viernes, 8 de marzo de 2019

¡Qué maravilloso es el cine! Un lugar en el sol (A Place in the Sun)


Te quiero. Te quiero desde el primer momento en que te vi. Te quise incluso antes de verte por primera vez. - George Eastman (Montgomery Clift), en A Place in the Sun (1951).

El 17 de diciembre de 1925 el escritor estadounidense Theodore Dreiser publicaba la novela Una tragedia americana, basada en los truculentos hechos acaecidos en el verano de 1906 en un centro vacacional del estado de Nueva York. El libro está considerado por la revista Time como una de las 100 mejores novelas escritas en inglés desde aquel entonces. Después vendrían diversas adaptaciones tanto teatrales como cinematográficas, hasta que en el año 1951 el cineasta George Stevens (Gigante, El diario de Ana Frank) y Paramount Pictures, se unieron para llevarla al cine en uno de los mejores melodramas de la década de los 50 del siglo pasado.

La producción fue galardonada con seis Oscars de la Academia que fueron para el director, guión, fotografía, música, montaje y vestuario.


La historia nos cuenta la vida de George Eastman (Montgomery Clift), que es un joven desempleado y de orígenes muy humildes que entra en contacto con su tío Charles Eastman (Herbert Heyes), que es un poderoso empresario que la da la oportunidad de trabajar en su fábrica principal. Una vez que consigue adaptarse a su nueva vida, George, comienza un romance con su humilde compañera de trabajo Alice (Shelly Winters), a la que deja embarazada de un hijo no deseado. Pero en el transcurso de esta complicada situación, el joven conoce a una deslumbrante muchacha de la alta sociedad estadounidense llamada Ángela Vickens (Elizabeth Taylor), de la que queda completamente enamorado. A partir de ese momento, tendrá que enfrentarse al dilema moral de elegir entre su primer amor u ocupar un lugar en el sol junto a la chica de sus sueños.

La estructura de la filmación está divida en tres actos que coinciden de una manera bastante lógica con la clásica presentación de personajes, el posterior nudo dramático de la historia y un desenlace bien justificado por un buen libreto que se ajusta a lo que el novelista quiso transmitir con la historia propuesta. Aunque esto parezca una obviedad, en el cine de actualidad las estructuras narrativas en demasiadas ocasiones han dejado de existir o caen en picado de mitad de producción en adelante. Es por eso que George Stevens, da una lección de cinematografía clásica de un manera sencilla y eficaz.

La cinta se podría encuadrar en el buen melodrama americano que se aparta del mero producto lacrimógeno, para apoyarse en el cine negro tradicional que acentúa la atmósfera opresiva conseguida en la filmación. Todo ello es amplificado, que no opacado, por una excelente música de Frantz Waxman al servicio de la narrativa.


La producción cuenta con secuencias para el recuerdo como la que vemos en la imagen superior y en la que fácilmente comprobamos el porqué del Oscar al mejor diseño de vestuario. De hecho, este vestido usado por la estrella estadounidense, causó furor en la población femenina americana haciéndose miles de réplicas que se agotaban en minutos. El fin de la Segunda Guerra Mundial también predisponía a la sociedad americana (Hollywood incluido), a evadirse con las estrellas de cine y a buscar su reflejo en la moda, las revistas o en las mismas películas.

En esta mítica secuencia, encontramos al personaje de George Eastman jugando al billar en solitario mientras es admirado por la joven Ángela Vickens. De alguna manera, Woody Allen rindió tributo a esta escena en su Match point, tratando de emular la misma tensión sexual que implicaba el encuentro de Scarlett Johansson y Jonathan Rhys-Meyers. Si en Un lugar en el sol era la mesa de billar la que se interponía entre sus protoganistas, en Match Point se lograba el mismo efecto narrativo a través de una mesa de ping-pong. De hecho, la cinta del año 2005 del director de Manhattan, bebe de la misma fuente que Un lugar en el sol, y se centra en el ascenso en la posición social del protagonista masculino.


Montgomery Clift se acercaba en el momento del rodaje a la treintena y se encontraba en un momento muy dulce en su profesión. Era un actor con gran atractivo, y que transmitía con su triste mirada, una humanidad que le llevó a gozar de los mejores papeles que la industria de Hollywood le brindó hasta su temprana muerte a los 45 años. El primer plano de su rostro en la secuencia final de la película reseñada hoy, demuestra que hay expresiones que son innatas y que no se pueden aprender en ninguna escuela de cine. Sin embargo, a Elizabeth Taylor este papel le llegó cuando contaba con solo 17 años y era una actriz en formación. Pero lejos de amilanarse ante la estrella masculina, la presencia de la bellísima actriz cobró fuerza gracias a la dirección de George Stevens, que la otorgó la confianza suficiente para que en su primer papel importante brillara con luz propia. Por otro lado y para completar el reparto, nos encontramos con una excelente actuación de Shelly Winters que consiguió con una nominación al Oscar que sus compañeros no lograron.


A Place in the Sun es principalmente la representación de un contraste entre dos mundos opuestos y representados en la escala social que ocupa cada personaje.

En el fondo de la historia apreciamos la clásica lucha de clases entre las élites empresariales y el mundo obrero que lógicamente también existía en los Estados Unidos. Pero la película también nos habla del amor y en este caso en dos tiempos o en dos romances paralelos. La historia es cadenciosa en su presentación con besos en el cine, besos en el coche o besos en el porche de dos humildes almas perdidas que se encuentran casi sin querer. Un romance clásico que es interrumpido cuando nuestro protagonista masculino es cegado por el sol en una evolución del personaje realmente sorprendente y que busca la reflexión en torno al egoísmo, la irresponsabilidad o la redención. De alguna manera, la historia gira en torno al sentido de la propiedad que algunas personas ejercen sobre otras.

En otros momentos y de manera más solapada, la historia introduce un tema tan complejo como es el aborto que casi 70 años después sigue generando debate en un bucle aún sin resolver. Es por ello y por alguna cosa más, que dejo ya en manos de quien no hay visionado este clásico las valoraciones y dilemas morales que se plantean en la narrativa expuesta. Solo añadir una pequeña reflexión final puesta en los labios de Elizabeth Taylor que pronuncia una frase mítica en la historia del cine: "hemos pasado la mayor parte de nuestro tiempo diciéndonos adiós". Y así, de una manera circular, es como volvemos a la cita inicial en la que Montgomery Clift decía: "Te quiero. Te quiero desde el primer momento en que te vi. Te quise incluso antes de verte por primera vez".


36 comentarios

  1. Una belleza de película!!. Creo que la he visto un mínimo de cinco veces.

    Para mí, es una de las grandes inolvidables. Montgomery Clift me gustaba mucho. Tenía una preciosa mirada.

    Lástima que, por culpa de un accidente, su expresión quedase un poquito diferente.

    Y también una pena su pérdida siendo aún tan joven.

    Desde esta película, Elizabeth Taylor se convirtió en una de sus mejores amigas.

    Su accidente ocurrió precisamente cuando rodaban "El árbol de la vida".

    Os has recordado una película de grandes recuerdos para mí.

    Un beso. Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno Amalia, 5 veces. Bueno yo te puedo decir que he visto películas más diez veces y no me canso de hacerlo. Cuando algo gusta hay que saborearlo más de una vez.

      James Dean, Montgomery Clift, Marilyn Monroe......una pena esas y otras desapariciones a unas edades tan tempanas.

      Bonito el detalle que apuntas de la amistad entre la pareja protagonista. Ambos rodajes guardan un rico anecdotario.

      Un beso, gracis por tu comentario y feliz fin de semana.

      Eliminar
  2. no la conocía y la verdad qe la trama resulta muy interesante... el amor como siempre funciona en todos los niveles... me asombró lo de Woody Allen pero no me extraña porque su cine está lleno de referencias pasados por su propia visión...

    y también está bueno esto de que reseñes películas antiguas o clásicas... saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola JLO, la trama que he querido dejar viva para aquellos que no hayáis visto la película, cobra un sentido sórdido, policial y truculento, que le hace aún más interesante en relación a los romances que está manteniendo el protagonista masculino.

      Aunque con el cine de estreno, apenas tengo tiempo para reseñas de cine clásico de vez en cuando me encanta recordar películas antiguas. Saludos y gracias por pasarte.

      Eliminar
  3. Maravillosa película, aunque al que le tiene fascinado es a mi marido. La escena del bote en el lago, le impresiona de tal forma que llora solo de recordarla (él es el llorón de la familia).
    "Macht Point", es para mí una de las mejores películas de Woody Allen, pero no sabía de ese homenaje a la película de George Stevens.
    Precioso e interesante recuerdo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que la escena en el lago es sobrecogedora y es ahí cuando se alcanza el clímax de la película. Pero bueno no me quiero extender en el suceso para aquellos que aún no hayan visto el filme. Yo como tu marido me hincho a llorar en el cine, a veces también de los malos que son algunos estrenos, ja,ja, ja. Respecto al homenaje de Woody Allen es una idea de cosecha propia tras una investigación entre las secuencias destacadas y el entorno de ambas argumentaciones. Digamos que es una teorización personal pero no creo que se aleje de la realidad sea a propósito o puramente casual.
      "Macht Point" es mi película preferida de Allen.
      Gracias por tus palabras finales.
      Besos.

      Eliminar
  4. La recuerdo perfectamente Miguel, y lo que me más me gusta de esa película es que fue rodada en blanco y negro porqué Stevens consideraba al Technicolor poco apropiado para esta historia y la banda sonora. Que bueno que la hayas recordado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego por estar enmarcada la cinta en el cine negro, además de en el romance melodramático, el blanco y negro era imprescindible para acometer la filmación. Es una película con muchos matices y que va a sorprender a muchos que aún no la hayan visto y solo esperen una historia de amor ;-). Los sucesos son muy fuertes. Abrazos Norte.

      Eliminar
  5. una pelicula de culto donde Woody Allen puso su guinda final en una excelente cinta , Mongomorit Clif soberbia au actuacion y en la esencia un cine para disfrutar como he hecho con Miguel con tu critica de la pelicula ,datos y informes que dan vida al espectador que la renueva en su cabeza,enhorabuena y un fuerte abrazo .jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Ramón, es una película algo olvidada y que merece la pena ser revisitada. De alguna manera la temática con cambios en los roles de los personajes tiene esa semejanza con la "Macht Point" del maestro Allen. Un fuerte abrazo y gracias siempre por tu presencia.

      Eliminar
  6. Esta no la vi y ya con tu reseña me entusiasmé para buscarla. Aquí el título es "Ambiciones que matan". La que sí vi con el mismo binomio es la tremenda "De repente en el verano".
    Me pareció muy interesante enterarme de que Woody Allen se basó en esta película para la escena que describes. Match Point, otra peli excelente.
    Nos dejaste una encantadora reseña, impecable, como siempre.
    Un gran abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Ambiciones que matan" ja,ja,ja, como siempre los traductores haciendo de las suyas. A ver si llega el día en que dejan en paz a los pobres títulos originales. "De repente en el verano", la recuerdo vagamente y voy a volver a verla para ponerme al día. Respecto al homenaje de Woody Allen es una idea de cosecha propia tras una investigación entre las secuencias destacadas y el entorno de ambas argumentaciones. Digamos que es una teorización personal pero no creo que se aleje de la realidad sea a propósito o puramente casual.
      Mil gracias por tus cálidas palabras Mirella, un gran abrazo.

      Eliminar
  7. Hola Miguel, que reseña tan encantadora, así que de seguro la pelicula no es para menos. Admiro tu capacidad de encantar y reseñar las peliculas, dejandonos con deseos de verla ya.

    No la he visto ni la conocía, y no son mi plato fuerte este tipo de dramas amorosos (Aunque me fascina "Sabrina", la versión de Harrison Ford, la anterior no la he visto), al leerte me ha parecido interesante y con buen contenido social, sentimental y reflexivo, esta reliquia cinematográfica.

    Si la encuentro en la web, la veré mañana.

    Gracias Miguel y que tengas un agradable fin de semana.

    Abrazos incluidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia, gracias por tus dulces palabras iniciales en tu comentario.

      Respecto a Sabrina a mi me fascina la versión inicial y te diré que "Un lugar en el sol" guarda muchas sorpresasen el entorno negro-criminal que he querido dejar vivas para el disfrute de la argumentación sin reventar la trama.

      Feliz fin de semana con mi cariño y admiración.

      Eliminar
  8. Estupenda reseña de una película que no llegué a ver pero de la que oí hablar mucho, y es que por aquel entonces (hacia los años 60-70, cuando se ponían muchas películas "antiguas" por televisión) Montgomery Clift no era precisamente uno de mis actores favoritos, pues le veía siempre con la misma expresión imperturbable. Visto ahora el trailer no me lo parece tanto y, sin duda, la trama es muy interesante y podría trasladarse perfectamente a la vida actual. Por eso mismo, me extraña que no se haya hecho un remake.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una película que a pesar de sus protagonistas y galardones, ha quedado un poco olvidada y me ha encantado trabajar con ella y que quede ya para siempre en esta sección de Cine y críticas marcianas. Es cierto que hay actores o actrices que puedan resultar algo inexpresivos pero supongo que es cogerles el punto. La trama que he querido dejar muy viva sorprenderá a aquel que no la haya visto. Esta no es solo una peli de besitos, ja,ja,ja. Es fuerte. En cuanto al remake supongo que caerá antes o después, aunque yo prefería que la dejaran tranquilita ;-). Veremos. Un gran abrazo Josep.

      Eliminar
  9. Hola Miguel,
    Siempre que vengo me encuentro con un hermoso regalo cinematográfico. En esta ocasión con un melodrama clásico al estilo teatralizado estructurado en tres actos, imagino que era la vía escapista en la segunda Guerra Mundial aunque durante y posteriormente en los cincuenta este género dió grandes titulos y obras maestras. Me ha encantado que hayas introducido el término lucha de clase entre las élites empresariales y los obreros, creo que en las tres tramas que observo es una apreciación conceptual muy rigurosa, gracias. Me ha encantado leerte. La buscaré y la veré. Una reseña impecable. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marisa.

      Que bonito lo que dices del regalo cinematográfico, eso es muy estimulante para seguir publicando.

      La verdad es que la historia da para mucho: lucha obrera, funcionamiento empresarial, amor, desamor, crimen, pecado, historia de un país, celos, posesión, ambición. Bueno, lo has definido muy bien en tu comentario.

      Un gran abrazo y gracias de nuevo.

      Eliminar
  10. Por tu magnífica reseña saco la conclusión de que se trata de un peliculón en toda regla :) El título me suena mucho pero no creo haberla visto y conozco de sobra a los actores protagonistas; no en vano mi madre era una gran cinéfila en su juventud y, sin quierer, nos ha ido transmitiendo sus admiraciones y conocimientos. Seguro que ella sabe de sobra sobre qué va la peli, con todo lujo de detalles.

    Se me ocurre que sería genial ver este título con ella y, aunque la pobre ve ya bastante poco, seguro que le trae un montón de recuerdos que puede compartir conmigo. Si en su época hubiera habido blogs, seguro que seguiría el tuyo, Miguel :))

    Qué bien se te da encender la llamita de la curiosidad y la admiración por ciertas cintas. Después de leerte ya no puedo dejar de ver "Un lugar en el sol" :))

    ¡¡Un abrazo enorme y feliz finde!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia, efectivamente es una gran película con un título que en principio suena mucho, pero que en parte la trama de la historia es desconocida sobre todo entre las nuevas generaciones de cinéfilos. Y lo que está claro es que los vínculos cinematográficos suelen ser más fuertes cuando nuestros padres fueron amantes del cine. Espero que la disfrutes; porque además como imaginaba que algunas personas o bien no lo hubieran visto o no la recordaran, he querido dejar la parte de la investigación policial/criminal sin tocar.

      Un gran abrazo, gracias y feliz domingo ya.

      Eliminar
  11. Mítica y bellísima película. Un regalo tu reseña.

    ResponderEliminar
  12. Cuantos recuerdos...
    Nostalgia y belleza en tu entrada.
    Que maravilloso es el cine!
    Claro que si, y tus reseñas son "de película"
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Adriana, por películas como esta es por lo que decidí crear la sección de ¡Qué maravilloso es el cine!

      Y desde luego para todos creo que es un placer recordar películas de este tipo.

      Abrazos

      Eliminar
  13. La he visto, seguro, pero hace ya muchos años. Lo que no sabía es que el gran Woody Allen la homenajeaba en su maravillosa "Match point". No voy a tener más remedio que volver a reencontrarme con ese bellezón que era/fue/es Elizabeth Taylor (ya se sabe que las estrellas son inmortales e intemporales).
    Un fuerte abrazo, Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Juan Carlos, gracias por tu visita.

      Respecto al homenaje de Woody Allen es una idea de cosecha propia tras una investigación entre las secuencias destacadas y el entorno de ambas argumentaciones. Digamos que es una teorización personal pero no creo que se aleje de la realidad sea a propósito o puramente casual. En cualquier caso es una hipótesis.

      Elizabeth Taylor estaba preciosa en esta y en otras tantas películas, estoy contigo ;-)

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  14. ¡Hola Miguel! Ahora mismo no recuerdo esta peli con exactitud, pero la he visto seguro. De jovencita me veía todas (y cuando digo TODAS, ES TOOOOOODAS) las pelis de Montgomery Clift y Cary Grant en blanco y negro, me chiflaban. Que tiempos..., a menudo pienso que ya no se hacen pelis como las de antaño. Me ha encantado leerte
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Marian! Estoy contigo ja,ja,ja, por ahí tengo decenas de películas clásicas de Cary Grant, Montgomery Clift, Audrey Hepburn, Ava Gardner, etc, etc, y guardan algo especial. Creo que la percepción que tenemos en que ya no se hacen películas de este tipo, pasa por que en aquella época todo era mucho más inocente, artesanal e incluso natural dentro de lo que eran esas filmaciones.
      Besos y a seguir disfrutando del cine clásico.

      Eliminar
  15. Hola Miguel interesante reseña de un clásico y también esa hipótesis que lanzas de Allen y su Match Pont, genial película. Seguro que el día que Woody Allen aprende castellano y lea tu blog lo confirma. ¿Te imaginas?
    No me extraña nada ese premio al vestuario y es que a veces a los espectadores se nos pasa todo ese trabajo que se crea para ambientar perfectamente las películas y es básico para hacer una buena película, pero de eso tú sabes mucho más.
    Besos

    ResponderEliminar
  16. Hola Conxita, efectivamente la referencia que hago a Match point es una hipótesis después de haber estudiado y visto ambas películas y escenas varias veces. No sé lo que pensaría Woody Allen, ja,ja,ja, pero invitado queda a aclarar si fue solo casualidad o tributo ;-).
    Bueno de vestuario tampoco es que yo entienda mucho, y menos del femenino, ja,ja,ja, es una opinión profana en base a los vestidos que me gustan. Lo que si destaca la peli, es por una muy lograda dirección de arte en casas, fábricas, juzgados, espacios naturales, y en la espectacular música de Frantz Waxman.
    Besos, gracias y feliz domingo.

    ResponderEliminar
  17. Qué maravilla de entrada, Miguel, me has dejado la boca echa agua. Hace años, gracias al cine clásico que nos daban por TV, tuve la oportunidad de verla. La había borrado de mis recuerdos y gracias a ti, la buscaré. Seguramente la veré de otra manera.
    Un abrazo y feliz semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pilar, supongo que según nuestras propias circunstancias personales cada nuevo visionado de un clásico cinematográfico puede tener distintas perspectivas. Me alegro que la reseña te haya dejado buen sabor de boca. Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡El glorioso blanco y negro! Tengo el recuerdo de esta película un tanto lejano, la vi cuando hace años, en La 2, emitían ciclos de películas de actores y directores. ¿Cuando desapareció esta costumbre? El cine clásico, y norteamericano, es mítico. Los actores, las historias, solo echando la vista atrás te das cuenta de lo difícil que tienen los actuales para crear historias y escenas que al menos se parezcan a aquellas. Hace un par de días vi en TCM La fiera de mi niña, de la Hepburn y Cary Grant. Es impresionante cómo mantienen a pesar de los años su ritmo, su gancho y su interés.
    A ver si reponen esta pronto y la refresco y disfruto. ¡Tienes que hacer de esta sección algo fijo cada mes!
    Un fuerte abrazo, Miguel!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, y es que ese glorioso blanco y negro no era un capricho sino que marcaba, o mejor aún remarcaba, atmósferas, situaciones o secuencias que con el apoyo de la música que transformaban en arte aquellas míticas películas. Creo que el ejemplo perfecto es Psicosis, que cuando se llevó al color en el remake perdió casi todo su sentido.

      Aquellos ciclos de cine clásico que veíamos cuando éramos unos niños nos acercaron y sembraron en muchos la semilla cinéfila para el resto de nuestra vida. Hoy, nos queda TCM, e Internet que parádojicamente nos acerca aquel viejo cine con maravillas como la película que citas de Hepburn & Grant.

      La sección no tiene periodicidad asignada, pero siempre está ahí para despejarme y despejarnos del cine de estreno. En la hucha hay algún que otro borrador preparado :-)

      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  19. Me llama mucho la atencion, me la apunto <3

    ResponderEliminar