miércoles, 11 de mayo de 2016

¡Qué maravilloso es el cine! Los puentes de Madison


¡Cine con mayúsculas! La sublimación del séptimo arte es lo que consiguió con su cámara, el maestro Clint Eastwood en esta obra que es toda ella un bello retrato al amor y al desamor. Disparo al corazón.

Las sensaciones y emociones que consigue transmitir en esta película son difíciles de olvidar y dignas de rememorar por ejemplo, en una tarde lluviosa en homenaje a la escena final de la historia. La magia de un momento fugaz que pudo cambiar el desenlace de la trama. Después lo recordaremos sin desvelar los detalles.

Breve argumento: Francesca es una solitaria ama de casa que vive en una apartada casa del condado de Madison en Iowa. Mientras su marido e hijos están pasando unos días de viaje, ella conoce a un fotógrafo que está haciendo un reportaje de los singulares puentes de esta zona geográfica. La entrañable amistad que surge entre ambos, pronto desembocará una historia de amor de difícil resolución.

Es una historia narrada de una manera pausada, recreándose en la belleza visual que aportan tanto las preciosas localizaciones, como la gran dirección artística que nos va introduciendo en la trama. A partir de ahí, y cuando el director ha conseguido captar totalmente nuestra atención, desata la tormenta de emociones que desde el principio tenía planeadas. Nos prepara con un delicioso entrante para sorprendernos con el plato principal que será suculento a todas luces. 


La puesta en escena de la filmación es un auténtico lujo, independientemente de la fuerza argumental de la cinta. En esta ocasión, las secuencias están cuidadas con todo lujo de detalles. La escenografía de la casa familiar situada en los años sesenta, nos transporta a esta década dorada para el cine americano. 

Los maravillosos paisajes si suman puntos a la cinta, pues son una parte fundamental en el trabajo fotográfico de Robert. En este caso, el director los sostiene de una manera totalmente natural e integrados perfectamente en la producción.

El coche es otro protagonista de la filmación. Nos relata la llegada de Robert al condado, sirviendo de punto intermedio en los distintas subtramas argumentales y recobrando una vital importancia en la resolución final de la película.


La fuerza del amor no entiende de edades ni de estados civiles. Es algo arrollador que puede llegar en el momento más inesperado de la vida. Esto es en mi opinión, la esencia que quiere transmitir el director. Otro duro planteamiento que consigue manejar, es el del sacrificio y la generosidad de su protagonista femenina con su marido e hijos, valorando el dolor que pudiera causar con su decisión de romper la familia.

Un difícil dilema, que nos lleva a plantearnos cuál es el verdadero amor, si el egoísta que implicaría exclusivamente nuestros deseos hacia el objeto amado o el desinteresado que sin embargo, nos llevaría a sacrificar nuestros intereses por el bien de la otra persona sin importarnos los beneficios personales que obtengamos a cambio. Ella ama de las dos maneras, pero solo puede elegir una opción.

La interpretación de Meryl Streep es como siempre, una antología de matices y una sinfonía de retratos, en este caso, de una mujer con muchísimo más recorrido del que podamos pensar en la presentación de la trama. Sin duda, nos encontramos ante una de las más grandes actrices de toda la historia del cine. Tan "solo" diecinueve nominaciones y tres premios Oscar la avalan, prodigiosa actriz.

Mr Eastwood también nos deja una magnifica interpretación, consigue estar delante y detrás de la cámara con una gran armonía. Su largometraje fue un gran éxito para el público y crítica. En cifras con un presupuesto de 35 millones de dólares obtuvo una taquilla de más de 170 millones.

El oscarizado director José Luis Garcí dijo que la cinta fue una obra maestra absoluta y la recordó en uno de sus programas de televisión. Rita Kempley en 'The Washington Post' quedó impactada por su tramo final. La escritora habla de la elección final, yo propongo denominarlo como "el dilema de Madison".


La escena final: Bajo mi punto de vista, la secuencia con la que finaliza la cinta, probablemente sea una de las más emotivas que haya visto nunca en una sala de cine. Altísima intensidad, mucha tensión narrativa que la convierten en una auténtica joya. La magia del cine en estado puro.

Cada vez que vuelvo a ver la película sucede algo maravilloso y es que aún conociendo el final, todavía me queda la duda de si Meryl Streep abrirá o no la puerta del coche para iniciar una nueva vida. No despejaré la incógnita por si algún lector no conoce la resolución.

Música y cine: De nuevo nos encontramos ante una bellísima banda sonora compuesta por Lennie Niehaus, colaborador de Eastwood en otras ocasiones. Se da la singularidad que el tema principal de la película titulado, 'Doe eyes' fue compuesto a dúo entre el compositor y el propio director. A continuación os dejo con un enlace a un vídeo en el que apreciamos la belleza de este tema. La película es una adaptación de la novela homónima del escritor Robert James Waller.

Este texto está dedicado a mi amiga Raquel Camarillo por su amor por el cine en general y por esta película en particular.



16 comentarios

  1. Los puentes de Madison, qué extraordinaria película. Gracias por la estupenda crítica, también aprovecho para felicitarte por formar parte de noroeste Madrid, como colaborador. A partir de ahora te seguiré en ambos sitios. Un beso Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta.
      Y que belleza de música ¿Verdad?
      Muchas gracias por tu felicitación por mi colaboración con este interesante periódico online, se lo debo a la amabilidad de su directora, Ángela Merino que ha confiado en mí persona.
      Un beso Marta y gracias por ser de las primeras en todo.

      Eliminar
  2. Ay Miguel...Me has traído una delicia a mi paladar cinefilo :))) Adoro a Clint Eastwood,para mi es un ícono de la actuación en el cine Holywoodense...De la película es bellísima y mucho mejor atractiva con las pinceladas descritas a través de tu hábil tinta...Más que estupenda reseña,como siempre,no sólo sabes vender la película,nos llevas a verla... ¡Te mando abracitos y dulcicimo beso...!!! ;)

    ResponderEliminar
  3. Hola Maria:
    Y que cierto lo que dices, es una auténtica delicia del maestro Clint Eastwood, director que compruebo que admiramos, es uno de los grandes.
    Me alegro que al leer este texto te sugiera cosas, te provoque sentimiento, desde luego pensando en gente tan sensible como tu esta escrito.
    Y como no, agradecimientos miles, de que tengas unos minutos para dejar tus letras en este blog, se lo ocupadisima que estás, por lo tanto mi agradecimiento es infinito.
    Un beso Maria y deseando volver a embarcarme en tus presentimientos.

    ResponderEliminar
  4. La última entrada era sobre una del oeste donde brillaba con luz propia el hombre duro Eastwood. Curioso comprobar en esta que nos traes, vemos a ese mismo actor. "Ídolo de mis
    entretelas" en un papel totalmente diferente al que estábamos acostumbrados a verle interpretar.Coincido en que es una película encantadora y llena de sentimiento, donde el amor otoñal adquiere su máximo protagonismo.
    Un placer leerte compañero.

    ResponderEliminar
  5. Hola Francisco.
    También es mi ídolo, mi director favorito. Sobre todo en su última etapa,está haciendo maravillosas películas, sus últimos veinte años dirigiendo han sido excelsos.
    Amor otoñal, perfecto titular, de eso habla la obra y tu con tus comentarios pones la rúbrica perfecta
    Muchas gracias amigo, es un verdadero honor que tu tinta me acompañe.

    ResponderEliminar
  6. La verdad es que empecé a ver ésta película por compromiso ya que me invitaron a verla, en ese momento necesitaba algo de mucha acción pero al final me enganché y reconocí una gran película.
    Gracias Miguel por acercarnos más al cine con sus estupendas críticas.

    ResponderEliminar
  7. Hola Javier.
    Yo muchas veces digo, que el cine y que te apasione una película, también depende del momento vital por el que estés pasando en ese momento.
    Aunque en mi opinión esta película al final te engancha como bien dices.
    Tus comentarios siempre son bienvenidos y te agradezco tu interés.
    Un gran saludo Javier.

    ResponderEliminar
  8. bella historia de amor,pero yo hubiese obrado distinto,me queda ese sabor en la boca ,esta tan bien hecha ,y si la anlizamos justa,siempre la recuerdo ,es especial gracias por traerla a mi mente

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Delia, bienvenida seas con tus comentarios a este blog sobre el mundo del cine, gracias por tu participación.
      Dices que tú hubieras obrado de distinta manera al personaje de Meryl Streep, es un planteamiento valiente y muy personal.
      Lo cierto es que es una película digna para ser recordada como una de las mejores historias de amor y desamor.
      Un gran saludo.

      Eliminar
  9. amor otoñal.es la de boxeo? que triste y hermosa historia de amor,me paralizo verla,increible son de esas películas que quedan en el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola de nuevo Delia, no lo de amor otoñal es un malentendido, hace referencia a que es un amor en una edad madura de los protagonistas.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. O cowboy e "Estranho sem nome" revela muita sensibilidade como diretor. Este filme é prova disso. Um filme de amor para adultos e interpretado com garra por atores em papel de adultos. Direção fina.

    ResponderEliminar
  11. Na verdade Eugenio é un filme de filmes adulto, o que dá uma oportunidade para amar o outono.
    Mr Eastwood magistral.
    Muito obrigado por seus comentarios e por su atençao.

    ResponderEliminar
  12. Es una película preciosa. Una emocionante historia y unos fantásticos intérpretes.

    Para recordarla siempre.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto Amalia, daría algo por volver a verla en pantalla grande. Ahora a veces en el Cine Callao de Madrid se hace algún reestreno, ojala que cunda el ejemplo.
      Los Puentes de Madison está entre mis películas preferidas de todos los tiempos. Un fuerte abrazo y gracias por tu compañía.

      Eliminar