martes, 15 de marzo de 2016

Cien años de perdón


Quién roba a un ladrón, tiene cien años de perdón. Sabio refrán que da título a esta producción hispano-argentina que esta arrasando en la taquilla de los cines españoles.
Segundo rapapolvo a la banca tras la extraordinaria 'El desconocido' de Dani de la Torre que el año pasado dio tanto que hablar por su intensidad y su originalidad.

En esta ocasión, Daniel Calparsoro nos cuenta la historia de un atraco a la sede central de un banco en Valencia,"sede" a su vez de la corrupción política en España. Pero ¿Es una película de de atracos? si y no, me explico: realmente el asalto al banco es el marco que protege al lienzo, pero la "pintura" tiene como temática la denuncia de la corrupción política instalada en los últimos años en España.

Metafóricamente hablando, una de las posibles vías de salida que tienen los ladrones del banco son unas alcantarillas, cuando son las cloacas del estado, las que proporcionan a los ladrones la información necesaria para llevar a cabo el robo. El trato cosiste en conseguir el contenido de una de las cajas de seguridad en la que hay una información que implica directamente al partido de turno en el poder.

Sede central del banco

El aficionado a las películas de robos y acción disfrutara de la cinta independientemente de la denuncia antes citada, además la película logra mantener un buen pulso narrativo desde el principio por lo que mantendrá la tensión en el espectador en todo momento. El cine español se mantiene en forma y tras las producciones de 'El niño' y la antes citada 'El desconocido' vuelve a competir en parámetros parecidos al cine de Hollywood, sería bueno incidir por esta vía pues el resultado esta siendo bastante aceptable.

El cine argentino sigue en alza y coproduce la cinta aportando además un elenco de actores que enriquecen el film con la aparición destacada de Rodrigo de la Serna (Diarios de motocicleta) como jefe de los atracadores. También destacar al gran Luis Tosar en otra gran actuación como lugarteniente de Rodrigo en la trama principal. Raúl Arévalo sobresale esta vez en su papel como director de gabinete político intentando tapar la corrupción por todos los medios posibles.
Y mención especial para Patricia Vico en su papel de histérica directora de la sucursal bancaria y que merece ya pasar a papeles protagonistas en el cine por su tremenda fuerza en la pantalla. En definitiva un extraordinario elenco que sin duda son lo mejor de esta producción.

Máxima tensión

Para concluir diría que nos encontramos ante un cine-espectáculo de buena calidad al que quizás le falte algo de realismo para que nos podamos creer todo lo que está pasando en la sede bancaria .Una buena trama que a veces se queda en cosmética artificial, pero que nos proporciona momentos de diversión que en el fondo es lo que todo buen espectáculo debe conseguir.

Nota:7/10.

2 comentarios

  1. En nada puedo contribuir, Miguel! Lamento. No conozco la película. Por aquí, aún no fue exhibida. Y tampoco poseo otras referencia a respeto. En la apreciación del que usted escribió tuve la oportunidad de ver, por primera vez,alguna referencia a esta obra. Parece que se inserta en la buena y vieja tradición de las películas de asalto, que nos rindió algunas realizaciones maravillosas.

    Abrazos saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eugenio, por tu comentario deduzco que la película no se llegó a estrenar en Brasil. Desde hace algunos años Argentina y España vienen colaborando en bastante producciones y con un resultado aceptable, El idioma sirve de gran ayuda claro. Y bueno el filme está entretenido y consigue un buen tempo narrativo en este subgénero como son las películas de robos a bancos.
    Un abrazo y gracias por inaugurar los comentarios de Cien años de perdón.

    ResponderEliminar