viernes, 22 de marzo de 2019

Bel Canto: el síndrome de Lima llevado al cine


Nadie puede amar sus cadenas, aunque sean de oro puro. -I. Heywood.

La historia: Roxanne Coss (Julianne Moore) es una destacada soprano de ópera que es contratada para cantar en un evento privado organizado por el industrial japonés Hosokawa (Ken Watanabe) en la embajada japonesa de Lima en Perú. Pero lo que parecía una tranquila velada de música y camaradería, es interrumpida por un grupo insurgente de secuestradores armados que toman como rehenes a todos los invitados. Tras unos días de encierro en los que el gobierno hace caso omiso a las peticiones políticas de los captores, los lazos afectivos entre Roxane, y Hokosawa comienzan a estrecharse, y lo que es más sorprendente aún, empieza a surgir cierta empatía entre secuestrados y secuestradores.


La crítica: La cinta a medio camino entre el thriller y la comedia involuntaria, está basada en la novela homónima escrita por Ann Patchett que fue publicada en 2001 y que acabó alzándose con numerosos premios literarios y siendo nombrado el mejor libro del año por Amazon. La novela a su vez está inspirada en la crisis de los rehenes peruanos de 1996, que comenzó en diciembre de ese año cuando miembros de uno de los dos grupos rebeldes más grandes de Perú -el Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA) - atacaron una fiesta que se realizaba en la residencia del embajador japonés en Perú. El evento estaba destinado a celebrar el cumpleaños del emperador japonés Akihito. De estos hechos proviene el síndrome de Lima que consiste en una generación de empatía de los secuestradores hacia los secuestrados. Digamos que sería lo inverso al célebre síndrome de Estocolmo, que no obstante también se dio entre parte de los secuestrados y los guerrilleros que tomaron por la fuerza la embajada nipona, o al menos así lo refleja la película de Paul Weiz .

La narración se podría calificar de surrealista o poco creíble, y tiene mérito la cosa, mejor dicho desmérito, pues estando la cinta basada en hechos reales, el guionista se toma unas libertades creativas que resultan francamente increíbles. Es cierto que la película tiene algunos toques de humor relevantes, pero también es cierto que el ochenta por ciento de estas "humoradas" son de carácter involuntario y se acercan más al folletín de telenovela, que a una película que en principio parte como un thriller de suspense. Y es que las situaciones que se crean en el interior de la embajada se corresponden más a una fiesta de "follamigos" que a un secuestro real. De hecho, viendo la película le entran ganas a uno de que le secuestren para ver si pilla cacho. Sería esto entonces como una nueva versión de Con faldas y lo loco, pero sin faldas, y a lo loco, loco, loco.

El caso, es que según como se afronte la película puedes pasar un rato bastante entretenido, o desear que a un secuestrador se le escape un tiro, atraviese este la pantalla y te fulmine la sien para acabar con el sufrimiento lo antes posible. Esto es lo que se viene llamando el síndrome del marciano, que consiste básicamente en ideas autolíticas/suicidas cuando se ven determinadas cosas en pantalla. Aun así, me mola Julianne Moore, y por ella aguanté hasta el final de la peli como un campeón.


Y lo curioso es que la ganadora del Oscar por 'Simpre Alice' nunca fue una actriz de mi predilección. Sin embargo, su evolución como actriz nunca ha dejado de crecer. En esta ocasión, Julianne Moore es la que sustenta la propuesta con su buen trabajo interpretado al personaje ficticio de Roxanne Coss. ¿Por qué se ha metido entonces una actriz de su prestigio en este berenjenal o circo cinematográfico? Pues supongo que se deberá al "síndrome de Hollywood" (denominación inventando sobre la marcha) que consiste básicamente en que las actrices con más de 50 años (Moore tiene 58 años) desaparecen de buena parte de las producciones para dar paso a las actrices más jóvenes, más relucientes y más recauchutadas del panorama internacional. Sobre el resto del reparto es tan mediocre como la propia película. Quizás solo cabe destacar a Maria Mercedes Coroy en el papel de la soldado y secuestradora Carmen, cuya única película anterior, 'Ixcanul', se había hecho completamente en su lengua materna: el Kaqchikel. Este personaje además refleja a la perfección en qué consiste el síndrome de Lima, y a su vez el propio síndrome de Estocolmo en su interacción con otros personajes representados en el secuestro.

Bel Canto me ha parecido en definitiva una película prescindible por su narrativa cinematográfica, pero interesante por la divulgación del síndrome de Lima que casualmente desconocía, y que supe por primera vez de él, tras leer el relato de la autora Julia C. Cambil, llamado: El plan.

Curiosamente al día siguiente de leer dicho relato, me llegó la convocatoria para asistir al pase de esta película que llega a los cines este 22 de marzo en España. En fin, espero que toda esta casualidad no sea indicativo de que me vayan a secuestrar, pero si da el caso, espero que sea un secuestro como el de Bel Canto, que más que un secuestro es como una despedida de soltero pero a lo bestia.

Nota: 5/10.

Nacionalidad: Estados Unidos.

Director: Paul Weiz.

Reparto: Julianne Moore, Ken Watanabe,
Maria Mercedes Coroy, Sebastian Koch.

Guión: Paul Weiz, Anthony Weintraub.

Música: David Majzlin.

Duración: 102 minutos.

Estreno EE UU: 14/09/2018.

Estreno España: 22 de marzo de 2019.

40 comentarios

  1. Buen día Miguel, excelente crítica como siempre, suena interesante el título, sobre todo porque me gustaría ver la química generada entre Moore y Watanabe, que aunque no son santos de mi devoción si me han gustado varios trabajos de estos 2 actores sobre todo la de Chloe y la del Ultimo Samurai, espero poder ver el film, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día Jaime.

      La química entre Moore y Watanabe no es mala, aunque la historia que surge entre ellos es cuanto menos surrealista. Pienso que el cine, incluso el de ciencia-ficción, tiene que ser creíble, y este es uno de los problemas de la película, es decir su falta de credibilidad a pesar de estar basada en hechos reales. Saludos y gracias por tus generosas palabras.

      Eliminar
  2. Adoro a Julianne Moore. Todo lo que he visto de ella, ha sido bueno, normalmente, pero bueno, regular o malo, su interpretación siempre me parece fabulosa. Fui consciente de ella por primera vez en una película que me parece preciosa, "Vania en la calle 42". Y digo "fui consciente" porque mirando su filmografía descubrí que ya la había visto en "El fugitivo", "La mano que mece la cuna" y "Vidas cruzadas".
    Es cierto que ha trabajado en cosas muy dispares (muchas de sus películas no me interesan en absoluto), pero ella siempre está muy digna.
    Esta no creo que la vea a no ser que me caiga del cielo en Netflix o algo así.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que sin santo de mi devoción como decía Jaime en el anterior comentario estoy muy de acuerdo en que Julianne Moore es una esplendida interprete.

      Muy buenas las referencias que citas Rosa; desde luego su filmografía es envidiada por cualquier actriz de su generación. Por citar solo alguna más, no me quiero olvidar de su papel en Las Horas.

      Un beso, y gracias por tu comentario.

      Eliminar
  3. Interesante reseña. Siempre me ha gustado Julianne Moore, no sé porqué, tal vez su cabello rojo que tanto me hubiese gustado tener, o esos estupendos ojos verdes; y encima, en mi modesta opinión, ha sido una actriz en constante crecimiento y, a veces, un poco subestimada (no recuerdo un papel extraordinario cosido a medida para ella, como sí ha sucedido con otras actrices de su generación)... En fin, no digo que me apresuraré a ir al cine, pero si tengo la oportunidad,¿por qué no?

    Un beso y buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesante apreciación Alma. Los rasgos físicos de Julianne Moore como su cabello, ojos o piel, también le han valido para interpretar a personajes muy distintos y desde luego es una actriz que siempre ha evolucionado para bien. Quizás no sea esta un gran película, pero la de ella si es una gran interpretación. Gracias por pasarte.

      Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  4. Estoy con Rosa, no creo que la vea si no es que la encuentro un día de casualidad por Netflix.
    No conocía este síndrome, también se me ha pasado la entrada de Julia y no la leí. Así que estoy descubriendo ahora que existe el síndrome de Lima.
    Julian Moore me gusta a veces y otras no. O sea, que no es ninguna garantía ni voy a correr al cine para verla a ella.
    De él he visto pocas películas y más o menos lo mismo. A veces sí y otras no.
    El argumento da para una buena peli, otra cosa es que no hayan enfocado bien el tema o les haya quedado mediocre. Es una pena.
    Eso sí, tu ironía genial, como siempre jajaj
    Un besito!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que no la volveré a ver ni aunque me la regalen, aunque mejor esto que una camisa :-)
      Respecto al síndrome de Lima, y su denominación, me pasa un poco como en el de Estocolmo. Es decir, al final en secuestros largos y más si tienen motivaciones políticas, tampoco es tan raro que surja algún tipo de empatía entre humanos; aunque tendemos a nombrar o a etiquetar cualquier cosa o comportamiento.
      Efectivamente la historia hubiera dado para una película mucho más sería que la caricatura ofrecida.
      Gracias por tu tiempo María, un beso y buena semana.

      Eliminar
  5. Hola Miguel.Buena reseña como siempre.La iré a ver.Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Betty, gracias por pasarte, por tu lectura y por tus palabras. Un cálido abrazo.

      Eliminar
  6. Hola Miguel, todavia me estoy riendo con tus ocurrencias, ja, ja. El sindrome marciano es muy peligroso, espero que nunca lo lleves a cabo, y el de Hollywood,bueno creo que es parte del folklor cultural.

    Tambien me gusta ver a Julianne Moore actuar, como dicen los jovenes por aquí "Tiene flow" y sabe dejar caer su personalidad en la pantalla. A Ken Watanabe, creo que lo vi por primera vez en "Lluvia negra", con Michael Douglas, Andy García muy joven y no recuerdo el nombre del otro asiatico, Ken Watanabe, se me quedó grabado en la memoria por lo cruel que era su papel y lo bien que le iba a su rostro, luego lo vi en otras mas, y en "El origen", creí que no fuera un actor mediocre, ¿O es que en esta pelicula que reseñas pasa desapercibida su actuación?

    Por la reseña, al parecer no vale la pena comentar argumentos de cine a los que nos tienes acostumbrados, como la ambientación, banda sonora, fotografías, vestuarios y escenas de plano secuencial y eso (gracias a ti estoy aprendiendo algunos detalles cinematograficos y su terminología), supongo que brillan por su ausencia algunos y otros ni vale la pena señalarlos.

    En fin aunque la pelicula deje mucho que desear tu reseña siempre es jugosa y muy entretenida.
    Lo que encuentro mas irreverente es eso que resaltas del guión, el tipo de fiesta que al parecer dejan ver que era, y lo desenfrenado de las relaciones entre secuestrados y secuestradores y todos reburujados, ja, ja.

    Espero que ni siquiera bajo este concepto orgïstico seas secuestrado nunca amigo marciano.

    Que goces el fin de semana. Gracias por hacerme reir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia, sin duda el síndrome del marciano acabará conmigo antes o después, ja,ja,ja, es el peligro de ver tanto cine.

      Muy interesante el repaso que haces de parte de la carrera de Ken Watanabe, y efectivamente en esta película su papel es tan plano, lacio y vacío que no hay nada reseñable en su actuación.

      Quizás de los aspectos adicionales que citas el más importante sea en el plano de la música. La soprano Renée Fleming pone su voz en la película en las escenas en las que vemos a Julianne Moore cantar. El resto no es mi opinión reseñable.

      Y sí, yo creo que está muy descontextualizado el horror que supuso este secuestro con el tipo de relaciones que se dan a entender que sucedieron. Vamos que yo me apunto al secuestro, ja,ja,ja.

      Gracias por pasar y por tu generoso comentario Idalia.

      Besos y feliz semana.



      Eliminar
  7. Juliana Moore es, sin duda, una buena actriz aunque tengo que confesar que no es de mis favoritas.
    Me emocionó en "Siempre Alice" por tratar un tema tan triste y terrible como es el Alzheimer y, además en una a persona todavía joven .
    Muy buena tu crítica. Pensaré si ver la película o esperar a que la pasen por Movistar .
    Un beso. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que todos reconocemos el talento de Julianne Moore, y sin embargo está claro que no es una actriz que levante pasiones quizás por su carácter que ha podido ser algo frío en su contacto con la prensa y el público. En 'Siempre Alice' está sensacional de cualquier manera. Veremos que nos trae de nuevo. Gracias por tus palabras Amalia, un beso y buena semana.

      Eliminar
  8. Julianne!!. Este teclado ...
    😆😅

    ResponderEliminar
  9. No sé si ver la peli me haría reir por momentos pero tu reseña, desde luego, sí lo ha hecho. Si tuviera que elegir un subtítulo para ella sería "muestrario de síndromes" jajajaja.

    Deduzco que la cinta no vale gran cosa y que salvo que quieras experimentar el "síndrome del marciano" por puritito afán masoca, mejor no acudir al cine. A mí las despedidas de soltero me quedan ya bastante lejos y para cosas increíbles, me quedo con la campaña electoral que "sufrimos" estos días. Lo único que siento es perderme la interpretación de la Moore, que sí me ha gustado siempre.

    Un millón de gracias por mencionarme y por añadir el enlace a mi relato, Miguel, ha sido un detallazo muy propio de tí por otra parte :) Y tranquilo, no creo que tanta casualidad con el Síndrome de Lima signifique nada :P

    ¡Un abrazo enooorme y mil gracias también por las risas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muestrario de síndromes o el síndrome del marciano, el de Lima, los follamigos, y Julianne Moore, ja,ja,ja,... desde luego la película daría para cualquier titular que pasara por nuestra cabeza.

      Mira eso sí, no sé si 'Bel Canto' será la película más adecuada del momento, pero cualquier cosa antes de sufrir los efectos televisivos o radiofónicos de la campaña electoral :-)

      Un placer mencionarte, imposible además no hacerlo ante la casualidad que me dejó perplejo por momentos. Nunca había oído hablar del síndrome de Lima, y ahora me persigue incluso en el cine.

      Un gran abrazo y muchas gracias por todo.

      Eliminar
  10. esta visto que Juliannne Moore no puede ella sola tirar por todo el guion de la bel Canto aunque si lo consigue por su encanto personal ,es indudable Miguel que este tipo de filmes requieren una predisposicion para ellos sino puede ocurrir todo lo contrario al entretenimiento, elaborada y formidable tu critica , recibe mis saludos y un fuerte abrazo. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ninguna actriz o actor puede salvar en mi opinión una historia mal gestionada por muy buena que sea la intención del cineasta de turno. También es muy cierto que el factor de la predisposición como bien comentas, es uno de los factores más importante a la hora de valorar o disfrutar de una película.
      Un abrazo José Ramón, y mil gracias por tu siempre puntual presencia.

      Eliminar
  11. Lo que si está garantizado, más que el entretenimiento de esta película, es tu reseña, siempre tan agradable y con esos puntitos que dejas vez en cuando tan graciosos que me hacen sonreír.
    No conocía este síndrome como tal, pero si la empatía de los secuestradores hacia los secuestrados visto en alguna película creo recordar, pero ni idea como se llamaba, con lo cual he aprendido una cosa más por tu culpa, jajaja.
    Siempre un placer la lectura en tu blog.
    Un abrazo y buen domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda, la verdad es que uno también trata de divertirse un poco al escribir cuando la película en cuestión no da tampoco para una crítica exhaustiva o de fondo. Comentaba antes que al final en secuestros largos y más si tienen motivaciones políticas, tampoco es tan raro que surja algún tipo de empatía entre humanos; aunque tendemos a nombrar o a etiquetar cualquier cosa o comportamiento.
      En fin, la verdad es que siento que la historia ha quedado desaprovechada o desvirtuada en una narrativa nada creíble.
      Un abrazo y buena semana.

      Eliminar
  12. Hola Miguel me ha gustado leerte y comprobar cómo el síndrome de Lima que Julia mencionaba hace poquito en su relato aparece en una película. Es curioso que un incidente real se convierta por obra y gracia del guionista o del director en algo poco creíble pero desde luego lo que sí es muy difícil es que un solo actor, por muy fantástica que sea su actuación consiga hacer que una película se sostenga. Me ha hecho pensar en algo que hoy comentábamos en mi casa sobre que un único jugador, por más que sea el mejor del mundo, no puede hacer él solo que un equipo funcione y con la película puede pasar lo mismo.
    Un placer leerte.
    Feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Conxita, la verdad es que no se puede negar que las casualidades existen y este caso del relato de Julia, y el posterior estreno de la película es una buena demostración.

      Como comentaba en la reseña, y resaltas en tu comentario es sorprendente como un hecho real pueda llevarse a una fantasía que se parece más a una telenovela que a un suceso tan trágico como el ocurrido en Lima.

      Y como comentaba anteriormente, ninguna actriz o actor puede salvar en mi opinión una historia mal gestionada por muy buena que sea la intención del cineasta de turno.

      Gracias por tu tiempo, un abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  13. Me encanta leerte Miguel!! aunque últimamente llego siempre con retraso... mis ojos me han dado problemas.
    Una crítica cinematográfica que además de ilustrarnos en los diferentes síndromes nos hace reir... ya es la leche!!!
    Yo creo que el mayor atractivo que para mi tiene la película es la actriz Julianne Moore que normalmente borda los papeles y hace creíbles las historias, pero por mucho que quieran atraer a las salas con un actor fetiche no siempre funciona, aunque confieso que muchas veces he elegido película por el actor.
    Enhorabuena Miguel porque siempre consigues mostrar mucho más de lo que normalmente nos cuentan los críticos de cine.
    Un abrazo grande grande y feliz semana amigo marciano.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mejórate Xus, si hay algo molesto son los problemas de vista y más con la sobre-exposición que tenemos hoy a las pantallas y a sus potentes fuentes de luz. Creo que nuestros pequeños van a tener serios problemas a este respecto y no se está calibrando el verdadero problema que esto supone para la buena salud visual. Respecto a elegir películas por actores yo al menos tengo ya aprendida esa lección, y ese no es un factor que me lleve al cine. En fin, espero que vengan cosas mejores o al menos más sustanciosas.
      Mil gracias Xus, un fuerte abrazo hasta Alicante.

      Eliminar
  14. Si hubiera visto el trailer sin leer tu reseña, me habría llevado un desengaño, pues, como siempre, han seleccionado las escenas más atractivas. Es una lástima que una trama tan dramática la hayan contaminado de una comedia de dudosa calidad y trascendencia.
    Curiosamente supe de la existencia del síndrome de Lima hace tan solo unos días leyendo el relato de Julia Cambil titulado El plan, en su blog Dimitiendo de mí.
    Julianne Moore siempre me ha gustado y la veo muy bien en este papel, al menos en los fragmento que muestra el trailer, claro está.
    Me ha hecho reír tu referencia a estos nuevos sindromes: el del marciano y el de Hollywood, jeje, pero estoy totalmente de acuerdo en tu apreciación.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo la verdad es que cuando veo los trailers es cuando los subo al blog, pero reconozco que son en la mayoría de las ocasiones algo que lejos de ser una buena referencia para las películas, lo único que consiguen es desvirtuarlas de antemano. De hecho, procuro entrar a la sala cuando calculo que ya los han pasado todos. Respecto a la película, y al famoso (ahora) síndrome de Lima yo también supe por primera vez de él a través del relato de Julia. Los demás síndromes ya es cuestión de inventiva marciana :-). Y respecto a Julianne Moore creo que al menos en estos comentarios observo bastante consenso en la buena opinión que hay sobre ella como actriz.
      Un abrazo Josep y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  15. Post interesante, me encanta venir pues siempre me topo con algo que me gusta, un saludo y un gusto estar aqui.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, me alegro que tu paso por este espacio de cine sea grato o interesante. Saludos Sempiterna y gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  16. Ya he visto en novelas el sindrome de estocolmo. Bueno, quizá el gran intento de los Hollywoodenses será capatar ideas nuevas no tan nuevas pero que no se han indagado o profundizado. De todos modos, creo que Moore es una muy buena actriz y le habrá dado ese toque de calidad.

    Me soprende la nota puesto que, es un tema que está en auge pero bueno, como todo, es mejorable.

    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La temática relacionada con el síndrome de Estocolmo desde luego puede dar para novelas, películas, obras de teatro o cualquier otra experiencia audiovisual. Desde luego es una percepción muy personal, y de algún modo artificial pues el secuestro no es algo que tenga un origen natural en el comportamiento humano. Sin duda Moore es lo mejor de la cinta reseñada hoy. Por otro lado, la nota es algo no demasiado relevante en esta ocasión y se corresponde únicamente a una valoración personal y creo eso sí, que equilibrada en cuanto a los elementos que aparecen en pantalla tanto a nivel interpretativo como en la narrativa expuesta.

      Saludos Keren, y gracias por pasarte.

      Eliminar
  17. Desde luego tiene mucho mérito juntar en ese argumento "churras con merinas", ... otro tema es el resultado jajaja. Creo que no voy a hacer cola para verla!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que es una cosa muy disparatada, y quizás en el propio disparate está el único punto de enganche o entretenimiento que pueda tener este Bel Canto.
      Un abrazo Norte, gracias por pasarte.

      Eliminar
  18. Es la segunda vez que oigo hablar del síndrome de Lima, la primera fue, como tú, en el relato de Julia C.
    Es una pena que la película no cumpliera la expectativas, porque la historia era buena y encima real. Al menos ha servido para que yo disfrutara de tu vena sarcástica.
    Que digo yo que si estas cosas pasan porque al pagar a una buena estrella como la Moore (no sé si su caché es muy elevado) se quedan sin presupuesto y luego no tienen para contratar a buenos guionistas, así pasa después lo que pasa.
    Me he reído con tu manera de encarar los malos productos.
    Buen inicio de semana.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kirke, fíjate toda la vida sin haber oído hablar del síndrome de Lima, y ahora creo que ya no lo voy a olvidar nunca :-). Aunque pensándolo bien, el cerebro tiende a arrinconar y a esconder las malas experiencias, que así sea, y amén, ja,ja,ja. Respecto al caché de la Moore no creo que sea muy elevado ahora mismo, pero desde luego el presupuesto debió ser todo para ella :-).

      En fin, me alegro que al menos hayas sonreído con parte de la reseña. Un gran abrazo y feliz semana.

      Eliminar
  19. Ja, ja, ja... La verdad es que es casualidad que en apenas cinco días haya conocido por duplicado este Síndrome que espero no padecer nunca, salvo que se trate de algún comando de Play Boy con el que podríamos repasar todos los síndromes ciudad por ciudad. Bueno, ahora un poco más en serio. La película parece la ideal para esas tardes de fin de semana en las que estás tumbado en el sofá sin apenas gasolina para nada más.
    Julianne Moore siempre aporta algo a una película desde luego. Estupenda actriz. Y estupenda crítica marciana que, además, diagnostica un síndrome nuevo. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja, vale yo me apunto al comando Play Boy contigo e incluso a revivir el secuestro de Bel Canto por si acaso. Esta peli por otro lado, es una buena opción para coger el sueñecito en una tarde de domingo :-). Lo mejor sin duda es Julianne Moore, y conocer les hechos narrados para aquel que los desconociera. No hay mucho más.
      Gracis David por pasarte, un abrazo.

      Eliminar
  20. hola Miguel hoy he visto Roma , y es Cuaron en virtuisismo puro del cine ,sonido del mar y un brindis premonitorio ,en suma una maravilla , gracias por tu recomendacion para verla , saludos y un fuerte abrazo. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendo José Ramón, desde luego que Roma es una auténtica obra de arte y Cuaron un virtuoso de la técnica cinematográfica. Me alegro mucho de que la hayas disfrutado.
      Fuerte abrazo.

      Eliminar