miércoles, 17 de julio de 2019

Lee Cronin, director de Bosque maldito: "La inocencia está muriendo a una edad cada vez más temprana"


Por David Domínguez & Miguel Pina

Hoy tenemos el gusto de recibir en Cine y críticas marcianas la primera visita de un director de cine internacional.

Lee Cronin es un cineasta irlandés apasionado con el cine de misterio, y ha estado de viaje en España para promocionar Bosque maldito que supone su debut en el largometraje.

La sinopsis oficial de Bosque maldito (The Hole in the Ground), que llega a los cines españoles el próximo 19 de julio nos cuenta lo siguiente: "En un intento de dejar atrás su difícil pasado, Sarah O’Neill empieza una nueva vida junto a su hijo Chris a las afueras de un pueblecito de leñadores. En las profundidades del bosque colindante con su nueva casa, encuentran un misterioso cráter. A partir de ahí, Sarah tendrá que luchar por descubrir si los extraños cambios en la actitud de su hijo son parte de una transformación fruto de algo mucho más siniestro y peligroso que los simples miedos de una madre".

Sin más preámbulos, os dejamos ya con la entrevista completa. 


Hola Lee, antes de nada queríamos felicitarte por The Hole in the Ground (Bosque maldito) que es tu primer largometraje hasta la fecha. Hace unos años pudimos disfrutar en la muestra de cine fantástico SYFY de tu cortometraje Ghost Train que se situaba en una atracción de feria. Bosque maldito también comienza en una feria. ¿Qué tienen estos lugares para que estén tan presentes en tu trabajo?

Muchas gracias por la felicitación. Bueno, respecto a la pregunta yo crecí en un pequeño pueblo al borde del mar en Irlanda donde había un feria permanente que era un lugar muy divertido. Pero también había algo como un poco turbio y misterioso. Aquello siempre ha formado parte de mi universo. Ese tono, ese ambiente de prisión o de algo como que te encierra, ha estado muy presente en mí desde niño, y de ahí que lo haya trasladado a mi cine.

En The Hole In The Ground no solo llevas la historia a un bosque y a lo rural, sino que creas paisajes extraños como el propio agujero en el bosque. ¿Cuánto tiene este paisaje de folklore y qué aporta a la narrativa?

Algunas personas hubieran visto esto como una opción evidente en el cine de género, pero para mí tiene que ver con el hincapié que quiero hacer con la caracterización de los personajes. Es decir, Sarah, el personaje principal, está huyendo hacia un lugar que parece aislado. Pero lo que está haciendo en realidad es huir de un pasado oscuro. El bosque que para algunos puede parecer un lugar aislado, y terrorífico para ella no lo es. Vendría a ser una especie de santuario porque ella huye de un pasado terrorífico, y busca por lo tanto ese aislamiento para recomponer su vida.

La fotografía pálida, la elección de las localizaciones, la banda sonora… todos son elementos melancólicos. ¿La película habla de la pérdida aunque nunca se mencione directamente?

Es interesante, porque efectivamente el filme tiene mucho que ver con la pérdida. Sarah ha perdido su relación de pareja, y con ello ha perdido mucho de sí misma influenciada por ser madre soltera. Ella tiene un exceso de sobreprotección hacia su hijo al que se lleva a la casa del bosque. Con esta actitud ella va creando sus propios monstruos interiores, y eso es lo que paradójicamente lleva al niño a adentrarse en el bosque para rebelarse ante las pérdidas que va teniendo su madre y que ella no le consigue transmitir adecuadamente.

La película se cimenta sobre el personaje de Seana Kerslake y James Quinn Markey que forman una pareja madre e hijo muy orgánica, ¿cómo fue la elección del casting?

En cuanto al personaje de Sara fue distinto con respecto al niño. Yo lo tenía bastante claro, le mandé el guión, lo leyó, le gustó, y le ofrecí el papel sin tener que hacer casting. Fue una cosa de instinto. Para la elección del niño, sin embargo el proceso fue un poco más largo. Vimos 80 niños en el casting hasta que dimos con el protagonista.

Fotos: Miguel Pina

¿Por qué dan tanto miedo los niños en el cine de terror?

Yo creo que hay dos cosas. En primer lugar, la hipótesis es la más sencilla. Los niños es un hecho que dan miedo en el cine de terror. Pero de manera más importante creo que tienen que ver con las fases, y con los tipos de cambios que los niños padecen durante el periodo de la niñez, y su evolución hacia la adolescencia. Es muy interesante explorar esos lugares de cambio en el niño. A veces la propia pubertad para los propios padres es una experiencia traumática por la evolución en la personalidad de los niños. En todo caso, la moda de niños en el cine de terror creo que tiene que ver con el cambio que se esta produciendo en los hábitos de la niñez, y en cómo van a ser las nuevas generaciones.

¿Se está perdiendo la inocencia en buena parte de los niños?

Creo que sí. Y tiene que ver con el mundo qué cada vez es más duro, y los niños están sometidos a más presión. A raíz de eso creo que lo que está pasando es que la inocencia está muriendo a una edad más temprana.

En los últimos años vemos como salen productos de terror irlandeses muy interesantes como The Canal (IvanKavanagh), TheHallow (Corin Hardy) o A DarkSong (LiamGavin). ¿A qué se debe este florecimiento de cine de terror irlandés?

Siempre es un pregunta difícil de responder, pero creo que hay toda una generación de cineastas que han sido inspirados por ese género de terror y que ahora tienen la oportunidad de proyectar su propia voz. También podemos contar historias que aunque ambientadas en Irlanda podrían suceder en cualquier lugar del mundo.


Por último, ¿te consideras un director de terror? ¿O en futuros proyectos piensas en tocar otros géneros?

Mantendré la mente y el espíritu abierto. Ahora bien, en el sentido más amplio del misterio y del horror es con lo que disfruto. Como digo, misterio en el sentido más amplio de este término. Pero mi obra siempre tendrá una identidad en el cine de género muy fuerte.



TEST PERSONAL

Tu director de cine internacional predilecto.

Steven Spielberg

Tu actor preferido.

Jack Nicholson

Tu actriz preferida.

Emma Stone 

Tu festival de cine preferido.

Sundance

¿Cuál es la sala de cine en la que te sientes más cómodo o la que más te gusta?

Empire Cinemas en Londres

¿Cine, teatro o televisión?

Cine.

Tu plato de comida preferido.

Pizza

Una ciudad para vivir.

Nueva York

Una ciudad por conocer.

Tokio

Una ilusión por cumplir.

Viajar a La Luna (risas).




En nombre de todos los amigos de Cine y críticas marcianas quiero agradecer muy especialmente a Lee Cronin la concesión de esta entrevista personal, así como desearle mucha suerte en todos los proyectos que emprenda de ahora en adelante. Agradecer también a Stefania Piras y a Eduardo Gil Rodríguez la gestión de la entrevista que fue realizada en el Palacio de la Prensa de Madrid. 

La entrevista ha sido publicada también en el siguiente enlace de Cinemagavia y ha sido fruto de un trabajo conjunto con el especialista en cine de terror David Domínguez

Bosque maldito (The Hole in the Ground) ya ha sido estrenada en numerosos países, y llega a España el día 19 de julio.


miércoles, 10 de julio de 2019

¡Qué maravilloso es el cine! Vacaciones en Roma (Roman Holiday)


Por María Delgado & Miguel Pina

La elegancia, y la delicadeza con la que Audrey Hepburn interpretaba a sus personajes hacen que recordar esta película sea un verdadero placer para todos los cinéfilos. En este caso, y acompañada de un no menos elegante, y atractivo Gregory Peck, nos hallamos ante una de las parejas cinematográficas que más influencia han tenido en la historia del cine.

Vacaciones En Roma, o La princesa que quería vivir que es como se tradujo en Hispanoamérica, es uno de los grandes clásicos de la comedia romántica. Es un cuento de hadas moderno y urbano que conectó de inmediato con amplios sectores de la sociedad. Si algo significativo consiguió la película de William Wyler (además de una gran recaudación y premios Oscar, Bafta y Globos de Oro), fue catapultar a una jovencísima Audrey Hepburn a lo más alto de la industria del cine, y al corazón de los espectadores. 

El film es como una gran receta. Posee todos esos ingredientes de calidad que, unidos, jamás podrían fracasar: una princesa agotada de su agenda encorsetada, un periodista en busca de una noticia sensacionalista, la relación romántica entre ambos y la ciudad eterna como telón de fondo. En cierta forma, Vacaciones en Roma supuso una fuente de inspiración para la película Las sandalias del Pescador en la que Anthony Quinn, que interpretaba al Papa de Roma, hacia una escapada nocturna por la ciudad como hizo la princesa Anna para escapar por una noche de su jaula de oro.


Y así es como llegamos hasta la historia de la princesa Anna (Audrey Hepburn) que, tras un ataque de ansiedad debido a la poca libertad que le deja su responsabilidad monárquica, decide escaparse durante una de sus visitas oficiales a la capital italiana. Enseguida conoce a Joe Bradley (Gregory Peck), un periodista aparentemente sin escrúpulos.

Aunque al principio ella le oculta su verdadera identidad, él consigue reconocerla y, por consiguiente, planea ganarse su confianza con el fin de escribir la noticia más sensacionalista de su carrera. A partir de entonces, se va generando entre ellos una relación de afinidad que provocará que ambos se enamoren.

La película nos deja imágenes míticas en lugares con encanto, como el paseo en Vespa por las calles de Roma, el momento en el que ambos admiten ser mentirosos en La Boca de la Verdad, la divertida escena del embarcadero, o el reencuentro entre Anna y Joe en la Plaza de España después de que ella haya decidido deshacerse de su melena aniñada y parecer así una mujer más moderna.

Además de los protagonistas principales, hay otros personajes entrañables como Irving Radovich (Eddie Albert) el compañero periodista de Joe, obsesionado con captar una fotografía de la princesa que pueda resultar mínimamente interesante para la prensa.

Aunque la idea original fue del guionista Dalton Trumbo, éste quedó alejado del proyecto al encontrarse en la lista negra del Comité de Actividades Antiestadounidenses, debido a su inscripción en el partido comunista de los Estados Unidos. La película se rodó en 1953, con Willy Wyler como director y ganó tres estatuillas en los premios Óscar: mejor actriz, mejor argumento (premio que a partir de 1956 pasaría a llamarse mejor guion original) y mejor vestuario. Como Dalton Trumbo no fue reconocido por este guion hasta 1993, el premio recayó sobre Ian McLellan Hunter.

Respecto a los actores principales, Cary Grant rechazó el papel como protagonista cuando se lo propusieron. Según se comenta, se consideraba demasiado viejo para aparecer junto a Audrey Hepburn, pero la razón principal es que creyó que todo el protagonismo de la cinta iba a ser para la joven Audrey, y su papel como imponente princesa. Sin embargo, años más tarde, ambos coincidieron en Charada. Del mismo modo, Audrey Hepburn no fue considerada como la primera opción. Antes, pensaron en Elizabeth Taylor y Jean Simmons, actrices mucho más consagradas en Hollywood. Desde el principio, Willy Wyler se mostró encantado con la interpretación de la actriz por el enorme carisma que logró transmitir.


De hecho, en el casting para Vacaciones en Roma la joven, y timida Audrey enamoró a las cámaras con su expresividad, su pelo corto, y su dulzura infinita que siempre estará presente en la memoria colectiva de todos los amantes del cine.

Con su entrada triunfal en el cine, Audrey Hepburn, rompió con el canon de belleza femenino que hasta ese momento prevalecía en Hollywood, en el que las protagonistas solían ser mujeres voluptuosas que vestían vestidos ajustados y tacones altos. Audrey Hepburn representaba todo lo contrario, tenía el cuerpo delgado de bailarina y caminaba sobre zapatos planos.

Vacaciones en Roma es una producción Hollywoodiense, aunque está rodada en su totalidad en Italia. Paramount Pictures accedió a filmar en los estudios Cinecittà y utilizar escenarios reales de la ciudad. Por consiguiente, Vacaciones en Roma y Quo Vadis fueron el inicio de Hollywood sobre el Tíber, el nombre con el que se conocía a una serie de películas americanas de éxito rodadas en Italia durante los años 50 y 60. A estos dos films le siguieron Guerra y paz, Ben-Hur, Cleopatra y Jasón y los argonautas.


En conclusión, Vacaciones en Roma es un gran clásico en el que es difícil distinguir que brilla más: los actores, el argumento o las calles de una de las ciudades más espléndidas del mundo. La película retrata de manera muy acertada la inocencia y la magia de una época. También nos remite al cuento de La Cenicienta pero de manera inversa, y sobre todo, nos regala una historia inolvidable en ese glorioso blanco y negro que hace brillar, más si cabe, la mirada de una verdadera estrella de cine con mayúsculas como fue, es, y será la inolvidable Audrey Hepburn. 


Nota final: Este texto ha sido elaborado en conjunto con la escritora, y bloguera María Delgado que nos acompaña en redes sociales con su estupendo blog literario, y a veces cinefilo: Lo que el viento se dejó

María Delgado (Barcelona, 1982), es Diplomada en Estadística y licenciada en Ciencias Actuariales y Financieras en la Universidad de Barcelona. En 2009 publicó su primera novela, La tragedia de Pompeya, con la editorial Éride.

Durante este año 2019 la editorial Caligrama ha publicado su segunda novela llamada Esperando a René de la que podéis encontrar un extracto o adquirirla en el siguiente enlace.


jueves, 4 de julio de 2019

Natalia de Molina: "El cine va a sobrevivir siempre que haya gente que quiera verlo"


Hoy tenemos el placer de recibir en Cine y críticas marcianas a la actriz ganadora de dos Premios Goya de la Academia de Cine Natalia de Molina.

El motivo de esta doble entrevista publicada también en Cinemagavia, es el inminente estreno de su nueva película: "522. Un gato, un chino, y mi padre" que llega a los cines españoles el día 5 de julio.

La sinopsis oficial nos cuenta que George (Natalia de Molina) convive con una peculiar versión de agorafobia que limita su universo a un perímetro de 522 pasos con respecto a su casa... pero un día su gato, su único compañero, muere y se ve obligada a emprender un viaje singular. Decidida a darle un lugar de sepultura adecuado, instala su ‘hogar’ en una camioneta y emprende un viaje por carretera de regreso a su patria natal, Portugal. Esta aventura revelará que, entre saudade y fados, quizá halle un modo particular de hacer frente a su pasado.

Natalia de Molina es ganadora de dos Premios Goya. El primero como mejor actriz revelación en 2014 por su interpretación en ‘Vivir es fácil con los ojos cerrados’, y el segundo en el año 2016 como mejor actriz protagonista por su papel en ‘Techo y comida’. En 2018 intervino en Animales sin collar, Quién te cantará, No dormirás, y en este 2019 en el éxito de Netflix: Elisa y Marcela.

Como curiosidad adicional, os diré que Natalia de Molina fue la primera actriz a la que entrevisté para otro medio hace ahora tres años. Ha sido por lo tanto un verdadero placer volver a conversar con una gran actriz ya consolidada, y que brilla en lo personal por su humildad y sencillez. Pienso que su capacidad como interprete la volverá a llevar, ya sea como nominada o como ganadora, a la alfombra roja de los Premios de la Academia de Cine de España. 

Sin más preámbulos os dejo ya con la entrevista. 


Hola Natalia, ¿qué se va a encontrar el espectador cuando vaya al cine a ver el estreno de "522. Un gato, un chino y mi padre"?

Se va encontrar con una road-movie. Es también una comedia dramática de una chica que se llama George que sufre una peculiar agorafobia con la particularidad de que tiene perimetreda una zona en la que no puede dar más de 522 pasos para estar cómoda en su zona de confort. Al final es una película que es el viaje de esta chica para reconciliarse con quien es ella, y con su pasado. Es un viaje de abrir la mente y encontrarse con uno mismo.

¿Cómo definirías entonces a George que es el personaje que has interpretado y cómo lo has preparado?

Es una chica que se niega, y que no quiere ser quien es. Tiene muchos problemas, y uno de ellos tiene que ver con su propio nombre, pero eso se descubrirá durante la película. La preparación del personaje ha sido muy exhaustiva y he tenido que aprender portugués para interpretarlo.

George, tu personaje en la película padece agorafobia. ¿Crees qué es posible vencer este trastorno? ¿Qué consejo o pauta darías a las personas que lo padecen tras tu experiencia en esta película?

Es muy difícil porque son trastornos que escapan del control. Son traumas tan fuertes que la gente cree que puede morirse. Pero claro que se puede superar con ayuda, con querer superarlo, y por supuesto con la ayuda de profesionales

¿Ha sido un rodaje duro por el personaje interpretado?

Ha sido el rodaje más duro de mi vida. Muy complejo a nivel técnico con la cámara siempre muy cerca, y con un personaje como George que nos deja el mensaje de que no hay que renunciar a quien eres, y a tu esencia.

En la cinta cantas, corres, te cortas el pelo, y hablas también en portugués, ¿sabías ya hablar el idioma o  has tenido que estudiar para ello?

No tenía ni idea de portugués (risas), y fíjate que luego vas allí y resulta que todos hablan español. Pues estando tan cerca no tenía ni idea de portugués y tuve que estar con una profesora para prepararme las partes del guión que tenía que hablar en portugués. Es un idioma precioso y suena muy bien.

¿Cómo ha sido la experiencia de rodar en Portugal?

No conocía Portugal. Es la primera vez que iba a Portugal, y tenía muchas ganas de conocer el Algarve porque tenía mucha gente cercana que había pasado vacaciones allí. Siempre veía imágenes y me parecía un paisaje espectacular. Así que gracias a esta peli pude estar allí, conocerlo, y es precioso. El único pero es que el tiempo no nos acompañó, y llovió muchísimo.

Texto y fotos: Miguel Pina

En 2018 te vimos en las películas Animales sin collar, Quién te cantará, No dormirás, y en este 2019 en el éxito de Netflix: Elisa y Marcela. ¿Cómo llevas este éxito profesional teniendo en cuenta que apenas un 10 por ciento de los actores trabaja con regularidad?

Estoy orgullosísima de la carrera que estoy llevando y me siento muy feliz. Para mí el éxito es poder elegir el trabajo. Todos los que nos dedicamos a esto y podemos vivir de nuestro trabajo somos afotunadísimos porque somos muy pocos los que vivimos de ser actor o de ser actriz.

¿Qué está aportando en tu opinión Netflix al mundo audiovisual? ¿Crees que el cine en el cine puede estar en peligro?

Creo que desde que han llegado las plataformas aquí a España han generado mucho más trabajo. Y se ve: hay muchísimos rodajes, mucha gente trabajando ahora mismo y eso es positivo. Concretamante mi experiencia con Netflix con la película "Elisa y Marcela" ha sido muy positiva. La película se va a poder ver en más de 190 países como: Brasil, India, o Arabia Saudí de donde me llegan mensajes muy positivos. Y de lugares donde está prohibido el amor entre personas del mismo sexo. Es un mérito de Netflix hacer llegar sus películas tan lejos. Hay que recordar que se hacen películas maravillosas que se estrenan en tu país y poco más. Siempre se dice que el cine puede morir, ya lo decían con el digital. El cine va a sobrevivir siempre que haya gente que quiera verlo.

¿Qué percepción tienes de la industria cinematográfica en España y cómo crees que se puede fomentar nuestro cine para que sea atractivo para el espectador?

Ahora mismo hay una remontada en el cine español porque hacemos más rodajes y más trabajos. Pero creo que hay comprometerse con el espectador y hay muchas veces que nos estamos olvidando de las esencias, de nuestra cultura y de donde somos. Hay que buscar más historias locales y cercanas. Rescatar en definitiva nuestra historia y nuestra esencia. Contra más locales seamos, más universales pareceremos. Queda mucho por hacer, pero se están dando pasos en reivindicar el cine español sobre todo de parte de los más jóvenes.

¿Estarías en disposición de dar el salto a Hollywood si llama a tus puertas o prefieres centrarte en el cine español, y europeo?

Yo estoy muy a gusto aquí y si surgen proyectos fuera estaría encantada siempre que la historia me apeteciera hacerla. No lo descarto, pero no me obsesiono con ello.

¿Cuándo y por qué decidiste ser actriz?

Ya desde pequeña me había gustado mucho cantar, bailar, actuar, dibujar, escribir. Siempre tuve muy desarrollado el sentido de la imaginación y del arte. Conseguí además vencer mi timidez a través de las clases de teatro en la que me apunté. Y lo curioso es que cuando me subía al escenario la timidez desaparecía. Disfrutaba con los personajes,

¿Cuales son tus próximos proyectos profesionales?

Las niñas de Pilar Palomero que comienzo a rodar este mes, y acabo de concluir el rodaje de Operación Camarón de Carlos Therón que es una comedia y que me apetecía mucho hacer para cambiar de registro.


TEST PERSONAL

¿Cual es tu película favorita?

 Una mujer bajo la influencia.

¿Tu película española preferida?

La lengua de las mariposas de José Luis Cuerda.

¿Tu director de cine preferido?

Isaki Lacuesta, Carlos Vermut, Isabel Coixet.

 ¿Y tu director de cine favorito a nivel internacional?

John Cassavetes.

¿Tu actor preferido?

Ricardo Darín.

¿Tu actriz preferida?

Tengo tres: Marilyn Monroe, Gena Rowlands y Anna Magnani.

¿Una ciudad para vivir?

Madrid.

¿Una cuidad por conocer?

Tokio

¿Tu comida preferida?

 El cocido de mi madre, de Granada.

¿Cuál es la sala de cine en la que te sientes más a gusto o más te gusta?

Los Cines Ideal en los alrededores de la Plaza Jacinto Benavante de Madrid.

Tu festival de cine preferido.

El Festival de Cannes.

Cine, teatro o televisión.

Las tres cosas.

Redes sociales o ver la televisión.

Ir al cine (risas)

Una ilusión por cumplir.

Rodar una película en Chile.


En nombre de todos los lectores y seguidores de Cine y críticas marcianas quiero agradecer muy especialmente a Natalia de Molina la concesión de esta entrevista personal, así como desearle mucha suerte en todos los proyectos que emprenda de ahora en adelante. Agradecer también a Ainhoa Pernaute , y a Eduardo Gil Rodriguez la gestión de la entrevista que fue realizada en en la zona centro de Madrid.

Texto y fotos: Miguel Pina.

La entrevista ha sido un trabajo conjunto entre Cine y críticas marcianas y Cinemagavia donde también podéis leer la entrevista con otras fotos y formato en el siguiente Enlace.