jueves, 9 de febrero de 2017

¡Qué maravilloso es el cine! Gilda


¿Te interesa saber lo mucho que te odio, Johnny? Te odio de tal manera que buscaría mi perdición para destruirte conmigo. -Gilda.

Una parte muy importante de la historia del cine viene marcada por los grandes clásicos que conectaron con amplio sectores de la población. Gilda es uno de los casos más paradigmáticos en este aspecto y por muchas singularidades que concurrieron tras la presentación de la película. Sin duda, la cinta será recordada por la famosa interpretación de la canción 'Put the blame on mame' con la que Rita Hayworth alcanzó la universalidad y se convirtió en un mito erótico del siglo XX. Nunca un "no striptease" de una estrella de Hollywood dió tanto que hablar y es que de hecho la actriz solo se desprende de los guantes durante la escena. En todo caso, la cinta es mucho más que esto, encontrándonos ante una gran historia de amor romántico, impregnada de la mejor esencia del cine noir. Cine para el recuerdo que marcó un hito en la cultura cinéfila.

Película del año 1946

La historia nos lleva hasta el Buenos Aires de la década de los 40 del siglo pasado. En escena aparece Johnny (Glenn Ford), que es un jugador de mal vivir que es rescatado de un un asalto por el millonario Ballin Mundson (George Macready). Este hombre, es dueño de un casino y decide darle una oportunidad empleándole en el salón de juegos como su mano derecha. Es entonces cuando aparece Gilda (Rita Hayworth), un antiguo amor de Johnny y el dueño del casino le comunica a su empleado que va a contraer matrimonio con ella. Los antiguos amantes ocultan al empresario la relación que mantuvieron, pero pronto los celos y las pasiones encontradas sacarán a relucir unos sentimientos que nunca estuvieron apagados. El conflicto pasional está servido.


La película es un cocktail explosivo de amor, celos, pasiones, violencia, erótismo, engaños, contradiciones, odios y miedos, agitados a la perfección por el cineasta húngaro Charles Vidor y bajo un guión de Jo Eisinger, que en su improvisación es donde halla su genialidad. El director europeo que emigró a los Estados Unidos para vivir el sueño del cine sonoro, logró fichar por la Metro Goldwyn Mayer aunque el éxito para la posteridad que logró con Gilda, le llegó en un posterior contrato con los estudios Columbia Pictures, en los cuales la estrella era Rita Hayworth. Nunca obtuvo un triunfo tan arrollador como en esta película, pero es cierto que realizo otras grandes obras entre las que destacó una nueva adaptación de 'Adiós a las armas' de Ernest Hemingway, en el año 1957.

Pero el análisis de Gilda tiene su principal motivación en la psicología de unos personajes, que si bien no dejan de representar a unos arquetipos de aquella sociedad y de la actual, es en la profundidad de sus capas donde encontramos la esencia de todo lo que significó y significa esta película.

De menor a mayor importancia habría que hablar en primer de lugar del personaje del millonario Ballin Mundson, que desde la primera escena en la que salva a Johnny, representa la displicencia y la compra de voluntades con su carácter seductor pero tramposo en sus fines. Una vez que el jugador de malos hábitos, es contratado como pieza importante en el casino del empresario, no solo ha contratado a un empleado, sino que ha conseguido un súbdito que por momentos parece mostrar más interés en el propio Ballin que en su amada Gilda. Mundson es sin duda es el gran 'capo' de la vida nocturna de la ciudad porteña y la bella Gilda no es más que otra de sus adquisiciones hasta que una vez contraído matrimonio, queda absolutamente enamorado y prendido de ella. Una de las frases que pronuncia para el recuerdo es el "estoy loco por Gilda", a partir de ahí la lucha entre los negocios y la conquista de su mujer marcará el devenir del personaje.

Seguimos el viaje con el personaje de Johnny Farrell, que en la cinta es la correa de transmisión entre un matrimonio de conveniencia, que como es natural está condenado al sufrimiento más que a la esperanza. En su momento, a este personaje se le asoció una bixesualidad por su admiración por el hombre que le había sacado de las calles. Quizás sea un análisis un tanto forzado, pues si bien es cierto que durante el metraje se aprecia una excesiva adoración y lealtad hacia su jefe, esto no parece implicar ningún tipo de deseo sexual. En todo caso, el personaje queda marcado para la historia del cine por la sonora y polémica bofetada que le propinó a Gilda tras la sensual interpretación de 'Put the blame on mame'. Esta acción ha hecho correr ríos de tinta y provocado muchos equívocos. Evidentemente este es un hecho denigrante y machista, pero por rodar esta escena el cineasta no lo está justificando, sino reflejando el carácter violento de su personaje. Filmar un asesinato, una violación o un conflicto bélico no justifican de ningún modo estos actos, por la misma razón no se puede acusar a Charles Vidor de contemplativo en estos asuntos. La interpretación de Glenn Ford en este papel fue bastante convincente y supo transmitir bien en su faceta expresiva en su relación de amor/odio con Gilda.

Y como no, llegamos a través de esas pasiones enfrentadas al mítico papel de Gilda, interpretado con máyusculo acierto por Rita Hayworth que solía bromear en la vida real con la frase "los hombres se acuestan con Gilda pero se levantan conmigo". La película estuvo preparada en cada detalle para el lucimiento de la actriz, que prácticamente en cada secuencia desborda por su belleza y por sus buenos matices interpretativos. Fue tan grande el impacto de su actuación, que podría considerarse la primera estrella de cine que empezó a cobrar un porcentaje de los resultados en taquilla, aparte de su ya extraordinario caché para la época. Gilda representa a la mujer dañada en primer lugar, pues de hecho toda el personaje está basado en el despecho que siente hacia el que fuera su pareja y que una vez la dejó plantada. Todo lo que hace se mueve en una estrategia de recuperar a su pareja mediante el uso de los celos como arma envolvente. Lejos de conseguir su propósito en un principio, lo que consigue es sembrar la semilla de un profundo odio en su ex pareja, envenenando de ese modo la relación de una manera notable. Si por algo destaca la película es por reflexionar sobre la toxicidad de las relaciones humanas y sus consecuencias. Gilda consigue hacer entender que precisamente es el odio un sentimiento más feroz y devastador que cualquier otro sentimiento de la condición humana. Solo el amor puede servir de redención a cada uno de los personajes representados.


La censura encontró en Gilda un buen puñado de razones para cebarse con la película, sin embargo sorprendentemente en España, país donde los censores tenían el trabajo asegurado, se estrenó sin amputaciones significativas. El problema surgió con los sectores más conservadores de la sociedad con la iglesia católica como principal opositora a la exhibición de la cinta. En su delirio, los obispos consideraron a Gilda como gravemente peligrosa para la moral y la clasificaron para mayores de 21 años, cosa que no hizo sino aumentar la leyenda y el deseo de los espectadores por visionarla. Rezos, protestas y diversos boicots frente a los cines donde se exhibió, aún causan perplejidad mundial por lo exagerado de la reacción de dichos sectores de la sociedad. Como anécdota más significativa cabría resaltar, que algunos arzobispos españoles amenazaron con la excomunión a los fieles que osaran a ver el largometraje y todo por el famoso guante de Gilda que en definitiva era lo único que se quitaba. Evidentemente no era el guante lo que molestaba, sencillamente era el control sexual de la población como herramienta de "trabajo", que aún sigue utilizándose en nuestros días por algún poder establecido.

Pero el anecdotario de Gilda es infinitamente rico en la historia de la cinematografía universal más allá de la censura o de las polémicas estériles. Una de las curiosidades es que Rita Hayworth no es la intérprete real de las canciones de la película, sino que hace playback de los temas interpretados por Anita Ellis. Otro de los puntos de interés, fue que la sensual interpretación de la actriz también provocó un alto interés en el público femenino por los vaporosos vestidos elegidos por la dirección de vestuario, así como por el punto de vista rebelde y de mujer a contracorriente que representaba Gilda. Mención aparte, merece el peinado ondulado de la artista que hoy en día sigue estando de actualidad en las peluquerías femeninas para fiestas de gala o cenas románticas. En recientes fechas, la actual Reina de España Letizia, causó revuelo en algún sector de la sociedad por lucir en un acto público, el peinado y un vestido negro de tirantes inspirados en el look de Gilda. En definitiva, los ecos de la pelirroja más famosa de la historia del cine aún llegan hasta nuestros días. En la siguiente fotografía podremos apreciar la imagen real de Gilda a todo color. El blanco y negro tan bello para el cine clásico impedía apreciar el verdadero color del cabello de la artista.


En conclusión, nos encontramos ante una película que trascendió mucho más allá de sus valores cinematográficos que ya eran altos de por sí. De desigual recepción entre la crítica especializada la cinta ha logrado ganar peso con el paso de los años. De hecho es de las películas que ha conseguido no envejecer con el transcurrir de las décadas y estar de plena actualidad en pleno siglo XXI. Sentimientos tan universales como el amor, el odio, la traición, el desamor, o la atracción sexual son las razones por la Gilda cobra vigencia y es uno de los iconos de la cultura popular de todos los tiempos. Para concluir solo me queda remarcar la frase que da origen a esta publicación y a esta sección tan querida del blog marciano, ¡Qué maravilloso es el cine!

Trailer original de Columbia Pictures subtitulado por el canal de Youtube Arkham 1888:



26 comentarios

  1. Como siempre, sacas de mi memoria recuerdos que creía perdidos. Gilda fue una revolución en la sociedad española de entonces. Y, como suele ocurrir, hablaban quienes no la habían visto. En Santiago hubo procesiones expiatorias que terminaban a las puertas del cine y los espectadores hebían de pasar entre los manifestantes que cantaban cosas eclesiásticas. Gilda, el mito que creó moda: hubo zapatos Gilda, peinados Gilda y no sé cuántas cosas más. Y eso, sin haber visto la película. Cuando llegó a Galicia, ya la sabíamos entera de todo cuanto nos habían contado sobre ella. Cuando se viajaba a Madrid, era obligado verla, como treinta años más tarde volvió a ocurrir con El último tango...
    La película, con todas esas vanguardias parlanchinas, nos encantó profundamente y ahora tu c omentario, Miguel, me hace recordar muchas cosas suyas que no he olvidado, que estaban como dormidas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que con esta reseña te haya traído buenos recuerdos, pues al final el cine clásico es una de las funciones que cumple en la actualidad.
      Lo que me cuentas de lo que sucedió en Galicia es un reflejo perfecto de lo que en la documentación para el escrito he ido encontrando. En Málaga, Canarias o Murcia llegaron a extremos insospechados. Incluso he leído que arrojaban tinteros sobre las pantallas de los cines. En fin, supongo también que habrá libros que recogen la historia de la película, pues de la actriz hay varias biografías.
      Muchas gracias por tu tiempo Emilio, un abrazo.

      Eliminar
  2. Un clásico de los que uno no queda al margen. En aquella época revoluciono, aun ahora se recuerda "Gilda" y a Rita Hayworth que bordó la interpretación del personaje. Yo por supuesto no había nacido pero los clásicos siempre han tenido un perfume especial para mi interés en el cine. Gracias por tu saber Miguel un placer para mi acudir a tu cita con el cine. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosana, hay escenas que seguro que no son tan famosas y que aún hoy darían que hablar a las mentes más estrechas. Recuerdo una de Rita Hayworth, saliendo a las tres de la mañana de un hotel, después de haber mantenido supuestamente una relación extramarital. Para la época un shock, si hubiera sido un hombre no hubiera pasado nada, así que seguimos un poco igual. Gracias por comentar y me alegro que los clásicos sean de tu agrado. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Jo, impagable la foto en color, Miguel. Aunque la prefiero en blanco y negro. Vi esta película con trece o catorce años, y pienso que la escena del guante significó mi paso a la adolescencia, al interés por el sexo femenino. Imposible no adorarla tanto como me repateaba Glenn Ford, una fobia personal. Aparte de Gilda, otras dos actrices me cautivaron: Bárbara Stanwyck en Bola de Fuego, babeaba viéndola en aquel número de las cerillas y la bellísima Lucía Bosé en Muerte de un ciclista. Grandísima entrada, aunque esta vez has apostado a caballo ganador, je,je,je.. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, la fotografía en color también ha sido una sorpresa para mí, la desconocía hasta la elaboración del texto.
      Maravillosas las actrices que citas, y algunas de sus películas que nos dejaron.
      Y si, después de zombis, psicópatas, y demás, ya tocaba dar esplendor al blog marciano.
      Gracias miles por tu atención y observaciones, un abrazo.

      Eliminar
  4. ¡Magistral!
    Bien es cierto que Gilda es mucha Gilda y que no te habrá sido muy difícil escribir la reseña y, mucho menos, convencernos de la genialidad de esta obra; pero ¡Claro! Ya habrás imaginado que lo que más me ha gustado de la crítica ha sido la parte dedicada a "cotilleos femeninos".
    ¡Jo! Cómo ha cambiado el rasero con el que se mide la moral a lo largo de la historia... Supongo que tanta sensualidad sería un escándalo a principios de siglo.
    Pero lo que más lo que más me ha llamado la atención... El color de pelo de Rita Hayworth ¡Yo no sabía que era pelirroja! Pero es que ni se me pasaba por la cabeza ¡Creía que era rubia!
    Me ha gustado mucho, pero mucho, tu reseña.
    Un beso Miguel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu si que eres Magistral Macarena, gracias por todo y por fijarte en los detalles.
      Como dices un escandalazo más en España que en Estados Unidos o Francia que iban por delante en las libertades de orden sexual.
      Respecto al color del cabello, la película al ser en blanco y negro da a engaño, puede parecer rubia o incluso morena, así que mucha gente se sorprenderá como tú. Respecto a los cotilleos, creo que el vestido y peinado de la reina, fue en la entrega de los Premios Princesa de Asturias por si lo quieres ver en Google.
      Un beso grande y gracias de nuevo por tu entusiasmo.

      Eliminar
  5. Hola Miguel que tal estas?, disculpa tengo un pco abandonado los blogs es que no los tengo homologados ,en fin que decidí volver a estudiar y en eso estoy ..... Impecable reportaje me ha encantado recuerdos dulces recuerdos, excelente , un beso desde mi brillo dle mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy bien Beatriz, contento de tu compañía y comentario pues se lo liada que estás con tus exámenes. Una película para el recuerdo llena de sensualidad y de dosis de cine para el recuerdo. Un beso y gracias por pasarte.

      Eliminar
  6. Ha cambiado mucho la moralidad. En aquellos años fue todo un escándalo esta película. Sabes que el cine clásico me encanta y me alegra mucho hayas traído este título tan inolvidable.

    Enhorabuena por esta entrada tan estupenda.

    Un fuerte abrazo unido a mis deseos de un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia, bonita fotografía la que luces en tu perfil :-)
      Y volviendo a Gilda, después de reseñar cine de terror y de zombis ya tocaba un poco del cine clásico que tanto nos gusta, además sobre esta película es fácil pues daría para escribir varios capítulos.
      Gracias por tu apoyo y por tu atención hacia este espacio de cine. Un abrazo y muy feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar
  7. Estupenda reseña Miguel, como siempre!, no hace falta que insista en lo sensual y seductora que resulta Gilda,... tantos años después y solo con despojarse de un guante, sigue resultando terriblemente sexy. LO que no conocía eran los avatares de sus proyecciones, no me quiero ni imaginar a la España profunda procesionando a las puertas de los cines. Buen fin de semana!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Norte, efectivamente la sensualidad de Rita Hayworth en esta película es absolutamente arrebatadora. Al volver a ver la película es increíble cómo en blanco y negro, en el año 1946, y sin enseñar nada tiene más erotismo que muchas actrices en la actualidad que dejan poco a la imaginación; un caso para los sociólogos. Y si, como comento Emilio, en España el escándalo fue mayúsculo, marketing gratuito para Colombia Pictures porque ya se sabe que lo prohibido es lo que más llama la atención.
      Un gran abrazo y gracias por tu comentario Norte.

      Eliminar
  8. Me atrevo a decir esto: la atracción ejercida por este fascinante film tiene una sola explicación, se trata de la sublimación del complejo de Edipo. El imaginario colectivo lo acepta como un tabú bellamente diagramado.

    ResponderEliminar
  9. Hola Hernando, la verdad es que no había escuchado esta interpretación sobre la película, en todo caso es muy bienvenida tu aportación y te doy las gracias. Tengo un amigo psicoanalista y estaría encantado de entrar en este debate, yo aunque he leído a Freud, no sabría interpretar técnicamente este concepto tan interesante que expones.
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar
  10. Increíble reseña Miguel, como siempre. Reconozco que no he visto Gilda, y creo recordar.. que no he visto ninguna película de cine clásico, un gran fallo lo sé.. pero bueno, todo se andará. Rita Hayworth es una belleza de mujer, impresionante. No me extraña que levantara esas pasiones, que por cierto, vaya tela el revuelo que formó.. en serio te excomulgaban si la veías? jajaja el tema de la iglesia siempre ha sido una historia.. Muy curiosa que me ha parecido la parte de los cotilleos. Y bueno, con respecto a parte de su mensaje, totalmente de acuerdo. El odio es uno de los peores sentimientos que el ser humano puede tener, te consume en vida. Felicidades por transmitirnos tanto con tus palabras a los que no hayamos visto Gilda (aunque sea casi un delito jeje). Un beso y feliz semana.

    ResponderEliminar
  11. Gracias Verónica por tus palabras.
    Yo recuerdo que una de las primeras películas que vi del cine clásico fue Casablanca y lo pude hacer en un cine de Madrid que se dedica a la reposición de cine de todos los tiempos (Filmoteca Nacional, Cine Dore). En todo caso tienes toda la vida por delante para ver en vídeo alguna peli clásica que te llame la atención.

    Con respecto a Gilda, la amenaza de excomunión es real y está documentada, otra cosa es que luego evidentemente no se pudiera llevar a cabo, pero es una anécdota muy significativa del revuelo organizado y de la situación social en aquella España.

    Feliz semana para tí también, un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Hola Miguel, Gilda, vaya clásico son películas que no te cansa de verlas. Rita Hayworth, una de las mujeres más bellas y seductoras de la historia, llenaba ella sola la pantalla, sobre todo por la escena en la que la protagonista se quita un guante, mas de uno fue a ver esta película por ver esta escena. Enhorabuena, has hecho un gran trabajo .
    Un grande abrazo! Feliz día de San Valentín!

    ResponderEliminar
  13. Es verdad Cristina, hay cintas que en cada nuevo visionado encuentras nuevos matices a pesar de haberlas visto en varias ocasiones.
    En definitiva, Gilda es historia de los clásicos del cine a través de el guante más célebre del séptimo arte.
    Muchas gracias amiga Cristina por tus palabras y feliz día de San Valentín para ti también. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Rita Hayworth, no se si hago mal, pero para mi es como María Felix, mujer de carácter fuerte y personalidad arrolladora... me encantan las películas en blanco y negro, me he visto varias y buscaré ésta para verla :* gracias por tus comentarios y la descripción de la peli ;)
    “Muchas felicidades en el día de la amistad y el amor.” El amor es un sentimiento que debe ser expresado en toda su magnitud. Feliz día ♥

    ResponderEliminar
  15. Grande Maria Félix!!
    Otra de las grandes, gracias por tan buen recuerdo Patty.
    Es bonito también recordar el cine en blanco y negro, que está un poco olvidado hoy en día en mitad del boom de las pantallas digitales.
    Muchas gracias por tu cariñosa felicitación y me uno a la misma y te reenvío amistad, fraternidad y mucho amor junto a tus seres queridos.
    Feliz día Patty.

    ResponderEliminar
  16. Impresionante Gilda,y me hace recordar el buen sabor de boca que deja un clásico así.
    Espectacular tu crítica,comentarios,y la foto,donde ya le ponemos cara con pelo rojizo,esta es la chispa que la hace aún más increible.
    Qué música y canciones tan divertidas,y como se mueve en el escenario.
    Gracias por hacerme sonreír!!!!

    ResponderEliminar
  17. Bueno Mayte, tu también has visitado la Filmoteca Nacional en Madrid y has podido vivir algún clásico en la gran pantalla.
    Una de las últimas que he visto ha sido 'Con faldas y a lo loco" de Billy Wilder y es un verdadero lujo.
    Con respecto a la foto en color de Rita Hayworth ya veo que ha llamado mucho la atención y es que acostumbrados a ver la imagen en blanco y negro, a mí también me sorprendió.
    Así que nada, me alegro mucho que te haya gustado esta publicación, te doy las gracias y te mando muchos besos hasta Sevilla.

    ResponderEliminar
  18. Excelente resenha. Muito bem contextualizada. Isto sim, é a forma correta de de referir a um filme clássico, que marcou época. Gilda fez tanto sucesso que batizou inclusive a bomba atômica que foi lançada sobre o Atol de Bikini. Era, de fato, uma mulher explosiva. Nada fazia crer que a atriz seria acometida, bem mais tarde, pelo nefasto mal de Alzheimer. Em princípio, Humphrey Bogart foi cogitado para o papel que coube a Glenn Ford. Os motivos da recusa: "Diante da minha cara feia, todo mundo terá olhos apenas para Rita Hayworth". Também vale lembrar que o tom exótico, pouco comum de "Gilda", acabou levando à localização da ação em uma cidade na época considerada exótica: Buenos Aires, recriada em estúdios segundo a imaginação sem limites de Hollywood. Porém, no fundo, poderia ser qualquer cidade de ares calientes e tropicais.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  19. Muchas gracias Eugenio por tus palabras, son un verdadero honor en alguien tan especialista en analizar y evaluar el cine clásico y el actual.
    Los yankees y sus cosas con las bombas llevaron a Gilda a ser más explosiva aún y nunca mejor dicho ¡Boom!
    Es verdad que los últimos años de Rita son muy entristecedores por todos los males que le sucedieron, luces y sombras de una verdadera estrella del cine mundial. Por cierto estuve viendo Notorius y se desarrollaba como sabrás en Río de Janeiro, aunque supongo que también habría estudios de Hollywood de por medio.
    Gracias Eugenio por tu tiempo.
    Un gran saludo.

    ResponderEliminar