando dices que ni la alegría ni la tristeza son eternas, vamos cambiando de emociones contínuamente. Siento lo de tu padre, ya había leído algo al respecto en alguna de tus entradas o en algún comentario.
    No sé si la película será de 7 o no, pero tu entrada es de 10.
    Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias María. La verdad es que incluso en un mismo día se pueden experimentar sensaciones tan distintas como la alegría, la tristeza, el miedo, etc, etc. Inside Out refleja muy bien los estados emocionales del comportamiento humano.
      Gracias por tu diez, creo que le último sobresaliente que saqué fue en plástica,y en tercero de EGB (creo que la maestra estaba colocada, ja,ja,ja).
      Besos.

      Eliminar
  13. Ahora que nadie me ve... Lo bueno de esto es que te acercas a él emulando todo aquello que os unía así como copiar esas cosas buenas de tu padre hace lo bueno de este viaje. La vida. Mi chico también perdio a su padre joven y yo... Bueno tú ya lo sabes no quiero contar de más. Lo cierto es que habéis tenido ese modelo.
    Lo siento quería dejarte un buen comentario pero es duro.

    Es muy buena entrada. Y mejor escrita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay actividades que hacia con mi padre que creo me va a costar volver a realizar, pero el cine siempre fue un punto de unión muy especial entre él y yo, así que muy agradecido de que me haya transmitido esa afición que yo transmitiré por lo que percibo a mi pequeña María. El cine de animación siempre es buen comienzo en este caso. No hay ninguna dureza en tu comentario, te agradezco tu paso por el rincón marciano :-).
      Un abrazo Keren.

      Eliminar
  14. Esta es una de las películas que tengo en mi terna para este fin de semana. La verdad, creo que puede ser una buena película, aunque algunas reseñas la dejan de previsible, lenta y mal montada. Veremos, si como mínimo es tan buena como tu entrada.

    Saludos,
    HemosVisto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joan, la verdad es que no he leído ninguna crítica hacia la película pero coincido en que puede ser percibida como lenta o previsible. Respecto al montaje, creo que no hay errores en la película, aunque está pasada de metraje como el 80 por ciento del cine de actualidad.

      Saludos y muchas gracias por tu comentario.

      Eliminar
  15. Veo que le debes a tu padre tu han pasión por el cine como yo debo al mío el amor a la literatura. Yo, por fortuna, lo he perdido ya a una edad en que una está preparada para ello.
    Llorar libera, pero no todos tenemos facilidad para usar de esa liberación. A algunos nos cuesta mucho hacerlo y la pena se nos atora en la garganta hasta hacernos sentir dolor físico en la misma. Me cuesta menos llorar de emoción, pero de pena o dolor me cuesta muchísimo.
    Esta película tiene muy buena pinta.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Rosa, nuestro padres fueron los que nos trasmitieron su pasión por la literatura y el cine respectivamente y por eso, entre otras muchas cosas, estamos muy agradecidos a ellos.

      El llanto no siempre es fácil, de hecho creo que tienen una gran suerte quien tiene la facilidad de llorar pues desde luego es algo liberador y reconfortante para el cuerpo. A mí también me cuesta, y más si es en público. Sin embargo, en el cine, y a través de las historias de las películas, reconozco que me emociono con bastante facilidad.

      Un beso y gracias por compartir tus emociones.

      Eliminar
  16. Hola Miguel qué preciosa entrada, llena de emoción que se transmite en cada letra. No sé si veré la película porque soy de lágrima fácil y ya leyéndote me ha emocionado empezando por esa primera cita con la que encabezas la entrada y después esas referencias compartidas con el padre y el amor por el cine.
    Expresar las emociones, aquello que se necesita hacer o decir, pero aún hay muchos que creen que "mostrarse" (llorar es lo más visible quizás) nos hace débiles, no es así y sí libera, es un primer paso para ayudarnos a superar aquello que duele. Lo que no se habla, lo que no se expresa, lo que no se llora se acaba enquistando.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, me llamó poderosamente la atención como Felix van Groeningen definió su amor por el cine, puso en contexto su relación con su padre, y me sentí rápidamente identificado con él, y con su forma de narrar en su película.

      Me gusta mucho como has definido el llanto, su expresión pública o privada, y las connotaciones que conlleva. Muchas gracias por tan enriquecedor comentario.

      Un beso.

      Eliminar
  17. El querer a otra persona, si ves que sufre, te hace llorar. Llorar no es de débiles sino de humanidad, hay quien llora por llorar (lágrimas de cocodrilo) que llora antes de matar a su presa. Tengo que reconocer que soy una llorona, cuantas veces he salido del cine con los ojos llenos de lágrimas, así es, porque he sentido la película, como hoy me voy emocionada de tu espacio por esta emotiva entrada. Mi abrazo Miguel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La lágrimas de cocodrilo también existen y nos llevarían a otro asunto que es el chantaje emocional, y que desde luego daría para decenas de películas con esa temática de fondo. Respecto a llorar en el cine soy especialista, aunque a veces lloro también de lo mala que es una película, ja,ja,ja. No es este el caso, sin ser una obra magistral nos habla con gran delicadeza de asuntos tan complicados como las drogas, el transito de la niñez a la adolescencia o de las relaciones entre padres e hijos que es el leivmotiv de la historia.
      Un gran abrazo Rosana, y gracias por tu cálido comentario.

      Eliminar
  18. ¡Caray! Qué reseña tan emotiva y tan íntima, Miguel.
    Tú sí que has reflejado en esta crítica tus emociones.
    La Naturaleza es sabia y no 'pierde el tiempo' generando cosas que no sirven para nada. Si nos ha dotado con glándulas lacrimales es por algo. Al llorar se liberan hormonas y se desencadenan reacciones encaminadas a defendernos de aquello que nos causa dolor o a liberar tensiones ante una emoción extrema como puede ser incluso la alegría. Por eso no hay que esconderse de manifestar una reacción natural como es la de llorar por el motivo que sea.
    Gracias por presentarme una película que se muestra interesante por lo intimista, y sobre todo gracias por una reseña tan especial.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  19. Una reseña sencillamente preciosa, Miguel, y es que en ella nos dejas una parte de tí mismo, lo cual valoro muchísimo.

    La peli toca realidades que no me ha tocado vivir, por suerte o por desgracia, pero que querría y quizás podría comprender. Solo por eso, aunque se haga lenta o densa o algo pesada (en el peor de los casos, cosa que no tiene por qué suceder) ya merece la pena.

    Respecto al llanto, estoy de acuerdo en que es liberador, una auténtica válvula. Lo sé porque yo lloro mucho por todo, lo bueno y lo malo, y cuando trato de contenerme un sabor amargo se me hace nudo en la garganta y lo paso fatal. Hay que dejarlo fluir y al que no le guste, que no me mire :)

    Gracias por la recomendación, me la apunto sin dudar.

    ¡Un abrazo enorme, compañero!

    ResponderEliminar
  20. Si es una gran historia, por fuerza debe ser una gran película. ¡Ay! La tristeza, ese necesario pago para poder conocer la alegría. Las emociones son lo que nos hace humanos, diría que por encima de la razón. En muchas ocasiones intentamos esconder tras la razón muchos actos que son puramente emocionales.
    Estupenda reseña, pero en esta ocasión, diría que la entrada es una hermosa reflexión aprovechando la película. Un fuerte abrazo!

    ResponderEliminar