miércoles, 22 de septiembre de 2021

Breakfast at Tiffany's: Navidad en Nueva York


Breakfast at Tiffany's dirigida por Blake Edwards en 1961 es el título de la película que me ha inspirado para participar en el reto propuesto por David Rubio en su Tintero de Oro. La dinámica es la siguiente: escribir un micro de 250 palabras como máximo, inspirado en el título de una película.

🎬🎬🎬🎬🎬

Dos apuntes antes de pasar al reto: el filme, basado en la novela de Truman Capote, fue titulado en España "Desayuno con diamantes", en Hispanoamérica "Diamantes para el desayuno" y en Argentina "Muñequita de lujo". La locura de las traducciones viene de lejos y este es buen ejemplo. Por otro lado, quisiera comentar que el relato que vais a leer es una adaptación del publicado en Tertulia de escritores y que nació por la confianza de Olivia Howard para que yo creara un cuento navideño. Por cierto, la película, por una vez, es mejor que el libro. 


BREAKFAST AT TIFFANY'S: NAVIDAD EN NUEVA YORK

Fue en mi primer viaje a la ciudad de los rascacielos. Había que cerrar un acuerdo comercial y la productora en la que trabajaba me envío a mí. Era Navidad y estaba solo en Nueva York. Tras dormir hasta pasado el mediodía decidí, por fin, salir del hotel. Caminé sin rumbo fijo y sin saber cómo, me encontré con la famosa joyería Tiffany's.

La sensación fue increíble. Allí mismo y frente a su escaparate, la dulce Audrey Hepburn desayunó con diamantes en 1961. Decidí entrar y observar como los allí presentes ultimaban sus compras entre luces de brillantes.

El día empezó a oscurecer. Salí, tomé un taxí amarillo de esos que salen en las películas, y me dirigí a los alrededores del puente de Brooklyn. Quería observar el encendido de las luces navideñas. Esperé sentado en un banco y por fin el climax luminoso se hizo realidad. La ciudad era un enorme decorado navideño: un auténtico sueño de luz y color.

Y entonces apareció ella...

Se llamaba Andrea y me sonrió. En un impulso increíble dada mi timidez, me acerqué, le acaricié el pelo y la besé. Desde ese día, Andrea y yo, no nos volvimos a separar ni una sola noche.

Ahora, cada año, volvemos a nuestra ciudad de la estrellas para celebrar la Navidad.

miércoles, 15 de septiembre de 2021

Sevillanas de Brooklyn: picaresca a la española


Sevillanas de Brooklyn dirigida por Vicente Villanueva se estrena en cines españoles el próximo día 17 de septiembre. La película, distribuida por Filmax, participó fuera de concurso en el Festival de Málaga.

🗽🗽🗽🗽🗽

La historia: Sevilla, 2021. Ana (Carolina Yuste) es una joven universitaria que compagina sus estudios con su trabajo como profesora de baile de sevillanas. Su madre, con su peculiar familia empobrecida por la crisis, decide engañar a una agencia para acoger en su casa a Ariel Brooklyn por 700€. Éste, es un estudiante afroamericano de familia adinerada que no da crédito al hogar en el que va a ser acogido para aprender español. Pero la llama del amor prende en el joven cuando comienza a convivir con Ana a pesar de la excentricidad de su nueva familia española.


La crítica: El creador de la ya mítica Toc toc, Vicente Villanueva, vuelve a la comedia de enredo aunque en esta ocasión apuesta por dar un toque romántico a la propuesta presentada. Hablamos de una comedia familiar para todos los públicos que además nos cuenta una entretenida historia de amor interracial. La película, flojita en todo caso, viaja al centro de la picaresca española que desde luego se ha agudizado por la precariedad laboral y social que nos ha traído la crisis del coronavirus.

Villanueva bebe de muchas fuentes de la comedia para desarrollar la narrativa: choque de culturas, equívocos, cambios de idioma, engaños, sexualidad y de la idiosincrasia andaluza. Sevillanas de Brooklyn es una comedia costumbrista española con unos personajes secundarios muy bien perfilados, humanos y reconocibles. Además, hay temas subyacentes como la aceptación y el orgullo de clase, el racismo soterrado o el contraste de culturas.

Nacho de la Casa, creador del guion, opta por narrar de manera desenfadada como ante la crisis, algunas familias han optado por acoger en sus casas a estudiantes extranjeros de clase media alta. Una agencia se encarga de seleccionarlas para que cuenten con viviendas y entornos acordes a sus clientes de alto poder adquisitivo. La vuelta de tuerca o la gracia de la película es que nos hallamos ante una familia de acogida que roza de manera continua el esperpento. Es cierto que se produce un abuso de ciertos tópicos ibéricos pero tampoco creo que nadie se espere un filme de Bergman al ver el panorama. 


En el papel protagonista de Ana, brilla Carolina Yuste, una de las grandes revelaciones del cine español y a la que vimos hace muy poco en Chavalas. Para el papel de Ariel Brooklyn, se eligió a Sergio Momo para ponerse en la piel del estudiante americano. Cumple con su trabajo. Del resto del reparto coral cabe destacar a Manolo Solo, Canco Rodríguez, Adelfa Calvo, María Alfonsa Rosso y el gamberro papel de Estefanía de los Santos. 

Lo mejor de la película pasa por una buena banda sonora creada por Riki Rivera que es uno de los compositores más versátiles del panorama musical español. Su buen trabajo se ve amplificado por la colaboración de dos de las grandes voces españolas del momento, Miguel Poveda y Vanesa Martín, que interpretan los dos temas principales de la banda sonora de la película. Atención especial al tema "Paso a dos" que la artista malagueña ha compuesto junto a Riki Rivera y con arreglos de Violetta Arriaza. Una canción escrita e interpretada con toda la honestidad del mundo y que puedes escuchar aquí. La fotografía luce acorde al entorno sevillano.


En conclusión, Sevillanas de Brooklyn cumple de manera ágil con las estructuras clásicas de la comedia romántica. Como he comentado en otras ocasiones, se utiliza la fórmula recurrente de chico conquista chica, chico comete un error perdiendo a su amor y chico hace lo imposible para recuperar a la joven. En definitiva, hablamos de como la imparable picaresca española se adapta a los tiempos que corren y como el cine a través de la comedia romántica se hace eco de ello. 

Nota: 5/10.


Nacionalidad: España

Dirección: Vicente Villanueva

Guion: Nacho de la Casa

Música: Riki Rivera

Fotografía: Luis Ángel Pérez

Duración: 95 minutos

Reparto: Carolina Yuste, 
Sergio Momo, Estefanía de los Santos,
Manolo Solo, Canco Rodríguez,
María Alfonsa Rosso, Adelfa Calvo

miércoles, 8 de septiembre de 2021

La Verónica: brutal retrato de Instagram


La Verónica dirigida por Leonardo Medel se estrena en España, México y Portugal el próximo día 10 de septiembre de la mano de Filmin. El film chileno, uno de los más destacados en la última edición de Horizontes Latinos del Festival de San Sebastián, cuestiona la aparente frivolidad y el exhibicionismo de los influencers en las redes sociales.

📷📷📷📷📷

La historia: Verónica (Mariana Di Girolamo), esposa de una estrella de fútbol internacional, está siendo investigada por la muerte de su primer hijo. En medio de la presión de la investigación, comienza a sentir celos de Amanda, su hija recién nacida. Además, la atractiva influencer de Instagram en que se ha convertido, le está llevando a un terreno muy peligroso. En esta etapa de su vida está dispuesta a todo por conseguir más seguidores en su red social predilecta. 


La crítica: En La Verónica todo está articulado desde la visión que esta mujer (ficticia) tiene sobre sí misma y sobre la influencia que sus fotografías tienen en las redes sociales de Chile. Medel firma una historia insólita y experimental con un encuadre en permanente primer plano. Di Girolamo se enfrenta a la cámara de manera interrumpida durante 52 escenas en una intimidad casi pudorosa. La película se convierte de esta manera en un homenaje al primer plano siendo este el protagonista de la manera de narrar.  Me ha parecido una apuesta arriesgada, pero original. 

El retrato satírico de esta ficticia Victoria Beckham chilena es un alegre juego de masacre en el que se disuelven las fronteras entre lo público y lo privado, entre la verdad y la mentira o entre ética e inmoralidad. Cada plano-secuencia revela una nueva faceta del personaje, a la vez conmovedor y superficial. Leonardo Medel masacra sin piedad a las influencers de Instagram que estarían dispuestas a "matar" por conseguir un millón de seguidores. Al menos en esta ficción. 

El uso del plano secuencia denota la influencia del melodrama occidental (Bergman, Dreyer, Kieslowski). Con ello se enfatiza la mentira y hace que el espectador se perciba como alguien que vigila a una mentirosa. La Verónica también nos habla del miedo. En este caso del miedo a no ser aceptados. Decía el argentino Rodolfo Fogwill que: "Hay dos miedos: el miedo a algo, y el miedo al miedo, ése que siempre llevas y que nunca vas a poder sacarte desde el momento en que empezó. Despertarte con miedo y pensar que después vas a tener más miedo, es miedo doble”. Lo curioso en el filme chileno es que ese miedo no es hacia una enfermedad, una pérdida o hacia la pobreza. Aquí hablamos de un miedo patológico a no recibir un like o a bajar de un millón de seguidores. 


La brillante interpretación de Mariana Di Girolamo, influencer en sí misma que cuenta con más de un millón de seguidores en Instagram, fue galardonada por Mejor Actriz en el Festival Internacional de Cine para Mujeres de Aswan, prestigioso certamen de Egipto. Carga con todo el peso del reparto con unas breves apariciones de su marido, algunas amigas para hacerse fotos y el personal de servicio de la mansión en la que vive.  

Los aspectos técnicos más destacables son el uso del plano secuencia y del primer plano como destacaba anteriormente. Esta manera de rodar, casi experimental, puede resultar opresiva o producir un cierto cansancio visual en el espectador. En lo personal, lo observo como una virtud. 

La Verónica es un profundo viaje de la luz a la oscuridad del alma humana. La luz de los focos dan paso una mujer enigmática y calculadora. En conclusión, Leonardo Medel carga a través de la sátira contra el mundo influencer en una película poco convencional y llena de riesgos. 

Nota: 7,5/10.


Nacionalidad: Chile

Dirección: Leonardo Medel

Guion: Leonardo Medel

Fotografía: Pedro García

Duración: 100 minutos

Reparto: Mariana Di Girolamo,
Antonia Giesen, Ariel Mateluna,
Josefina Montané, Willy Semler

miércoles, 1 de septiembre de 2021

Chavalas: regreso al barrio


Chavalas dirigida por Carol Rodríguez Colás se estrena en cines españoles el próximo día 3 de septiembre. El filme ibérico fue uno de los grandes triunfadores del pasado Festival de Málaga, consiguiendo la Biznaga de Plata Premio del Público, el Premio Movistar+ a la Mejor Película y el Premio ASECAN a la Mejor Ópera Prima. Con esta publicación Cine y críticas marcianas comienza la temporada de cine 2021/2022. Esta nos debería llevar hasta finales de julio del próximo año si la parte contratante de la primera parte no lo impide. Sed bienvenidos de nuevo. 

🎬🎬🎬🎬🎬

La historia: Marta (Vicky Luengo) aspirante a fotógrafa, trabaja en Shame, un exclusivo magazine de arte y fotografía. Entre excéntricos shootings y un ambiente snob, Marta intenta conseguir el caché necesario para codearse con el elitista grupo de creadores. Pero un recorte laboral acaba de repente con sus ilusiones. Es entonces cuando sin dinero y sin vivienda debe regresar a su humilde barrio donde la esperan Desi, Soraya y Bea, amigas inseparables en la adolescencia, pero con inquietudes opuestas al perfil elitista de la joven recién despedida. 


La crítica: La vuelta a los orígenes, en este caso al barrio, es un tema recurrente en el cine y en la literatura. El regreso al pueblo donde nacimos, la vuelta al barrio donde nos criamos o el reencuentro con viejos amigos de la escuela son retratados con naturalidad en esta hábil propuesta que nos presenta la cineasta española debutante Carol Rodríguez Colás.

De esta manera, y con sus Chavalas como medio narrativo, nos adentramos en las amenazantes hileras de pisos de Cornellà en Barcelona. Las edificaciones aparecen amenazantes e incluso siniestras. 

Marta se siente un pez fuera del agua. Un pez fuera del barrio. Con su pamela y su estilo vintage se siente absurda en un mundo que ahora le es ajeno. Sintiéndose atrapada en el aire provinciano que ella ve en todo eso y refugiada en su aire de superioridad, ningunea cualquier cosa que hacen sus amigas. Pero aún le queda el plato fuerte: el regreso a la casa de sus padres. El círculo de la vuelta a los orígenes queda completo con un inteligente libreto plagado de diálogos realistas y pegados a la calle. 

Marta, hundida, sin ninguna oportunidad en Barcelona y repudiada en Cornellà, llega por fin a un verdadero punto de inflexión. El olor a detergente de la ropa tendida de balcón a balcón, los abuelos echando la tarde, el sol escondiéndose entre los bloques fabricados en serie de colores chirriosos y las plazas de cemento, se convierten en imágenes inspiradoras que fotografía y la acercan por fin a sus raíces. Así es como parece encontrar un sentido a su existencia. El filme destila franqueza. 

El humor, la sexualidad, los conflictos sociales y la precariedad laboral conforman el poker narrativo sobre el que se asienta Chavalas. El círculo concéntrico sobre el que gira la producción española está basado en la amistad femenina y en las alianzas que se establecen entre las cuatro jóvenes. También giramos juntos a sus conflictos y aspiraciones. El trabajo de cámara potencia esta sensación. A menudo, a lo largo de la película, las cuatro protagonistas comparten plano, estando casi las unas encima de las otras durante sus noches de confesiones. 


El reparto está compuesto de manera principal por cuatro jóvenes actrices españolas que, con matices, brillan por su espontaneidad y desparpajo. Marta es el eje principal de los personajes y la joven de vuelta al barrio. Deja lucirse a Vicky Luengo en el propósito que todo interprete desea. Es decir, ser odiada y amada por el espectador según la evolución de su personaje. Marta es una “moderna” de Barcelona. Se mueve entre el artisteo más cool, trabaja en un sitio de moda y aparenta seguridad. Ese disfraz cosmopolita se derrumba al llegar al lugar donde nació.

Brillante, como siempre, la ganadora del Goya Carolina Yuste en su papel de chica de barrio con gran corazón. Ella, en su papel de Desi, es la inconsciente. Es sensual, atrevida, inquieta y espontánea. A diferencia de Marta, su inconsciencia la hace absolutamente camaleónica de forma más genuina. Se puede pasear con la misma soltura por Nueva York sin hablar ni una palabra de inglés como codearse con los artistas de Berlín, sin tener ni idea de arte, para pasar a trabajar en el bar de Soraya y divertirse con los jubilados asiduos del bar o con un vino en un banco de la barriada. 

Soraya, interpretada por Ángela Cervantes, tiene el siguiente lema: "Cornellà es mi patria y el bar mi reino". La cuarta chica en discordia es Bea. Parece la responsable, la convencional. Trabaja en una empresa realizando tareas de marketing. Es ambiciosa a nivel laboral y también siempre tiene algo productivo que hacer: running, cursos de alemán, reuniones y además salvar a sus amigas de sus problemas. Todo ello responde a cierta ansiedad social, a la necesidad de ser útil para sentirse valorada. Es interpretada con mimo por Elisabet Casanovas.

Destacar también una breve aparición de José Mota como el dueño de una tienda de fotografía. Éste ofrece a Marta un empleo como fotógrafa de bodas y comuniones. Ella lo acepta como aterrizaje de emergencia. 


Lo mejor de Chavalas, además de sus intérpretes, pasa por una dirección de arte en exteriores e interiores que roza lo magistral. Se insiste en las transformaciones que han sufrido determinados barrios, calles, plazas, construcciones, cafeterías, restaurantes y tiendas. También en las variaciones registradas en las relaciones de los personajes con el entorno, su idiosincrasia o en los parámetros sociales de adaptación a la urbe.

Asimismo destacar el uso de las características de los decorados interiores, los cuales tienden a pivotar entorno al mundo obrero e industrial marcado por los exteriores. Nos hallamos, en definitiva, ante una sorprendente y cuidada ópera prima que sitúa a Carol Rodríguez Colás como una de las favoritas para obtener el Goya a la mejor dirección novel. Comenzamos la temporada, por tanto, con una propuesta española de calidad y con un cine, el ibérico, al que prestaremos una atención especial. 

Nota: 7/10.


Nacionalidad: España

Dirección: Carol Rodríguez Colás

Guion: Marina Rodríguez Colás

Música: Francesc Gener

Fotografía: Juan Carlos Lausín

Duración: 92 minutos

Reparto: Vicky Luengo, Carolina Yuste,
Elisabet Casanovas, Àngela Cervantes,
Ana Fernández, José Mota

martes, 27 de julio de 2021

"Amor a primera vista" con Mario Casas & Mireia Oriol, y... ¡Hasta septiembre!

Amor a primera vista dirigido por Ian Pons Jewell es un cortometraje patrocinado por la cervecera Estrella Damm que rinde homenaje al teatro y a la interpretación en el entorno del verano del 2021. Con esta pequeña cápsula de cine me quiero despedir de vosotros hasta el próximo mes de septiembre. Cine y críticas marcianas volverá con fuerzas renovadas para afrontar una segunda parte del año que deberá marcar la recuperación de la industria del cine gracias a la inmunización colectiva frente al Covid-19. 

Durante el primer semestre del año (+ julio) hemos vivido unas cuantas aventuras de cine. Comenzamos dando "23 paseos" en una oda al amor viejuno y perruno. Después, viajamos hasta el Berlín de "Fritzi" donde asistimos a la caída del Muro. También tuvimos tiempo para irnos de "Vacaciones contigo...y tu mujer" en otra oda al amor con burro incluido. Hubo muchos niños siniestros, casas encantadas e incluso conocimos a "La chica del brazalete".  Acompañamos a una embarazada fumeta, a una abuela poseída y asistimos a la "Crónica de una tormenta". Más perros con una rubia de otro planeta en "Chaos Walking" y más niños con la obra maestra de Chaplin "The Kid". Lo mejor pasó por "Nomadland" y por el "Nuevo orden" al que asistimos en la Ciudad de México. También pudimos practicar el "Poliamor para principiantes", asistir a un "PVT Chat" sexual e incluso hemos visionado los húmedos "Sueños de una escritora en Nueva York". En definitiva, hubo de todo y para todos. 

Volviendo al Amor a primera vista entre Mireia Oriol y Mario Casas, cabe decir que es un corto rodado en la isla de Menorca que se presenta como un perfecto escenario veraniego. Y atención porque lo mejor de esta pieza visual pasa por la casi perfecta vocalización de los interpretes españoles. Algo insólito y que hace pensar que la crítica tiene aún alguna influencia para la mejora de algunos aspectos de la cinematografía. Rodado en verso y con un final en el Teatre Principal de Maó -uno de los teatros de ópera con más historia de España- asistimos a un sentido homenaje al sector cultural español, que como en otros países, se ha visto especialmente afectado por los efectos pandémicos. El reparto del cortometraje lo completan Laia Manzanares, Nao Albet, Pep Cruz, Mònica López, Tamara Ndong, Daniel Ibáñez y Rigoberta Bandini quien, además, es la autora de “A ver qué pasa”, la canción que pone ritmo a la pieza y que se sitúa como una de las mejores canciones de este verano 

Sin más, me despido hasta el próximo mes de septiembre agradecido, honrado y feliz por el cariño con el que me acompañáis tanto en Cine y críticas marcianas, como en Cinemagavia y en Noroeste Madrid. Sigo pensando que el cine para muchos de nosotros es un matrimonio indisoluble y un fenómeno cultural que cubre a todas las capas de la sociedad. Y ahora sí, os dejo con este veraniego "Amor a primera vista".

martes, 20 de julio de 2021

¡Diez peinados de cine!


La primera ceremonia de entrega de los premios Óscar tuvo lugar en 1929. Sin embargo, no se otorgaba ningún galardón al trabajo de los equipos de peluquería y maquillaje a pesar de que siempre han formado parte esencial del cine. No fue hasta el año 1982 cuando el gremio fue recompensado al incluirse su trabajo en los Premios de la Academia.

Hoy quiero recordar diez peinados femeninos que pasaron a la historia del cine y cuyos ecos llegan hasta nuestros días. El cabello siempre ha sido un símbolo de belleza entre las mujeres de las principales civilizaciones del mundo. Pero Hollywood y los grandes estudios de cine dieron una nueva dimensión a la peluquería. El cine aportó peinados novedosos que de algún modo influyeron en como las mujeres se peinaban tras ver las películas estrenadas en el siglo XX. 

Comenzamos con las mujeres y en una futura publicación repasaremos también diez icónicos peinados masculinos que pasaron a la historia de la cinematografía. Algunos, como los de Jim Carrey, son imperdibles.

CINE CLÁSICO

1. Rita Hayworth en Gilda (1946)

El peinado ondulado de la artista sigue estando de actualidad en las peluquerías femeninas para fiestas de gala o cenas románticas. En pasadas fechas la actual Reina de España Letizia, causó revuelo en algún sector de la sociedad por lucir en un acto público el peinado y un vestido negro de tirantes inspirados en el look de Gilda. En definitiva, los ecos de la pelirroja más famosa de la historia del cine aún llegan hasta nuestros días.

2. Marilyn Monroe en Los caballeros las prefieren rubias (1953)

Rubia, media melena con ondas y el mito más grande en la historia del cine. Una mujer que fue superada por su propio personaje y de la que sacaron provecho tanto la industria del cine como los maridos que se acercaron a ella y no la supieron o no pudieron entenderla. No se recuerdan muchos peinados con el cabello largo de ella pero haberlos haylos. Como las meigas. 

3. Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes (1961)

El filme es un icono de la cultura popular norteamericana y de la época dorada de Hollywood. También fue una de las cintas que encumbró a Audrey Hepburn a la categoría de estrella mundial del séptimo arte. Miles de imágenes de la actriz referenciadas a esta película se vieron en otras muchas, además de en toda clase de recuerdos, carteles y cuadros para la posteridad. Audrey también abre la publicación con los tres peinados en blanco y negro de la imagen de portada. 

4. Elizabeth Taylor como Cleopatra en 1963.

Cuando pensamos en Cleopatra nos viene a la mente Elizabeth Taylor vestida o peinada como ella. Se trata de una idealización provocada por el mundo de Hollywood. La verdad es que el famoso peinado provenía de una peluca. En cualquier caso, si vas a la peluquería y pides un look a lo Cleopatra no te harán falta dar muchas explicaciones más. 

5. Ava Gardner o el animal más bello del mundo con diferentes peinados.


Sin duda, una de las grandes actrices del siglo XX. Otro de los grandes mitos del cine y una de las más bellas. Se la conocía como «el animal más bello del mundo». Entre sus grandes exitos podríamos destacar 55 días en Pekín, Mogambo o La condesa descalza. En 1969 se instaló en Londres, donde vivió prácticamente retirada de la vida social, interviniendo en varios films. Su último trabajo fue «Regina» en 1982. 

CINE CONTEMPORÁNEO 

6. Carrie Fisher en La guerra de las galaxias (1977)


Desde que la Princesa Leia –interpretado por Carrie Fisher– apareció en la pantalla grande con ese enorme peinado, muchas mujeres trataron de imitarlo. George Lucas asegura que su inspiración surge de las adelitas mexicanas. Otros aseguran que el peinado está inspirado en la misteriosa escultura ibérica conocida como “La dama del Elche”, que data de los siglos los siglos V y IV a.C. También se apunta a las indias Hopis de Arizona o incluso a una noche de juerga y humo de George Lucas. 

7. Bo Derek en "10, la mujer perfecta" (1979)

Acompañada de Dudley Moore y Julie Andrews fue el mejor trabajo de Bo Derek. Le valió una nominación a los Globos de Oro. Además, obtuvo de inmediato el estatus de sex symbol. El peinado de la artista en la película también ha llegado a nuestros días con un trenzado a lo tribal. 

8. Uma Thurman en Pulp Fiction (1994)

Nadie que haya visto la película podrá olvidar aquella escena en donde Mia Wallace y Vincent Vega (John Travolta) bailan juntos y ganan el concurso de twist. O aquella en donde Mia estuvo a punto de morir. Pero incluso quien no haya visto la película puede reconocer al personaje de Uma Thurman. El seductor look de Mia Wallace se volvió muy popular y muchas mujeres se inspiraron en ella para cambiar su estilo: se trataba de un clásico corte chanel, con el cabello lacio hasta la altura de la barbilla, el tono era de un negro intenso y llevaba un flequillo recto justo encima de las cejas.

9. Cameron Díaz en Algo pasa con Mary (1998)

El peinado más gamberro de la historia del cine fue también uno de los que más carcajadas produjo en la historia de la comedia. Al parecer, la escena más recordada del film, cuando Mary confunde el semen con gel para el pelo y se lo pone en un mechón, estuvo a punto de no rodase por los peros de la actriz. Cameron Diaz después confesó para Variety: "Confié en Bobby y Petter Farrelly, porque obviamente son muy graciosos, y cuando vimos el lado visual del gag, me di cuenta de la razón que tenían".

10. Natalie Portman en V de Vendetta (2005)

V de Valiente, G de guapísima y M de Marciana. El peinado sin peinado. 

👱👱💇👱👱

P.D. En recuerdo a Louis Alexandre Raimon (1922-2008).

Un nombre que fue inolvidable en la historia del cabello del siglo XX fue Louis Alexandre Raimon (1922-2008), conocido como Alexandre de Paris. Famoso por haber diseñado el cabello de Liz Taylor en Cleopatra, tenía un salón de primer nivel en Paris y varios resorts en otras ciudades francesas donde los ricos y famosos iban a pasar sus vacaciones. Fue el diseñador de los Duques de Windsor, y trabajó 40 años con las mejores firmas de alta-costura como: Christian Dior, Coco Chanel o Yves Saint Laurent.

lunes, 12 de julio de 2021

La mujer del espía: cine de porcelana; pan para hoy y hambre para mañana

La mujer del espía dirigida por Kiyoshi Kurosawa se ha estrenado en cines españoles el día 9 de julio. El filme japonés, ambientado en la Segunda Guerra Mundial, fue galardonado con el León de Plata al Mejor Director en la pasada edición del Festival de Venecia y participó en la sección Perlas del Festival de San Sebastián. Distribuida por A Contracorriente Filmes. 

💑💑💑💑💑

La historia: 1940, Japón. La noche anterior al estallido de la Segunda Guerra Mundial, el comerciante local Yusaku Fukuhara deja a su esposa Satoko en casa y viaja a Manchuria con su sobrino. Allí es testigo de un experimento bélico y decide tomar medidas para revelarlo al mundo. Tras un malentendido inicial, su esposa descubre las verdaderas intenciones de su marido y decide protegerlo de forma incondicional.

La crítica: La porcelana tal y como la conocemos hoy, alcanzó su máximo esplendor durante la Dinastía Sung, en la China del siglo XIII de nuestra era terrícola. Hablamos de un material muy bello, bastante cotizado, pero muy frágil si cae en las manos no adecuadas. Algo así sucede con La mujer del espía que pertenece a ese cine de postal que a veces nos llega desde oriente. Bonito y sugerente, pero endeble en sus lineas narrativas.  

Ambientada en la ciudad de Kobe durante los angustiosos tiempos de la Segunda Guerra Mundial, la cinta muestra la lucha de una pareja para superar la desconfianza y permanecer fiel a su amor. Bueno, la lucha de ella mejor dicho. El señor Fukuhara, en sus viajes comerciales, se dedica a tareas varias como el espionaje político, y ya puestos, al espionaje sexual con otras chinas o japonesas que para el caso vienen a ser lo mismo. A su señora, por cierto, la intenta meter en una caja -y la mete- para huir a Estados Unidos en un barco de mercancías. Mientras tanto, él se va a la India a hacer cosas de espías. Por cierto, el tipo es espía por su cuenta. 

Antes de seguir con la monserga esta, diré que la sala de cine estaba bastante llena. También es cierto que se produjeron abandonos a mitad de metraje. Yo mismo me fui a hablar por télefono y al volver seguía la cosa llena de chinos. Bueno, de japoneses. El caso es que la gente, gracias a Dios Pfizer, comienza a volver a las salas a la espera de lo que nos depara "La quinta ola". Por cierto, una película que reseñé en su día y de la que no recuerdo nada. Creo que era de naves espaciales o cosas de esas.

Volviendo a La mujer del espía y cito textualmente a su director, dice el señor Kurosawa que: "El matrimonio es una relación única en la que un hombre y una mujer de diferentes orígenes y estatus se unen como uno bajo un mismo techo, comprometiéndose a compartir la misma vida y destino. Aunque ambos son iguales en el matrimonio, cada uno posee un lado de ellos que el otro no sabe. Sin embargo, un ligero giro de los acontecimientos puede hacer que ese lado desconocido se inflame". De todos estos lugares comunes solo me interesa el lado de la inflamación. 


Issey Takahashi interpreta al espía casado con Satoko (Yu Aoi) y ambos parecen cumplir bien con su papel. Digo parece, porque como hablan raro pues no sabe uno si están sobreactuados o es que son así por naturaleza. También aparece un villano, vestido de soldado, que le intenta birlar la esposa al espía. Ésta, se niega y el tío chungo la trata de meter en un centro de salud mental -y la mete-. Total que a La mujer del espía todo el mundo le quiere meter algo. O en algo, mejor dicho. Su marido en una caja, el soldado en un psiquiátrico y un médico viejo en su casa. 

Lo mejor de la película pasa por su ambientación, escenografía, vestuario y técnica de rodaje. Es decir, por el cine de porcelana. Los píxeles rodados en 8K cobran vida de manera majestuosa en una historia ambientada en tiempos de guerra y armoniosamente elaborada. Hablaríamos de una obra de arte en movimiento si los personajes permanecieran callados o al menos hablaran en modo ASMR. De hecho, invito a ver la película sin sonido y con la banda sonora de fondo de tu película preferida. Fin. 

Nota: 5/10.



Título original: Spy no tsuma

Nacionalidad: Japón

Dirección: Kiyoshi Kurosawa

Guion: Kiyoshi Kurosawa

Música: Ryosuke Nagaoka

Fotografía: Tatsunosuke Sasaki

Duración: 116 minutos

Reparto: Yû Aoi, Issei Takahashi,
Ryôta Bandô, Chuck Johnson,
Yuri Tsunematsu, Minosuke, Hyunri

lunes, 5 de julio de 2021

Miss Marx: pequeña miss marxista


Miss Marx dirigida por Susanna Nicchiarelli se estrena en cines españoles el próximo día 9 de julio. La cinta italiana obtuvo 11 nominaciones a los Premios David Di Donatello, y ganó tres: Mejor Música, Mejor Vestuario y Mejor Producción.

🎬🎬🎬🎬🎬

La historia: Biopic parcial sobre la hija pequeña de Karl Marx, Eleanor Marx (Romola Garai), centrado a finales del siglo XIX y basado en el romance que mantuvo con el desenfrenado y presumido profesor Edward Aveling. 


La crítica: El filme de factura italo belga y rodado en inglés, se recrea en la contradictoria personalidad de Eleanor “Tussy” Marx. Ésta, predicaba por la abolición del trabajo infantil, por los derechos femeninos y laborales, mientras que en su vida privada se mostraba como una mujer sumisa e incoherente rendida a los pies de Edward Aveling. 

Nacida en 1855 en Londres, Eleanor Marx se interesó por la política desde niña. No podía ser de otro modo teniendo en casa a su señor padre. Sin embargo, la cineasta italiana Susanna Nicchiarelli no repara demasiado en la vida de Karl Marx, ni en la niñez de Eleanor. Solo en algún breve flasback observamos a la familia Marx cuando ella era una niña y a los que presenta como aburguesados conspirando contra el capitalismo. 

Miss Marx se centra en las dos vertientes de Eleanor. El filme la dibuja como una mujer fuerte en sus convicciones póliticas, pero frágil en sus sentimientos y emociones. Hablamos en parte de un personaje derrotado por su relación dañina con Edward Aveling. A éste se le presenta como un socialista convencido, que además era dramaturgo, actor y sobre todo un vividor a costa de la floreciente posición económica de la pequeña de los Marx. La historia de Eleanor Marx, con su incongruencia entre lo público y su vida privada, nos da una idea de la complejidad del ser humano. También de su hipocresía, debilidades e ideales. En un momento en el que el tema de la emancipación es más central que nunca, la narración, aunque un tanto débil por reiterativa, se muestra lúcida en el tema de las contradicciones personales. 


Sólida se muestra la actriz británica Romola Garai en su interpretación de Eleanor Marx. Incluso brillante por momentos. Recuerdo su papel como la amiga de Scarlett Johansson en la película de Woody Allen, Scoop y el salto de calidad es grande. Tampoco se queda a la zaga el británico Patrick Kennedy con su insolente papel como Edward Aveling. La pareja destila química en pantalla y ello suma varios puntos a la narración. 

Lo mejor de la película pasa por su música y por una eficaz variante que introduce con inteligencia la cineasta. Al hablar de una película de época podríamos esperar música clásica o sinfónica. Sin embargo, se opta por adornar la filmación con canciones de punk rock transgresoras que hacen lucir a las imágenes más poderosas; resaltándolas de alguna manera por encima del tiempo. Con ello, se añade un tono de desprendimiento irónico sobre los eventos más dramáticos otorgando así ritmo al libreto. 

En conclusión, Miss Marx me ha parecido una inteligente biografía parcial en esa búsqueda incansable de los cineastas por rescatar figuras históricas. Susanna Nicchiarelli trata y en parte consigue dar la vuelta a los clichés del cine de época. Con una ambientación delicada y costumbrista la obra consigue ser bonita en su mirada y locuaz en la interpretación de los sucesos históricos. Aunque la película aborda el movimiento sindical, consigue mantener las distancias sobre los movimientos políticos para centrarse en la vida privada de los personajes. Eleanor encarna muy bien las contradicciones entre la razón y el sentimiento. Entre su cuerpo y su alma y entre el romanticismo y la política. Sus contradicciones son las mismas que encontramos en la vida real y, como tales, pueden permanecer irresolubles hasta el final de los días.

Nota: 7/10.



Nacionalidad: Italia - Bélgica

Dirección: Susanna Nicchiarelli

Guion: Susanna Nicchiarelli

Música: Gatto Ciliegia Contro

Fotografía: Crystel Fournier

Duración: 107 minutos

Reparto: Romola Garai, 
Patrick Kennedy, Felicity Montagu,
Karina Fernández, Oliver Chris,
Emma Cunniffe, John Gordon Sinclair,
Philip Gröning, George Arrendell

lunes, 28 de junio de 2021

Planta permanente: las pequeñas corrupciones de cada día

Planta permanente dirigida por Ezequiel Radusky se estrena en cines españoles el próximo día 2 de julio. El filme argentino uruguayo se alzó con el premio el Colón de Oro a la Mejor Película de la 46ª edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. 

🎬🎬🎬🎬🎬

La historia: Un cambio de gestión en el Ministerio de Obras Públicas de Argentina y la inminente llegada de una nueva directora general, hace aflorar las peores actitudes de los empleados que buscarán a toda costa conservar sus puestos de trabajo. Lila y Marcela, compañeras de toda la vida, no podrán abstraerse de esta situación y cada una intentará sobrevivir a su manera poniendo en peligro su amistad.

La crítica: Con unos escuetos 78 minutos de metraje y el humor negro como referencia contextual, Planta Permanente se podría definir como un inteligente acercamiento a las miserias de la burocracia y, sobre todo, a cómo la falta de diálogo, solidaridad y conciencia de la clase trabajadora abre o facilita el camino para las divisiones internas entre los propios compañeros. La traición aparece como principal frente discursivo de una propuesta lúcida y casi hermana gemela de "La camarista" mexicana. 

En aquella delicada película de Lila Avilés observábamos de una manera sutil y cadenciosa como era la vida de las limpiadoras de un hotel. También conocíamos como funcionaba la maquinaria administrativa y humana del complejo turístico. En esta ocasión, Ezequiel Radusky nos lleva de la mano a conocer los entresijos de como funciona una dirección general estatal argentina. Hablamos de un sistema parecido a como pueda funcionar un ministerio o un ayuntamiento. El edificio, con decenas de recovecos, es en sí mismo el otro protagonista destacado de la película 

En un rincón del citado edificio, un taller de carpintería, Lila y Marcela llevan las riendas de un comedor ilegal que sin embargo cuenta con el visto bueno de los demás empleados y de la anterior dirección. Es un lugar de encuentro y armonía que se rompe con la llegada de la nueva jefa de obras públicas. La política, y los políticos entran en acción trasladando su caos mental al resto del personal. Es entonces cuando asoman las primeras corrupciones, los corruptores y como de manera sutil la nueva reina trata de colocar a sus peones políticos o familiares en sustitución de los empleados que no son afectos a ella. Un sistema casi feudal que perdura en casi cualquier dependencia pública del planeta. 

Destaca la interpretación la actriz argentina Liliana Juárez galardonada con los premios a la mejor actriz en el Festival Internacional de Cine de Mar de Plata, donde el film tuvo su estreno mundial y en el Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. Su compañera de reparto es Rosario Bléfari que cumple con corrección con el papel asignado. Los personajes de ambas están marcados por lazos que sobrepasan ya el ámbito de su trabajo. Son amigas, compañeras y matarían por conservar su puesto de trabajo o como ellas dicen su "planta permanente". Sin embargo, me gustaría destacar el papel de la directora general del organismo público que se convierte en la villana de la cinta. Un estupendo trabajo de la actriz uruguaya Verónica Perrotta que logra el odio del espectador en una máxima que todo interprete aspira a conseguir. 

La motivación principal de Ezequiel Radusky para llevar esta historia al cine pasa por el siguiente circunloquio: los que limpian quieren trabajar en oficinas, los oficinistas sueñan con conseguir la jefatura, los directores generales hacen sentir su autoridad a los jefes de sección, éstos a su vez se desquitan con los oficinistas, y los que trabajan en las oficinas tratan con desprecio a los que limpian. En definitiva, nadie o pocos disfrutan de su trabajo. Esto nos llevaría a un debate sobre si el "sueño" de ser funcionario público, ya sea como conserje o como director, se torna no pocas veces en una pesadilla. El filme hace hincapié de manera principal en los celos o en la envidia profesional que se presentan como el leitmotiv de la narración. 

Planta permanente me ha parecido una sabia forma de retratar el mundo de las relaciones laborales en un organismo público. Con un comienzo cadencioso y un final un tanto abrupto, observamos una evolución total en la mirada de los personajes que todo proyecto cinematográfico debería conllevar. Por tanto, la producción se presenta como un retrato sencillo del mundo del trabajo que evoluciona desde la comedia costumbrista hacia un relato mucho más duro en su recta final. Los celos, las envidias y la enemistad marcan un eficaz libreto que desde la sencillez, muestra como las pequeñas corrupciones son el principio de la pérdida de la humanidad.

Nota: 6/10.


Nacionalidad: Argentina - Uruguay

Dirección: Ezequiel Radusky

Guion: Ezequiel Radusky

Música: Maximiliano Silveira

Fotografía: Lucio Bonelli

Duración: 78 minutos

Reparto: Liliana Juarez,
Rosario Bléfari, Verónica Perrota,
Sol Lugo, Vera Nina Suárez

lunes, 21 de junio de 2021

Destello bravío: La España humana y marciana


Destello Bravío, la ópera prima de Ainhoa Rodríguez, ha sido galardonada con el Premio Especial del Jurado de la 24ª edición del recién concluido Festival de Málaga y con el premio al Mejor Montaje, para José Luis Picado. En cines españoles desde el 18 de junio. 

👽👽👽👽👽

La historia: España, 2021. En Puebla de la Reina, pueblo de Badajoz de poco más de 700 habitantes, sus vecinos conviven entre supersticiones, recuerdos y una cierta sensación de que algo extraño puede suceder en cualquier momento. Se trata de una ficción que bebe del documental y de los códigos del suspense con notas del realismo mágico. La narración está centrada en un grupo de mujeres en edad madura que debutan como actrices en la película. Retrato descarnado y marciano de la España vacía. 

La crítica: La desaparición de la vida rural y sus tradiciones, la soledad, el deseo femenino, las herencias patriarcales y las ansias de libertad son solo algunos de los temas que aborda Ainhoa Rodríguez en un debut lisérgico que supone una ruptura total con las estructuras narrativas clásicas.

Destello Bravío tiene más de documental que de ficción aunque es una fusión entre estas dos formas de afrontar una historia. Hablamos de un filme misterioso, oscuro y sugestivo; alejado de planteamientos narrativos tradicionales y que repara en diversas cotidianidades. Es la manera de describir  un estado anímico: el sentimiento de los habitantes de un lugar en vías de despoblación, centrándose en un grupo de mujeres reales alejadas de cánones normativos que aportan a la obra su verdad desnuda.

El hombre rural, con un retrato duro, aparece como un simple espectador de las vivencias de sus compañeras femeninas. Incluso vive instalado en un cierto temor que pulula por la Comarca de Tierra de Barros (Badajoz, España). Un temor a lo cierto pero también a lo incierto, a la desaparición o incluso a que algo extraño pueda suceder en algún momento de la noche, hipnotiza de salida al espectador. La ternura se muestra a través de un anciano del lugar con sus miedos y expectativas. 

Destello bravio destaca en su parte técnica por el diseño de sonido creado por Eva Valiño y Alejandro Castillo. Un sonido que es Naturalista de día, y extraño e insólito de noche. La mañana es sonora: animales, viento, diálogos que resuenan en las casas, ruidos y murmullos que se vuelven insólitos. Y con el anochecer se produce el embrujo y la deformación sonora que concentra todas las angustias y la necesidad de volar lejos. Se trata de partir de ambientes naturales para retorcerlos, para crear un sonido experimental que busca emular a la Roma de Alfonso Cuaron. 

Asimismo, la cinta española refleja con su fotografía desaturada y, por momentos, monocromática una acción que ocurre en el tiempo presente de una pequeña localidad rural que vive anclada en sus tradiciones, donde el tiempo se ha parado y que se resiste a sumergirse en la globalización impuesta en las ciudades del futuro. La gama cromática es la de un pueblo aparentemente ordinario en blancos, grises, negros, marrones; rodeado por el cielo y la vegetación, que pareciera indicar la salida y mostrar la dureza del final de un tipo de vida, invitando a las habitantes a abandonar y renunciar a lo que han sido. Y cuando cae la noche, se desatan los miedos y las pasiones. Ahí, en la madrugada, las almas de la población tratan de encontrar el sentido a las sombras, buscando un destello que las guíe y las libere de la presión de los silencios vividos.

Destello bravío me ha parecido una obra hipnótica y sugerente con la que emerge Ainhoa Rodríguez para alumbrar una obra compleja pero profundamente novedosa. La cineasta extremeña, especialista en teoría, análisis y documentación cinematográfica, utiliza de manera principal el plano secuencia para mostrar el día y la noche de una España marciana que se extingue a marchas aceleradas. La cinta recoge momentos vitales de varios personajes y se centra en la necesidad de fabular de las mujeres para huir de la monotonía y de unos sueños frustrados. En definitiva, hablamos de una historia narrada en forma de espiral, con saltos en el tiempo, y que va profundizando en los diversos personajes a medida que avanza la trama, hasta llegar al corazón de la fábula. Es un relato de momentos, porque, a veces, lo cotidiano puede resultar extraordinario. 

Nota: 7/10. 


Nacionalidad: España

Dirección: Ainhoa Rodríguez

Guion: Ainhoa Rodríguez

Música: Paloma Peñarrubia

Fotografía: Willy Jauregui

Duración: 98 minutos

Reparto: Guadalupe Gutiérrez,
Carmen Valverde, Isabel María Mendoza