miércoles, 10 de julio de 2019

¡Qué maravilloso es el cine! Vacaciones en Roma (Roman Holiday)


Por María Delgado & Miguel Pina

La elegancia, y la delicadeza con la que Audrey Hepburn interpretaba a sus personajes hacen que recordar esta película sea un verdadero placer para todos los cinéfilos. En este caso, y acompañada de un no menos elegante, y atractivo Gregory Peck, nos hallamos ante una de las parejas cinematográficas que más influencia han tenido en la historia del cine.

Vacaciones En Roma, o La princesa que quería vivir que es como se tradujo en Hispanoamérica, es uno de los grandes clásicos de la comedia romántica. Es un cuento de hadas moderno y urbano que conectó de inmediato con amplios sectores de la sociedad. Si algo significativo consiguió la película de William Wyler (además de una gran recaudación y premios Oscar, Bafta y Globos de Oro), fue catapultar a una jovencísima Audrey Hepburn a lo más alto de la industria del cine, y al corazón de los espectadores. 

El film es como una gran receta. Posee todos esos ingredientes de calidad que, unidos, jamás podrían fracasar: una princesa agotada de su agenda encorsetada, un periodista en busca de una noticia sensacionalista, la relación romántica entre ambos y la ciudad eterna como telón de fondo. En cierta forma, Vacaciones en Roma supuso una fuente de inspiración para la película Las sandalias del Pescador en la que Anthony Quinn, que interpretaba al Papa de Roma, hacia una escapada nocturna por la ciudad como hizo la princesa Anna para escapar por una noche de su jaula de oro.


Y así es como llegamos hasta la historia de la princesa Anna (Audrey Hepburn) que, tras un ataque de ansiedad debido a la poca libertad que le deja su responsabilidad monárquica, decide escaparse durante una de sus visitas oficiales a la capital italiana. Enseguida conoce a Joe Bradley (Gregory Peck), un periodista aparentemente sin escrúpulos.

Aunque al principio ella le oculta su verdadera identidad, él consigue reconocerla y, por consiguiente, planea ganarse su confianza con el fin de escribir la noticia más sensacionalista de su carrera. A partir de entonces, se va generando entre ellos una relación de afinidad que provocará que ambos se enamoren.

La película nos deja imágenes míticas en lugares con encanto, como el paseo en Vespa por las calles de Roma, el momento en el que ambos admiten ser mentirosos en La Boca de la Verdad, la divertida escena del embarcadero, o el reencuentro entre Anna y Joe en la Plaza de España después de que ella haya decidido deshacerse de su melena aniñada y parecer así una mujer más moderna.

Además de los protagonistas principales, hay otros personajes entrañables como Irving Radovich (Eddie Albert) el compañero periodista de Joe, obsesionado con captar una fotografía de la princesa que pueda resultar mínimamente interesante para la prensa.

Aunque la idea original fue del guionista Dalton Trumbo, éste quedó alejado del proyecto al encontrarse en la lista negra del Comité de Actividades Antiestadounidenses, debido a su inscripción en el partido comunista de los Estados Unidos. La película se rodó en 1953, con Willy Wyler como director y ganó tres estatuillas en los premios Óscar: mejor actriz, mejor argumento (premio que a partir de 1956 pasaría a llamarse mejor guion original) y mejor vestuario. Como Dalton Trumbo no fue reconocido por este guion hasta 1993, el premio recayó sobre Ian McLellan Hunter.

Respecto a los actores principales, Cary Grant rechazó el papel como protagonista cuando se lo propusieron. Según se comenta, se consideraba demasiado viejo para aparecer junto a Audrey Hepburn, pero la razón principal es que creyó que todo el protagonismo de la cinta iba a ser para la joven Audrey, y su papel como imponente princesa. Sin embargo, años más tarde, ambos coincidieron en Charada. Del mismo modo, Audrey Hepburn no fue considerada como la primera opción. Antes, pensaron en Elizabeth Taylor y Jean Simmons, actrices mucho más consagradas en Hollywood. Desde el principio, Willy Wyler se mostró encantado con la interpretación de la actriz por el enorme carisma que logró transmitir.


De hecho, en el casting para Vacaciones en Roma la joven, y timida Audrey enamoró a las cámaras con su expresividad, su pelo corto, y su dulzura infinita que siempre estará presente en la memoria colectiva de todos los amantes del cine.

Con su entrada triunfal en el cine, Audrey Hepburn, rompió con el canon de belleza femenino que hasta ese momento prevalecía en Hollywood, en el que las protagonistas solían ser mujeres voluptuosas que vestían vestidos ajustados y tacones altos. Audrey Hepburn representaba todo lo contrario, tenía el cuerpo delgado de bailarina y caminaba sobre zapatos planos.

Vacaciones en Roma es una producción Hollywoodiense, aunque está rodada en su totalidad en Italia. Paramount Pictures accedió a filmar en los estudios Cinecittà y utilizar escenarios reales de la ciudad. Por consiguiente, Vacaciones en Roma y Quo Vadis fueron el inicio de Hollywood sobre el Tíber, el nombre con el que se conocía a una serie de películas americanas de éxito rodadas en Italia durante los años 50 y 60. A estos dos films le siguieron Guerra y paz, Ben-Hur, Cleopatra y Jasón y los argonautas.


En conclusión, Vacaciones en Roma es un gran clásico en el que es difícil distinguir que brilla más: los actores, el argumento o las calles de una de las ciudades más espléndidas del mundo. La película retrata de manera muy acertada la inocencia y la magia de una época. También nos remite al cuento de La Cenicienta pero de manera inversa, y sobre todo, nos regala una historia inolvidable en ese glorioso blanco y negro que hace brillar, más si cabe, la mirada de una verdadera estrella de cine con mayúsculas como fue, es, y será la inolvidable Audrey Hepburn. 


Nota final: Este texto ha sido elaborado en conjunto con la escritora, y bloguera María Delgado que nos acompaña en redes sociales con su estupendo blog literario, y a veces cinefilo: Lo que el viento se dejó

María Delgado (Barcelona, 1982), es Diplomada en Estadística y licenciada en Ciencias Actuariales y Financieras en la Universidad de Barcelona. En 2009 publicó su primera novela, La tragedia de Pompeya, con la editorial Éride.

Durante este año 2019 la editorial Caligrama ha publicado su segunda novela llamada Esperando a René de la que podéis encontrar un extracto o adquirirla en el siguiente enlace.


48 comentarios

  1. Ohhh Miguel, mil gracias por todo! Me ha encantado escribir la entrada conjunta, y además sobre esta gran película y esta gran actriz.
    Me gusta mucho cómo ha quedado el texto :))
    Mil gracias en serio, por la mención del blog, del libro y por esta colaboración!!
    Un besote!! ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias a ti María. Ha sido un verdadero privilegio contar con tu presencia, y con tu talento para reseñar una película inolvidable.

      Como no quise alargar más la reseña con agradecimientos que despistaran la esencia de Vacaciones en Roma, quisiera mencionar también a Manuel Landeros que es un escritor mexicano con el que escribí sobre Inside Out y que fue el ideólogo para crear esta sección de colaboraciones entre cinéfilos y amantes del cine. Como no, acordarme también de Emerencia Alabarce, María del Socorro Duarte, y David Rubio que dejaron su talento y esfuerzo con reseñas conjuntas de películas para el recuerdo.

      Así que de nuevo, muchas gracias María, y espero que cuando vuelvas a Roma te atrevas a montar en Vespa, disfrutes de la gastronomía italiana e incluso te lleves para tu casa una gatita romana para dar compañía a ese gato tan chulo que tienes, ja,ja,ja.

      Un fuerte abrazo escritora.

      Eliminar
  2. ¡Hola! Cuando he leído arriba "por María Delgado y Miguel Pina" no he caído en que era María del blog "Lo que el viento se dejó", una bloguera a la que también sigo muy de cerca. La verdad es que me pegáis escribiendo conjuntamente, os ha quedado una reseña muy chula. Y respecto a la peli..., ¿que decir? Pues que es un clásico maravilloso, que la he visto en varias ocasiones y que muchas veces pienso que ya no se hacen películas como las de antes
    Besos a los dos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marian!

      Escribir sobre cine con personas como María que también es una amante del mismo es muy sencillo, y divertido. Me alegro que te haya gustado la reseña, y como no, este clásico que tiene secuencias tan inolvidables como la final.

      Besos, y gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. cine clasico Miguel del bueno donde la maestria de sus actores unida a la capacidad del director para llevarlos a buen termino nos dan una leccion de vida misma ,llevandonos de vacaciones a Roma , excelente critica y buema labor de tu reseña cinematografica para este mes de julio , mis saludos y un fuerte abrazo. jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo has resumido muy bien José Ramón. Creo que tu comentario se puede enmarcar en este extracto de la reseña: "Vacaciones en Roma es un gran clásico en el que es difícil distinguir que brilla más: los actores, el argumento o las calles de una de las ciudades más espléndidas del mundo".

      Gracias, y un fuerte abrazo amigo.

      Eliminar
  4. Buen día Miguel, excelente reseña y nada como un clásico para recordar esas grandes producciones del pasado, esa cinta aun no la he visto, de Gregory Peck la única que recuerdo así rápidamente son los cañones de Navarone, saludos hasta España.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buen día Jaime. Los cañones de Navarone es también un gran película que fíjate me mostró mi hermano cuando yo era muy pequeño, y ya empezaba a coquetear con los clásicos del cine.
      Como no, recomendarte Vacaciones en Roma, Sabrina o Desayuno con Diamantes en las que Audrey Hepburn está inolvidable.
      Un gran saludo hasta México.

      Eliminar
  5. Ah que maravilla que refresquéis la memoria de esta película tan hermosa y romántica, y con unos actores tan carismáticos. Ella me ha encantado siempre por su elegancia y esos ojos tan expresivos y hermosos, y que decir de Gregory Peck que fue unos de mis amores platónicos idealizados de mi prematura adolescencia, jajaja.
    Encantadora la reseña que habéis hecho, una escritora que no tengo el gusto de conocer y un crítico de primera, un estupendo tándem del cual he disfrutado por la forma y el tema que me ha encantado.

    Mi enhorabuena a los dos, y un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, la verdad es que ha sido muy bonito recordar una película tan hermosa y con una interpretaciones inolvidables. No me extraña que Gregory Peck haya sido uno de tus amores platónicos. Sin duda era un hombre guapo, atractivo, y un actor con un gran carisma. Me alegro que hayas disfrutado de la reseña, y de que hayas conocido a María que es una excelente escritora. Mil gracias por tus palabras.
      Un gran abrazo, y buen fin de semana.

      Eliminar
  6. Ay! No sé cuántas veces puedo haber visto esta película... Elegancia y delicadeza: no hay mejor forma de definirla. Un texto fantástico. Felicidades a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Marta, hablamos de una película, de una actriz y de una forma de hacer cine que es un canto a la elegancia. Muchas gracias por tus palabras, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  7. Una película entrañable con dos actores adorables, cuántas veces la habré visto, y no me canso de hacerlo, ya te he comentado en varias ocasiones que los clásicos son mi delirio cinematograficamente hablando, claro está...

    Mis felicitaciones tanto a María Delgado como a ti por esta linda colaboración, aprovecho la ocasión también para desear a María grandes éxitos con su libro.

    Un abrazo inmenso a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco me canso de verla Rosana. La había visto varias veces antes de escribir esta reseña conjunta, y ahora tengo un DVD muy especial de la cinta en la que además de ofrecen contenidos extras muy interesantes. Gracias también por tus felicitaciones a los autores de la reseña :)
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  8. Ainsssssss Miguel... que hoy hables de la mítica Audrey Hepburn, a mí me emociona.
    Cada uno de las películas que has nombrado las he visto infinidad de veces... junto a la cual hoy hice mención en mi blog, "Las sandalias del pescador" es otra que hace piense en mi madre.

    No me canso de leerte...y podría contar mil y una anécdota con cada pelí... porque como has dicho alguna vez tú, el cine es una gran banda sonora de la vida de cada uno de nosotros.

    Y si tú lo recomiendas, enseguida voy por ese blog y a ver ese libro... gracias, gracias por estas maravillosas entradas.

    Besos a ambos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alma, pues la verdad es que ha sido emocionante, y casual que hayamos coincidido en el mismo día publicando sobre Audrey. En tu reseña sobre My Fair Lady encontramos otro aspecto interesante sobre la gran actriz americana. También en Sabrina creo recordar entona una canción. En definitiva una artista única, y que forma parte de la banda sonora de la vida de cualquier amante del cine.

      Muchas gracias por tu amabilidad, por tus palabras, y por tu amor al cine. Besos.

      Eliminar
  9. ¡Una colaboración de lujo, María y Miguel! Aunque ahora se ruedan buenas películas, creo que el Cine con mayúsculas lo encontramos en los clásicos americanos. Y si son en Blanco y Negro, mejor. Creo que es por ese maridaje entre la calidad, el ritmo narrativo y, por supuesto, ese aire mítico e icónico de aquellos actores y actrices. Es curioso que solemos mencionarlas con un "es una de Bogart" "es una de la Hepburn (Audrie o Katherine)" o "una de John Wayne".
    Esta es una comedia deliciosa, de esas que uno siempre se anima a ver cuando la encuentra en la tele.
    ¿Por qué no las salas de Cine actuales no recurren a ellas con mayor asiduidad? Para lo que echan en ocasiones, creo que habría un público muy amplio para recuperar estos clásicos.
    Lo dicho, me encantó. Un fuerte abrazo, María! y otro para ti, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que contar con María, y sus conocimientos cinematográficos ha sido todo un lujo muy de agradecer. Igualmente fue un privilegio contar con tu presencia para escribir sobre aquella obra maestra llamada: ¡Qué bello es vivir!

      Efectivamente solemos relacionar más las películas con los actores que los directores. Aunque habría lógicamente la contraparte y podríamos decir: "una de Hitchcock", "una de Tarantino", o "una de Woody Allen".

      ¿Por qué no las salas de Cine actuales no recurren a ellas con mayor asiduidad?

      Pues yo diría porque son unos auténticos mequetrefes. La prueba está en que en Madrid hay un espectacular cine de verano en la actual sede del ayuntamiento llamado "Cibeles de Cine", y cuando se proyecta un clásico los llenos son abrumadores.

      Un fuerte abrazo David, y muchas gracias por tu generoso comentario.

      Eliminar
  10. Qué maravilla de cine y qué actores!!. Inolvidable historia.
    La he visto no sé cuántas veces y siempre la disfruto.
    Un clásico para recordar siempre.
    Y una pareja de actores irrepetibles.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia, una de las grandes ilusiones mías es ver todo este tipo de clásicos en pantalla de cine. Como decía antes David, se deberían programar más ciclos de este tipo en los circuitos comerciales de cine. Yo, entre otras, tuve la oportunidad de ver Casablanca en una reposición en un cine, y la experiencia fue orgiástica.
      Un beso, y buen fin de semana.

      Eliminar
  11. Hola Miguel, no recuerdo que la haya visto. Seguramente si, porque en mi casa y creo que te eh contado nos encanta las películas clásicas. Y esta peli se ve bastante hermosa, así que haré recuerdos en casa o la buscaremos para mirar ;)

    Un beso desde Plegarias en la Noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Tiffany, el cine clásico tiene esa atmósfera especial que lo hace mejor cuando se trata de una buena película. Sin duda, te recomiendo con fuerza Vacaciones en Roma.

      Un beso desde Marte :)

      Eliminar
  12. Felicidades Miguel y María, una entrada con amor. Esta película es entrañable, el tandém de actores es muy bueno, la historia, como bien decís, todo un cuento de cenicienta, pero Audrey Hepburn está soberbia, es una de mis actrices preferidas tal vez por lo que es, sencillamente ella. Lo dicho felicidades estas reseñas cinematográficas son algo más, lo que ocurre tras la pantalla y la afinidad que se crea... Un abrazo, dos abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Eme, recuerdo ese amor compartido hacia el cine, sus recuerdos, y sus actores cuando también escribimos juntos sobre Sospecha. En esta ocasión, y con permiso de Gregory Peck es Audrey la que ilumina la pantalla de manera muy hermosa.
      Uno, dos, y tres abrazos para ti también.

      Eliminar
  13. Oportuna entrada cuando mucha gente está de vacaciones, no sé si algunos andarán por Roma.
    Mítica imagen de la Vespa por la ciudad que me hace recordar una vieja canción:
    "yo sólo lo hago en mi moto
    y sé que a ti te va a gustar
    poseo todo lo que quiero
    y lo que no puedo lograr
    que se lo lleve el viento
    y yo no puedo parar
    mi máquina de acero
    me lleva por la gran ciudad..."

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, aunque la entrada no se ha realizado con la previsión de que fuera publicada en pleno verano al final las cosas se han dado así, y me parece que ha quedado muy acorde por el título, por las vacaciones, y por esa ciudad como Roma que es perfecta para recorrer en las noches de verano.
      Gracias por el aporte de la canción motorozida :-)
      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Dos grandes protagonistas, sin duda. A Audrey la he visto poco en el cine, la verdad, pero siempre ha irradiado una belleza especial, muy alejada del modelo de mujer hollywoodiense, como bien dices. Y qué decir de Gregory, uno de mis actores favoritos desde que le vi en la entrañable película Matar un ruiseñor.
    No he visto Vacaciones en Roma y si la hubiera visto de adolescente seguramente no me habría gustado, pues por aquel entonces huía de las películas románticas, o de amor, como solían llamarlas. No sé si de verla ahora opinaría lo mismo o no, porque si bien el género romñantico puede disuadir a un joven, la vejez de la cinta (por el estilo interpretativo de la época) quizá también tendría un efecto negativo en mí. No es lo mismo ver una película de James Bond, como Desde Rusia con amor, en los años 60 que verla en 2019. Si entonces me pareció increiblemente interesante, bien interpretada, con unos efectos especiales increíbles y con escenas muy sexis, ahora me resultaría un poco ñoña, desfasada y con unos efectos especiales ridículos para lo que se ve actualmente. Con ello quiero decir que el tiempo pasa inexorablemente y aunque el buen cine no debería tener fecha de caducidad, yo creo que hay películas que sí la tienen. Incluso las voces de doblaje suenan distinto.
    Disculpa si mi comentario desluce las alabanzas de esta película, de la que no dudo de su calidad y que en su día supuso una obra merecedora de premios y el lanzamiento al estrellato de la dulce Audrey Hepburn, pero es que han habido tantas películas míticas de los años 50 y 60 que vistas ahora me han decepcionado...
    Ello no es óbice para alabar esta reseña a dos manos, pues ahora sé un poco más del argumento de esta película que solo me sonaba de oídas.
    Un abrazo a los dos autores de eta crítica, jeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente son dos de los grandes de las películas de Hollywood, y solo de imaginar el caché que tendrían hoy en día se me ponen los pelos de punta.

      Vacaciones en Roma sin duda pertenece al género romántico pero es algo más que una película de un solo género. Su importancia radica en el nacimiento de una estrella inolvidable como fue Audrey Hepburn. Creo que te puede gustar si te decides a ello Josep. La película ha envejecido muy, pero que muy bien.

      Sin embargo, tienes toda la razón en lo que comentas de las películas como Desde Rusia con amor que han quedado desfasadas. En ese género por ejemplo Gorrión Rojo en la actualidad, y con Jennifer Lawrence como protagonista si ha conseguido superar las técnicas de rodaje, y los efectos visuales que ahora suenan desfasados.

      Y por supuesto nada que disculpar, te agradezco mucho tu comentario, y seguro que María también. De hecho, no todo el cine clásico por el hecho de ser clásico es bueno. Hay grandes obras maestras pero también películas muy mediocres. Además el cine como todas las artes debe ir siempre a mejor, y hoy en día y fuera de los productos más comerciales se hace un cine igual de bueno o más que la época dorada de Hollywood. Desde luego si no fuera así yo no estaría enamorado del buen cine, y hoy no estaría escribiendo estas lineas. Lo que si tengo dudas es si volverán a aparecer actrices tan maravillosas como Audrey Hepburn, o actores con el gran carisma de por ejemplo Gregory Peck o Cary Grant. Si los encuentro lo diré ja,ja,ja.

      Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  15. Una vez más, una entrada marvillosa donde se nota, y mucho, la pasión por el cine. Sobre "Vacaciones en Roma" solo diré que la ví hace muchísimos años, cuando el cine me interesaba mucho menos, así que he decidido que la buscaré, y volveré a revisionarla, a ver si me apasiono tanto como vosotros.

    Saludos,
    HemosVisto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La pasión por el cine es lo que nos une un poco a todos en este espacio, y como no en el vuestro que es un ejemplo en reseñar cine de estreno, y recuperar películas que fueron rodadas con anterioridad. espero que disfrutéis si os cruzáis con Vacaciones en Roma. Saludos, y gracias por el comentario.

      Eliminar
  16. Una gran película y una gran entrada
    💋

    ResponderEliminar
  17. Una entrada encantadora, que nos recuerda a dos grandes del cine americano y una peli deliciosa, rodada en una de mis ciudades favoritas.
    Audrey siempre me gustó mucho, vi unas cuantas películas interpretadas por ella: Desayuno en Tiffany, Charada, Historia de una monja, Espera en la oscuridad y alguna otra que ahora no recuerdo.
    Felicitaciones por la reseña, Miguel y María, tan simpática y al mismo tiempo con información interesante como que la idea original fue de Dalton Trumbo.
    Un enorme abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Mirella, imaginaba que por el contexto geográfico, y por las interpretaciones Vacaciones en Roma sería una película de tu agrado. Yo he visto también mucho cine en el que participó Audrey, y de hecho en su día reseñé Desayuno con diamantes (título en español) en la que está esplendida, y además me parece una película perfecta.
      Mil gracias por pasarte, y un fuerte abrazo.

      Eliminar
  18. Hola Miguel .La vi en su momento y me encantó.Siempre es un placer volver a ver a Audrey Hepburn. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Betty. Ciertamente es muy placentero volver a ver las películas de Audrey. Un abrazo de regreso.

      Eliminar
  19. Hola.Recordar esta película ha sido un placer, como una "delicatessen" elegante, sencilla y con un estilo que pareciendo fácil es todo lo contrario, dificil de conseguir.
    El tema que trata "La jaula de oro", esta reflejado a la perfección y nos sitúa fácilmente en el momento donde se desata la tormenta, reuniendo a dos personajes con intereses muy diferentes y que acompañados de la famosa Vespa y la ciudad de Roma, cruzan sus vidas y nos regalan esta obra maravillosa. Un saludo para ambos, no conocía a Maria ni su obra, así que, deberes pendientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Maria Rosa, si algo hay difícil en el cine es conseguir esa sencillez y naturalidad de la que hablas. Creo que esa era la mejor cualidad de Audrey Hepburn, y que William Wyler supo entender a las mil maravillas.

      Vacaciones en Roma es un buen ejemplo de inmortalizar una ciudad a través de la cinematografía. Me alegro que hayas disfrutado de la entrada, y de que hayas conocido también a María.

      Un abrazo.

      Eliminar
  20. Hola Miguel, que reseña tan jugosa y encantadora. Felicidades para María Delgado por la buena quimica que conjugaron ambos, lo tuyo ya es reiterativo, eres genial haciendo reseñas, haces que veamos parte de la pelicula al leerte.

    Creo que no he visto peliculas de ella, de Peck si que he visto alguna.

    Como sea, es un buen momento para verla, nunca es tarde si la dicha es buena, ja, ja.

    Gracias por lo bien que la pasé leyendo, besos para los dos, no te quedes los de Maria Delgado, tambien hay uno para tu niña Maria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia, mil gracias por todo lo que comentas de la reseña. La verdad es que todo el mérito es para María Delgado, y la luz que ella ha puesto al texto.

      Vacaciones en Roma, Sabrina o Desayuno con Diamantes son tres buenas películas, muy buenas, por si te interesa ver algo de Audrey Hepburn. Desde luego que nunca es tarde, si la dicha es buena :)

      Besos recibidos, y reenviados de regreso para ti con mucho cariño.

      Eliminar
  21. Una de esas cintas ideales para ver en la sobremesa (al igual que los western).....plácida, elegante, alegre, luminosa,,,,una maravilla.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Víctor, que buenos adjetivos para una película como bien dices tan luminosa. Un gran saludo.

      Eliminar
  22. Me llama mucho la atencion, la vere mas adelante, saludos!

    ResponderEliminar
  23. Miguel qué deliciosa entrada y qué fantástica película. Felicidades por esta reseña a cuatro manos os ha quedado muy bien.
    Desde luego creo que Audrey es la actriz de esta película, es imposible que su dulzura, su ingenuidad y ternura van perfectas para la película. A mi es una actriz que me parece de lo más expresiva y que su sola mirada ya te cuenta.
    Y me han entrado muchas ganas de volver a verla.
    Besos y hasta prontito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Conxita,

      La película es fantástica, y de alguna manera demuestra que hay un talento innato en algunos actores o actrices como es el caso de Audrey. La expresividad de esta actriz es algo que difícilmente se pueda aprender en ninguna escuela de interpretación.

      Besos, y a disfrutar del verano.

      Eliminar
  24. Hola Miguel, estoy de vuelta luego de bastante tiempo, buscare la peli y la veré a mi me encantan las películas antiguas, un abrazo de corazón :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty, pues seguro que la disfrutas de lo lindo. Me alegro de volver a leerte. Un fuerte abrazo.

      Eliminar