miércoles, 19 de febrero de 2020

Manhattan sin salida: cacería humana


Manhattan sin salida dirigida por Brian Kirk llega a las salas de cine en España el próximo día 21 de febrero. El filme es un thriller policial con el que el cineasta irlandés salta a la gran pantalla tras una prolífica carrera en televisión (‘Juego de tronos’, Broadwalk Empire’, ‘Penny Dreadful’).

🚓🚓🚓🚓🚓 

La historia: Davis (Chadwick Boseman) es un policía de Nueva York al que se le asigna el caso de ocho compañeros que acaban de morir a manos de unos ladrones. Con la ayuda de su compañera Frankie (Sienna Miller), diseña el plan desesperado pero ingenioso de cerrar Manhattan, para que él y su equipo puedan atrapar a los dos delincuentes que ya han sido identificados como los autores del crimen. 


La crítica: Si en Underwater lo primero que llamaba la atención era su pésima fotografía nocturna, en Manhattan sin salida nos encontramos ante una especie de redención con la perfecta iluminación nocturna llevada a cabo por Paul Cameron. Sin embargo, y aunque esto sea anecdótico, la orgía de crímenes traductores ha vuelto a reaparecer. Hemos pasado del "21 bridges" original (21 puentes), al "Nueva York sin salida" usado en Hispanoamérica. En España y en otro dramático giro final se ha bautizado como Manhattan sin salida. Mola ser traductor de cine. Y lo paradójico del caso es que el título que más se aproxima a lo que sucede en el filme es precisamente este último. El mayor problema es que tenemos una misma película con tres títulos distintos con la confusión que esto conlleva para el espectador. Esto es lo que hay y no va a cambiar. 

La película comienza de una manera trepidante cuando el agente Davis espeta: "Hay 21 puentes para entrar y salir de Manhattan. Cerradlos. Tres ríos. Cerradlos. Cuatro túneles. Bloqueadlos. Detened todos los trenes que salgan de la isla. Y revisad los metros. Luego, inundaremos la isla con policías". Con este diálogo el guionista ya ha cumplido la función de crear una premisa sencilla y fácil de entender con la que enganchar al espectador. Buena presentación, buena fotografía...pero, ¿hay película? 

Como diría mi padre, Manhattan sin salida es una película de tiros. De muchos tiros diría yo. El caso es que la clásica premisa del gato en busca del ratón sigue funcionando y más en una urbe tan cinematográfica como es Nueva York. En el filme se cumple a la perfección la definición de "ciudad narrativa" como nos explicaba la profesora Gloria Camarero en la última entrevista que concedió a Cine y críticas marcianas. Es decir, aquella cuyas calles, plazas, puentes y edificaciones más o menos reconocidas y reconocibles no sólo aparecen en el filme, sino que se integran en el relato cinematográfico y se convierten en un personaje más de la trama para ser signo y significado de la acción.

No hablamos en ningún caso de una gran película -más bien es mediocre o predecible en su narrativa- pero sin embargo su gran factura técnica y el buen uso de los recursos cinematográficos hacen de Manhattan sin salida un filme entretenido y resultón. 


Tras su éxito con Black Panther, el actor estadounidense Chadwick Boseman carga con el mayor peso del reparto en una interpretación seca pero brillante. Recuerda de alguna manera a Denzel Whasington y podría asumir su relevo entre los actores más cotizados de raza negra. Su personaje se centra en la línea, a veces delgada, que existe entre la policía y el delincuente, que cobra vida mediante personajes con matices no lineales. Davis comienza su búsqueda imparable en modo cazador, pero a medida que se acerca a su víctima y comienza a comprender el contexto de sus acciones, experimenta una evolución sorprendente.

Le acompaña en el reparto una muy inexpresiva Sienna Miller (American Woman) que me recuerda en versión femenina al actor español Quim Gutiérrez. O sea, algo parecido al encuentro con un funcionario de hacienda a las 8 de la mañana de un lunes. Su personaje es el de la típica policía abnegada y que parece ocultar un oscuro pasado según avanza el muy bien ajustado metraje del filme. 

Por último, mencionar a Taylor Kitsch y Stephan James que interpretan, respectivamente, a Ray y Michael, amigos cercanos y ladrones de poca monta cuyo último atraco desencadena la persecución masiva después de tropezar con un enorme alijo de cocaína, y de matar a varios policías durante su fuga como comentaba en la sinopsis. 


La ciudad de Nueva York o mejor dicho, la noche neoyorkina queda recogida en la Grand Central Station, Chinatown, Brooklyn, Meatpacking, la Primera y Tercera Avenida, los puentes de Brooklyn y Manhattan y las calles de los estudios Silver Cup en Queens. Otros aspectos adicionales destacados del diseño del set incluyeron la creación de un callejón Chinatown de Nueva York repleto de letreros de neón, contenedores de basura, alambre de púas y graffitis, y un depósito de carne en Kissin Meats.

En conclusión, Manhattan sin salida me ha parecido un filme aceptable pero que no consigue la emoción necesaria para acabar de involucrar al espectador en su desarrollo. En el fondo de la historia subyace esa idea o esa lucha entre el bien y el mal en la que el cineasta si acierta. Ahí es donde encuentra una escala de grises morales que se acomoda mejor con lo que sucede en la vida real de las personas. Con ello, Brian Kirk otorga un punto de credibilidad a la narrativa expuesta. 

Nota: 6/10.


Nacionalidad: Estados Unidos.

Dirección: Brian Kirk

Guion: Adam Mervis

Música: Henry Jackman

Fotografía: Paul Cameron

Duración: 99 minutos

Reparto: Chadwick Boseman,
Sienna Miller, Taylor Kitsch,
J.K. Simmons, Stephan James, 
Keith David, Victoria Cartagena

viernes, 14 de febrero de 2020

El arte del cortometraje en San Valentín: Almas gemelas


¡¡Feliz San Valentín?? No digo nada y lo digo todo 😂😂😂

"Cuenta una antigua leyenda que las almas gemelas son antiguos amantes a los que no se les permitió en vida dar fruto a su amor. Cuentan que sus almas siguen vagando por el mundo, saltando de cuerpo en cuerpo, generación tras generación, siglo tras siglo, con la esperanza de volver a encontrarse  y por fin cumplir su destino. Juntos..."

💘💘💘💘💘

Narrado en off, y con este comienzo tan poético, este pequeño cortometraje dirigido por Álex Vallejo, consigue en poco más de tres minutos emocionar, divertir, y sorprendernos con...

Os dejo con una nueva entrega de: El arte del cortometraje.

Año: 2014

Nacionalidad: España.

Título: Almas gemelas

Categoría: Cortos de Cine (Acción real)

Género: Drama, Romance.

Dirección: Alex Vallejo

Guión: Alex Vallejo

Reparto: Adrián Campos, Paula Saiz.

 

domingo, 9 de febrero de 2020

Marta Larralde: "Me gustan los personajes con carácter y que se meten en líos"


Hoy recibimos en Cine y criticas marcianas a la actriz española Marta Larralde. La intérprete ha sido noticia tras el estreno en Telecinco de la segunda temporada de la serie "Vivir sin Permiso". Dicha serie obtuvo en su primera temporada un enorme éxito de audiencia televisiva en España y se puede ver también en Netflix junto a la segunda y última temporada.

En esta segunda temporada, ya en emisión, Marta Larralde se incorpora e interpreta a la jueza Marina Cambeiro. Su misión es detener y desentrañar toda la trama criminal organizada por "Nemo" Bandeira (José Coronado).

Marta Larralde (Vigo, 1981) es una reconocida actriz española de televisión, cine y teatro. La actriz se formó como realizadora y comenzó trabajando detrás de la cámara como guionista y ayudante de dirección. Pronto, decidió dar el paso y tras su formación como actriz durante cuatro años en el Estudio de Actores Juan Carlos Corazza, dio el salto a la gran pantalla. En cine la hemos visto en Lena, León y Olvido y en La playa de los ahogados de Gerardo Herrero entre otros largometrajes.

En teatro ha participado en importantes obras como El zoológico de cristal, El flautista de Hamelín, dirigida por Manuel Camba o en Aquelarre. Las series siempre han formado parte de su vida como interprete y ha participado de manera destacada en Hospital Central, Gran Hotel, Fariña y ahora en Vivir sin Permiso de la que nos hablara a continuación. También repasaremos sus sueños como actriz y su visión del mundo de la interpretación. Cerraremos la entrevista con el tradicional test personal de gustos cinematográficos.


Hola, Marta. En enero se ha estrenado en Telecinco la segunda temporada de la exitosa serie “Vivir sin permiso”. ¿Cómo llegó el papel de Marina Cambeiro hasta tus manos y qué te interesó de él?

Este papel llegó hasta mí por medio de un casting que realicé de manera presencial. Esto es algo habitual en la carrera de los actores. Aunque está vez fue algo muy especial pues la serie iba a ser rodada en Galicia y yo soy de allí. Así que como buena gallega me encanta trabajar en mi tierra. Todo eso supuso un plus en mi interés en el personaje de Marina. También me interesó compartir plató de rodaje con grandes actores como son José Coronado, Alex Gónzalez o Pilar Castro. Fue una gran oportunidad porque sabía que iba a aprender sí o sí.

¿Cómo ha sido meterse en la piel de una jueza y cuanto de juez hay en Marta Larralde?

Marina es un personaje que ejerce un poder, pero un poder desde la tranquilidad y desde el respeto. Es un personaje honesto y seguro de si mismo. Ella tiene sus objetivos muy claros y ha sido muy especial meterse en la piel de ella. Marina Cambeiro es una mujer en un mundo de hombres que llega para cambiar las cosas. Me gustan los personajes con carácter y que se meten en líos.

Texto y fotos: Miguel Pina

Respecto a la la segunda pregunta yo de jueza tengo poco la verdad -risas-. Procuro no emitir juicios de valor. Me parece muy complicado eso de juzgar quien tiene la razón. Hay una frase que me encanta y es la siguiente: "Existe tu verdad, existe mi verdad, y existe la verdad".

¿Qué ha significado para ti la participación en una serie tan exitosa con es "Vivir sin permiso? ¿Habrá tercera temporada?

En primer lugar un punto muy favorable en mi carrera. Ha sido un trabajo en el que he aprendido mucho y una oportunidad de trabajar junto a grandes actores carismáticos. No sé lo que me deparará "Vivir sin permiso", pero me ha permitido seguir evolucionando como actriz. En definitiva, es un paso más en mi carrera como actriz. Ojalá me sirva para que ofrezcan nuevos personajes en los que seguir creciendo como interprete. Respecto a la tercera temporada no la habrá. Con estos diez capítulos se da por concluida la serie. El final de "Vivir sin permiso" será bastante potente

¿En qué momento de tu vida decidiste ser actriz?

Yo estudié Imagen y Sonido en la escuela del mismo nombre de Vigo. Al principio me gustaba mucho la parte técnica y lo que quería ser es regidora de televisión o realizadora. Estudié Realización, hice mis prácticas en la Televisión de Galicia y me encantó la experiencia. Pero entre el primer y el segundo curso de mis estudios vinieron a hacer una película a Vigo. Necesitaban a una actriz protagonista. Buscaban un perfil parecido al que yo tenía por edad y contexto geográfico. Así que decidí presentarme al casting aunque fuera como meritoria. El director vio algo en mí que le gustó y tras hacerme varias pruebas me dio el personaje protagonista. Hablo de la película "Lena".


A partir de ahí me enganché y me picó el gusanillo de la interpretación. Tras acabar mis estudios, hice prácticas en "Los lunes al sol" como auxiliar de dirección y aprendí mucho de Luis Tosar y Javier Bardem que eran los protagonistas. De hecho, Bardem me decía: "Tú tienes que ser actriz, déjate de auxiliar de dirección" -risas-. Pues así fue, me fui para Madrid y completé mi formación en otras escuelas de teatro. También me formé en el Estudio de Actores Juan Carlos Corazza a la vez que iba trabajando. Y de ahí, hasta ahora que me dedico a la interpretación que es lo que más me gusta.

¿En qué consisten los cursos que impartes llamados "Actor en el set de rodaje"?

Es una invitación que me hicieron de parte de AM Actores Vigo. Yo por mis estudios en Imagen y Sonido controlo en buena parte la técnica del actor y sus movimientos en el set de rodaje. A veces la falta de conocimiento de los actores noveles dificulta el buen hacer de todo el equipo. Y es que en las escuelas de interpretación no se enseña tanto la parte técnica. Es importante saber las marcas, los saltos de eje, no pisar -en los diálogos a los otros actores-. En definitiva con este proyecto trato de ayudar a los que comienzan en la interpretación. El mundo del actor es una carrera de fondo. Hay que poner mucha ilusión y amor para dedicarse a esta profesión.

Has realizado en tu carrera profesional, y con éxito, cine, televisión o teatro. ¿Has realizado y alguna incursión en la dirección cinematográfica o teatral, y si no es así te lo has planteado en alguna ocasión?

Me gustaría realizar alguna incursión en la dirección teatral. De hecho, tengo algún texto que en mi tiempo libre lo voy adaptando para algún día dirigirlo. Dirigir cine me apetece menos. Sin embargo, hago cortos como actriz en gran cantidad.


¿Cómo ves el auge que están viviendo las series a nivel nacional e internacional?

Lo primero que observo es que la gente se queda más en casa. Con las nuevas plataformas se facilita mucho el visionado de series. De repente hay como una especie de fiebre por las series. Y vienen bien pues al llegar por la noche a casa la gente se ve un capítulo y al día siguiente puede continuar. Hay series hoy en día que son buenísimas.

¿Qué ha supuesto la irrupción de Netflix para las personas que trabajáis en el sector audiovisual?

Pues por ejemplo actores que han trabajado en series de mucho éxito como "En la casa de papel" han podido constatar este éxito. En mi caso, tengo que reconocer que me escribe mucha gente de otros países felicitándome por mis trabajos en "Gran Hotel" o en "Fariña". La difusión internacional ya sea por Netflix o por otros medios es muy importante para los actores. Ahora hay mucha gente trabajando también entre los técnicos. Es estupendo.

La película León y Olvido supuso un gran reconocimiento para tu compañero de reparto Guillem Jiménez que fue el primer actor con síndrome de Down en obtener un justo reconocimiento. ¿Qué supuso esa experiencia para ti en la que también obtuviste un gran reconocimiento por tu papel?

Cuando me llegó el guion de León y Olvido me encantó. También sentí respeto y miedo porque nunca había tenido la fortuna de trabajar con personas con síndrome de Down. Pero en cuanto conocí a Guillem se me fueron todos mis miedos. Me pareció un ser de luz y de bondad. Fue maravilloso y muy fácil trabajar a su lado. Puedo decir que ha sido de los mejores compañeros que he tenido en esta profesión. Él y yo seguimos siendo amigos.

¿Para cuándo se espera el estreno de la segunda parte llamada "Olvido y León"?

Pues quince años después del rodaje fue cuando me llamó Xavier Bermúdez diciéndome que tenía el guion de "Olvido y León". No es exactamente una segunda parte del filme. La película es como un trozo más en la vida de estos personajes y el público la podrá disfrutar sin tener que haber visto la película original. Está previsto su estreno a lo largo de este año 2020. Este rodaje ha sido todo un reto para mí. También para Guillem.


TEST PERSONAL

Tu película preferida de todos los tiempos

Blade Runner

Tu película preferida española 

¿Quién puede matar a un niño? dirigida por Narciso Ibáñez Serrador

Tu director de cine favorito

Michael Haneke, Antonio Hernández, Mariano Barroso...muchos.

Tu actor favorito

Al Pacino, Eduard Fernández, Morris

Tu actriz favorita

Adriana Ozores

La sala de cine qué más frecuentas

El Pequeño Cine Estudio y el Golem en Madrid

Un libro que te gustaría recomendar

Romancero Gitano de Lorca

Tu plato de comida preferido

La lasaña de mi madre -risas-

Una ciudad para vivir

San Francisco o Vigo

Una ciudad por conocer

Kingston en Jamaica

Una ilusión por cumplir

Tener una caravana y viajar por el mundo


Esta entrevista se ha realizado presencialmente en el Café Mur de Madrid al que agradecemos la cesión de sus instalaciones para la sesión fotográfica. La puedes leer también con distinto formato y fotografías en Cinemagavia

El vídeo es por cortesía de LaCajadMúsica TV



OTRAS ENTREVISTAS EN CINE Y CRÍTICAS MARCIANAS:

Víctor Matellano, director de cine: enlace


José Dueso, escritor y cinéfilo: enlace


Lee Cronin, director de Bosque Maldito: enlace

martes, 4 de febrero de 2020

Underwater: misterio en el abismo marino


La valía de un hombre se mide por la cuantía de soledad que le es posible soportar. -Friedrich Nietzsche.

La ingeniera Norah Price (Kristen Stewart) se convierte en la líder de facto de un grupo de supervivientes después de que un desastre natural los golpee y los obligue a huir de la plataforma minera donde han estado viviendo. A 8.000 metros de profundidad, el grupo lucha por encontrar una forma de contactar con la superficie con la esperanza de que los rescaten. Pero no tardan en comprender que una peligrosa marcha por el fondo del mar podría ser su única forma de sobrevivir. Aterrorizados, Norah y el grupo empiezan a asumir que también se enfrentan a un tipo de amenaza muy diferente. Una amenaza biológica con siglos de existencia desconocida que vive en las profundidades más oscuras. De repente, las posibilidades de escapar se vuelven aún más remotas.


Underwater, mira siempre de reojo a Abyss de James Cameron. La cinta parte como una ambicioso proyecto en el que se mezclan los géneros de la ciencia-ficción, del terror y del clásico cine de aventuras.

William Eubank fue seleccionado para dirigir la producción. Después de su debut en la película independiente Love, el escritor, director y cinematógrafo triunfó con su segundo largometraje llamado: "La señal". Este, era un siniestro thriller de ciencia ficción que causó un gran impacto cuando se estrenó en el Festival de Cine de Sundance de 2014.

Underwater parte con un hándicap de salida muy importante. Su oscura fotografía -muy oscura- en tonos verdosos dificultan el visionado de lo que está sucediendo en pantalla. Justificar el terror o el suspense mediante este barato ardid puede resultar exasperante para el espectador. La narrativa, sin embargo, es fluida y la escalada del miedo se produce de manera orgánica y estructurada. 

La claustrofobia buscada por el cineasta se hace presente desde el comienzo del filme. Es de esta manera como empatizamos con la tripulación de la expedición minera Kepler. La misión era compleja: treinta días confinados en los estrechos pasillos de una plataforma submarina construida para soportar las enormes presiones de las perforaciones que se realizan en el fondo del mar. Pero cuando se produce un terrible maremoto, las alarmas se disparan cuando torrentes de agua destruyen y anegan la estructura de hormigón armado. Comienza una desesperada huida -narrada con precisión- de la tripulación que trata de llegar por el lecho marino hasta una lejana plataforma abandonada. Allí, si llegan, tratarían de usar las cápsulas submarinas de rescate para salir con vida a la superficie marina. Hubiera sido un detalle que la narrativa expresada se hubiera podido visionar con un mínimo de calidad. 

La parte más positiva de Underwater es que el suspense siempre va de menos a más. La música del compositor Marco Beltrami ayuda con fuerza a ello. Observamos como el peligroso viaje se vuelve aún más arriesgado cuando empiezan a sospechar que no están solos bajo las olas. Algo les sigue de cerca y está listo para atacar en cualquier momento. El espectador se involucra. La tripulación esta atrapada en un peligrosa persecución de un misterioso depredador submarino. La cinta deja a la imaginación de espectador si el ente que les persigue es de origen extraterrestre o forma parte de la fauna de las profundidades marinas. 


Kristen Stewart carga con todo el peso del reparto de una manera ágil y muy trabajada. Ya no es la indolente actriz adolescente que tanta división causaba entre el público. En Café Society del maestro Woody Allen ya demostró que era una actriz con variedad de registros. En Underwater, que como película es bastante mediocre, la exigencia física del papel requería que la actriz se sometiera a un entrenamiento muy duro. Además, fue la propia Stewart la que decidió raparse el cabello y teñirse de rubio. Su aspecto y su interpretación son contundentes. De hecho, es lo que salva a la cinta del naufragio submarino. Poco o nada que destacar en el resto del reparto. Si acaso mencionar al veterano actor francés Vincent Cassel. Interpreta a Lucien que es el capitán de la Estación Kepler y que acompaña a Norah en esta terrible situación. Se trata de un buen conocedor del terreno y que está decidido a salvar la vida de todos sus compañeros. El cineasta con estos dos personajes pone en valor la experiencia de los más veteranos con el arrojo de los más jovenes. Con ello, trata de involucrar a públicos con diferentes franjas de edad.


En la parte técnica de Underwater, Naaman Marshall hace un buen trabajo en el diseño de producción. Marshall logra estructurar de manera adecuada los entornos inmersivos que ayudan a transportar al espectador a los espacios reducidos en los que se desarrolla la historia. Los efectos visuales destacan en la creación de las terroríficas criaturas marinas que acosan a la tripulación. Pero todo este buen trabajo queda parcialmente anulado por la deficiente fotografía de Bojan Bazelli. 

Underwater juega a ser una especie de tratado en contra de la explotación de los fondos marinos. Si bien, entonces, su mensaje puede ser solido, su narrativa es demasiado previsible para un filme que intenta hacer del suspense su principal baza narrativa. Al menos, eso sí, su final es esclarecedor y deja atados todos los cabos sueltos en un guion bien resuelto pero tan simple como el cerebro de Donald Trump.

Nota: 5/10.


Nacionalidad:
Estados Unidos

Dirección: William Eubank

Guion: Brian Duffield

Música: Marco Beltrami

Fotografía: Bojan Bazelli

Duración: 95 minutos

Estreno EE UU: 10/01/2020

Estreno España: 31/01/2020.

Reparto: Kristen Stewart,
Vincent Cassel, Jessica Henwick
T.J. Miller, John Gallagher Jr.