domingo, 26 de noviembre de 2017

Hacia la luz (Hikari): Aun cuando estamos abrazados, te echo de menos


La historia: Misako es una joven que se dedica a la narración de películas para invidentes y además se encarga de redactar los guiones para las mismas. En general tanto su voz, como su meticulosidad en elegir las palabras adecuadas, tienen una gran aceptación entre los espectadores que escuchan y ven a través de ella las filmaciones en las salas cine. Pero todo cambia, cuando en una prueba de voz para una nueva película, el señor Masaya que está perdiendo la vista, es invitado al montaje de la película y no está conforme con lo que la narradora está transmitiendo. A pesar de ello, este será el principio de una amistad y de un viaje hacia la luz.


La crítica: El cine es ante todo emoción, y cuando esta consigue traspasar la pantalla mediante imágenes y sonidos, no hay en las artes escénicas, algo con una fuerza arrolladora tan tremenda como lo es para mí, la magia del cine. Y es que ya desde los inicios del cine mudo, el séptimo arte siempre ha estado relacionado con ser algo más que un simple entretenimiento. El cine y a través de por ejemplo, este viaje 'Hacia la luz', es un condensador de emociones y sentimientos, que tal vez solo puedan comprender aquellos que sientan un profundo amor por él. Ante la belleza de las imágenes propuestas por esta filmación, incluso los diálogos podrían quedar excluidos, siendo la propia música y el hipnotismo visual que conllevan las preciosistas vistas pictóricas, las que podrían ejercer de sujeto narrador. Y es que por momentos, no sería necesario escuchar el libreto propuesto, para comprender que la belleza puede ser comprendida incluso sin la utilización de palabras.

Segunda película japonesa reseñada en Cine y críticas marcianas en 2017, tras la desapercibida y sin embargo estupenda Mientras ellas duermen y segunda gran sorpresa del cine asiático en lo que va de año. En esta ocasión es la directora nipona Naomi Kawase (Una pasteleria en Tokio), la que se encarga de una realización visualmente perfecta, que le ha valido para llevarse el Premio del Jurado Ecuménico del Festival Internacional de Cine de Cannes.

La historia propuesta es un viaje hacia la pérdida en todos los sentidos, pero en ese duro trayecto representado en la ceguera progresiva del protagonista masculino, es donde encuentra el destino de un amor inesperado e improbable, en una paradoja en la que el encuentro y la pérdida se funden un solo camino. Y en esa transición evolutiva, es donde por desgracia, la plenitud de la felicidad no es posible, pero los prismas de luz reales y metafóricos, son un contraste, en una especie de equilibrio funambulista, que encuentra parecido con las experiencias vitales, en las que lo amargo se funde con lo dulce en una especie de juego macabro del destino.

Y es que la cinta, desde la preciosidad de su enfoque visual y unos planos de autentico ensueño, no se cansa de hablar de la pérdida como conflicto emocional, es decir, de la pérdida de la visión, de la juventud, de los padres, de los hijos, de la vitalidad, y sin embargo es tan dulce la manera de la que está enfocada, que esa cierta tristeza converge en una emocionalidad que se siente viva y repleta de reflejos de luz. Todo ello actúa entonces, como símbolo de la unión de esperanzas y desesperanzas, que conforman la experiencia vital de cada persona en un mundo desasistido de justicia poética.


El reparto en su parte femenina, está encabezado por la bellísima actriz japonesa Ayame Misaki (Girl's blood), que llena absolutamente la pantalla con una interpretación sensible, sensorial y representando a la perfección, a un personaje que se mueve entre la candidez, la fragilidad y la cierta asocialidad que conlleva lo que el guión quiere que ella represente en la ficción. Su compañero de trabajo, es el también actor nipón Masathosi Nagase (Paterson), que se mete con corrección el papel de un fotógrafo que está perdiendo la vista a pasos agigantados y que encuentra en su relación con Misako, la tabla de la salvación en su descenso a la oscuridad de la invidencia. Son dos personajes contrapuestos y complementarios, que enriquecen la construcción de la historia en la lúcida visión de la cineasta Naomi Kawase, que consigue a través de la mirada de los actores, dejar su sello.

La extraordinaria fotografía de Arata Dodo, es un personaje más de la película vertebrando y seduciendo con una inmensa gama cromática de colores dorados, que utiliza sutilmente en los momentos poéticos y a la vez consigue que sea nítida y transparente en la trama urbana, hasta llegar al punto de poder ver en pantalla, las lentes de contacto de la actriz Ayame Misaki en algún plano a contraluz. Leccion por lo tanto magistral de cinematografía en uso de las lentes de la cámara. El otro punto destacado adicional y sin el cual no se podría entender la filmación, es la brillante banda sonora compuesta por el músico libanes Ibrahim Maalouf y que pasa directamente a ser objeto preciado para los amantes de la música de cine.


En conclusión, Hacia la luz es una propuesta seductora, y altamente hipnótica de un cine pequeño, y minimalista, pero que respira arte en cada fotograma exhibido. Baja algo el tono, cuando se enfrasca en la realidad de la trama, pero es tan hermosa en su cadencia expresiva cuando busca la emoción, que hace de sus texturas visuales y narrativas, un auténtico viaje embriagador hasta lo más hondo de lo que el cine consigue, cuando va más allá de una mera expresión conceptual. Es en definitiva, una obra abstracta y la vez contemporánea del significado del amor, de la pérdida y del encuentro. Y si de belleza hemos hablado, nada mejor para describir el amor puro, como una frase que pronuncia uno de los personajes de una película ficticia para invidentes, en la que un hombre le expresa sus sentimientos a su amada, con unas palabras llenas de ternura y que me parecen la mejor guinda para cerrar este texto: "aun cuando estamos abrazados, te echo de menos".

Nota : 9/10.

Nacionalidad: Japón, Francia.
Dirección: Naomi Kawase.
Reparto: Ayame Misaki, Masathosi Nagase,
Tatsuya Fuji, Kazuko Shirakawa.
Guión: Naomi Kawase.
Música: Ibrahim Maalouf.
Fotografía: Arata Dodo.
Duración: 101 minutos.
Estreno Japón: 27/05/2017.
Estreno España: 17/11/2017.


46 comentarios

  1. Ay, qué bonita esa frase final. Creo que el cine nipón tiene mucho de poesía, de belleza abstracta, que no siempre es fácil de entender. Me parece que esta película es un claro ejemplo de ello.
    Imagino, además, que se pone al espectador en una situación compleja ante la que se desarrolla empatía por un personaje al que, curiosamente, no le es posible apreciar la belleza visual que envuelve el mundo exterior que le rodea. Solo le queda, por tanto, expresar esa explosión de emociones e imágenes que el amor produce en su interior.
    Una entrada con mucho sentimiento, sin duda.
    Un abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Sofía, la frase final me resultó tan emotiva que la iba repensando al salir del cine y con ello me volvía a emocionar. Es el poder del lenguaje. Desde luego, esta película es pura poesía visual. Y lo que has escrito es muy bello relacionado con la explosión de emociones que vive este hombre. Además es fotógrafo, y la pérdida de la visión conlleva por lo tanto la pérdida de su profesión, que es a la vez su vida. En ese mundo, encontrar a Misako es volver a ver a través de ella.
      Un abrazo y gracias por tu paso.

      Eliminar
  2. Guau! A pocas películas las has puntuado tan alto y eso ya me va animando. Sin embargo, Miguel, y no sé el motivo -quizá los prejuicios hacia el cine japonés y la recreación en la cosa mínima-, pero creo que se trata de una película muy detallista y quizá, por eso, un poco lenta ¿Puede ser?
    Me gusta que comentes este tipo de cine.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que hacia tiempo que una película no obtenía un nueve en valoración en el blog marciano y es que después de la racha de principios de temporada, ya tocaba disfrutar del cine. Respecto al ritmo de la película no me pareció lento, y también en eso influye la inteligencia de la directora, en irse a un metraje ajustado de la hora y media clásica que la dota de la cadencia casi perfecta.
      Yo la verdad cada vez tengo menos prejuicios en la nacionalidad de las películas, y eso que los he tenido y mucho. Pero en definitiva el arte no tiene nacionalidad, en cualquier país se puede hacer cine bueno o cine malo.
      Un abrazo Macarena y gracias por pasar.

      Eliminar
  3. Me ha fascinado esta reseña que has hecho. El romanticismo, la sensibilidad, la dulzura etc. que dices tiene esta película, se ha contagiado en tus palabras, y en conjunto me ha parecido casi una prosa poética. La frase, es un verso precioso, que encierra mucho amor.
    Por lo tanto será bellísima esta película.
    Un placer haberte leído Miguel.
    Un abrazo, y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Elda, y si, efectivamente quede absolutamente contagiado de la belleza de la filmación. De hecho, fui directamente del cine al ordenador en un momento bastante emotivo. La frase me hizo llorar, es preciosa. Como bonito ha sido tu comentario que guardo con mucho cariño. Un abrazo y muy feliz semana.

      Eliminar
  4. Miguel, me ha emocionado, has conseguido que la belleza y la sensibilidad de película tomará forma en tus palabras. Creo que has sabido transmitir a la perfección, con tu reseña, la emoción de la que hablas : "El cine es ante todo emoción, y cuando esta consigue traspasar la pantalla mediante imágenes y sonidos, no hay en las artes escénicas, algo con una fuerza arrolladora tan tremenda como lo es para mí, la magia del cine." Maravilloso.
    Y cuando hablas de la fotografía, de la música, de los protagonistas... y del amor, de la perdida, etc... todo me ha parecido muy atractivo.
    Gracias Miguel por acercarnos un tipo de cine diferente, porque el cine asiático no lo conozco demasiado.
    Enhorabuena y un gustazo leerte. Besazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Xus, me llevo tu comentario a Marte, me ha encantado.

      Y si, el cine es emoción, al menos cuando buscamos algo más que el mero entretenimiento que también es muy lícito por cierto. Y la frase que señalas, te será muy familiar como amante de lo maravilloso del cine.

      Respecto al cine asiático, tampoco soy un especialista, pero desde luego este año, las dos películas vistas y reseñadas son de lo mejorcito del año. Cuando toque la mala, si toca, pues también lo diré.

      Besos y un gusto leerte comentar a ti.

      Eliminar
  5. Qué preciosa frase!!.

    Y tu crítica me parece tan fantástica que has logrado que tenga un especial interés por ver esta película que imagino debe de ser muy linda,

    Una vez más, un placer visitarte.
    Un beso y muy feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase es preciosa Amalia, cuando la escuché en el cine me quedé impactado, pues no encuentro mejor definición para definir el enamoramiento en su momento más alto. Desde luego que esta te la puedo recomendar personalmente sin ningún proplema, no como la que hablamos aquel día, ja,ja,ja. Muchas gracias de corazón por tus palabras, ya sabes que nos une mucho el cine. Un beso y feliz semana.

      Eliminar
  6. Genial entrada, Miguel!! tanto por la información, como por la calidad :))
    Siempre he pensado que los japoneses no saben hacer cine jajaj a excepción de las películas de animación de los estudios Ghibli. Aunque también pensaba que si buscaba bien algo bueno encontraría. No conocía esta película, y tampoco me sonaba la directora, pero tu reseña me ha encantado y con ella el argumento, además le has puesto una notaza!
    Me la apunto para verla, creo que me va a gustar mucho :))
    Un besote y feliz lunes!!! Muaaa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias María!

      La verdad es que no soy ni de cerca un especialista en cine japonés, bueno ni en ningún tipo de cine,ja,ja,ja. Pero la verdad las dos que he visto este año, han sido un gustazo verlas en pantalla grande. En todo caso y poco a poco, me voy quitando prejuicios hacia la nacionalidad de las películas. Hubo un momento que no soportaba el cine francés y ahora veo cosas que me gustan bastante. Al final, el cine, la literatura o el arte en general no tiene nacionalidad. En Japón o en Hungria, se harán buenas y malas películas, la cosa es encontrar las buenas:-)
      Creo que si la ves, te gustará. El problema son las expectativas generadas por mi culpa, lo realmente bueno es encontrarte por sorpresa películas así.
      Besos y feliz semana María.

      Eliminar
  7. Ya la he visto y tiene una sensibilidad tan hermosa que a veces sobrepasa tu sensibilidad y te lleva al extasis de la trascendencia de la luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo has dicho todo Teresa, gracias en todo caso por corroborar mi escrito con tus impresiones sobre la película.
      Es una filmación llena de sensibilidad. Un abrazo.

      Eliminar
  8. No sabría decir por qué, pero el cine japonés nunca me ha atraído. Solo he visto alguna película de terror que, por cierto,
    me han gustado. Lo que me ocurre, creo yo, es que la poca literatura nipona que he leído, me ha resultado extraña, aburrida, seguramente por la diferencia de mentalidad, en la forma de expresar los sentimientos y, por lo tanto, de estilos narrativos. Pero la lectura de esta estupenda reseña, repleta de emotividad, me hace pensar que debo recapacitar y enfocar mi criterio hacia otras consideraciones. La belleza, la sensibilidad, el drama, son cualidades o conceptos comunes en oriente y occidente. Solo varía la forma de manifestarlos. Creo que debería hacer un acto de contrición y reconocer mi error. Ahora estoy convencido que "Hacia la luz" me abriría los ojos ante el estilo de cine japonés.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, no es por darte la razón por la amabilidad en venir a comentar, pero es que a mí personalmente tampoco me había atraído nada el cine japonés, a excepción de lo que hizo Akira Kurosawa. De literatura no he leído casi nada de ese país. Pero, a pesar de mis prejuicios, y de unos años a esta parte, he visto cosas que me han hecho cambiar de opinión, aunque sin generalizar. Supongo habrá cine japonés bueno y cine malo, como en muchos países. En todo caso y este año, he visto dos grandes películas, siempre bajo mi subjetiva opinión y más en un cine tan intimista como este. Además de esta, la otra a la que me refiero es: Mientras ellas duermen, que por cierto está basada en un relato De Javier Marias. Pienso que te puede gustar. Como dices en tu comentario, yo también estoy en un periodo de reconsiderar todos mis conceptos hacia el cine no solo oriental, sino al de cualquier nacionalidad. De hecho, procuro traer cuando llegan a España cintas de diversos países para poder enriquecernos todos con otras miradas. Aunque como ya sabes como cinéfilo que no es fácil, pues la cartelera suele estar copada por el cine de los grandes estudios.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  9. Me encanto como explicas esta reseña. Miguel no se como será la película pero solo el titulo ya dice mucho a su favor. La película ya se apoya en un concepto, que es la luz, como metáfora de la esperanza, yo diría que por la reseña es una ráfaga de luz tan necesaria en los tiempos de oscuridad que corren. La frase es una pasada!
    Un calido abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Cristina, la verdad es que no querido corregir casi nada, pues el texto salió prácticamente de un tirón. Y efectivamente has encontrado las palabras perfectas para definir el significado de la película, y tiene mérito pues incluso la reseña es bastante abstracta en lo referente a trama y significado. Un abrazo y yo también estoy en lo de que la frase es una pasada, sencillamente genial.

      Eliminar
  10. ¡Cómo se nota que amas el cine¡
    He disfrutado leyendo las impresiones que has tenido al ver esta película. Creo que si hubiera sido yo la espectadora no habría captado ni la mitad de los matices que tú reseñas porque para eso hay que ir al cine con la mente abierta y con mucha sensibilidad.
    A priori no iría a ver esta cinta pero después de leerte puede que lo haga ya que tú "me has encauzado" para comprenderla y valorarla mejor.
    Gracias.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez dije en una crítica, que mi amor por el cine si que era un matrimonio para toda la vida, ja,ja,ja. Y es que mientras me siga emocionando o divirtiendo el cine desde luego es mi gran devoción. No todo claro. Qué hay cosas más malas que un dolor de muelas, pero bueno sirven para luego poder disfrutar de lo bueno. Es decir sin oscuridad, no hay luz, que es básicamente lo que es esta película . UN BELLO TRATADO SOBRE LA LUZ.
      Un gran abrazo y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  11. Me encantó Una pastelería en Tokio, de esta misma directora, asi que al leer tu fantástica crítica, con este sobresaliente, pues estoy muy interesada en visionar esta cinta, que todavía no la he visto en la gran pantalla.
    Quizás sea de las pocas personas que sintoniza con el estilo sobrio y poético del arte japonés en general, pues la filosofía globalista de oriente es
    completamente opuesta a la occidental, lo cual influye bastante a la hora de conectar con ese pensamiento, también está muy unida a la naturaleza y a la energía cósmica.
    Según he podido informarme a través de tus notas cinematográficas, estoy de acuerdo en que el valor máximo de este séptimo arte, es transmitir emociones a través de imágenes en movimiento, cuando el director conecta con la fibra sensible del espectador, la magia es tan especial, que ya no se ve la ficción ni la pantalla, todo lo que sucede, lo está viviendo el espectador y eso se llama arte con mayúsculas.

    Su argumento también me ha parecido muy atrayente, al dar forma a una relación amorosa, entre dos personajes contrapuestos y complementarios al mismo tiempo.

    Muchas gracias, Miguel, por tu estupenda crítica y traernos de nuevo, otro atractivo film japonés.
    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente Estrella, es una directora que ya viene con un prestigio adquirido por su pastelería en Tokio.

      Sinceramente yo he tardado bastante en sintonizar con la filosofía oriental que indicas en tu comentario. Y ha sido a través del cine intimista japonés visto en los últimos tiempos, cuando he podido entrar en esa manera de expresión tan bella que a veces he sentido tan alejada geográficamente.

      Y lo que dices del arte y de las emociones es muy cierto. A mí es el cine lo que más me llega. Pero sin duda, en la literatura, teatro, pintura y demás artes es donde el ser humano encuentra su lado precisamente más humano.

      Muchas gracias de nuevo Estrella por tu tiempo y por tu amplio comentario que enriquece con fuerza tanto a la reseña en si misma, como al propio blog marciano.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  12. Que bonitaaaaaaaaaaa!!!! y la comentas más bonita aún Miguel, me muero de ganas de verla, ojalá la encuentre por aquí, besos :* (me he emocionado) ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patty, muchas gracias. La verdad es que son películas de difícil llegada a todos los lugares pues se trata de un cine relativamente minoritario. En cualquier caso si la ves espero la disfrutes tanto como yo lo hice. Besos.

      Eliminar
  13. Wuau....Nada más ver la primer imagen de tu entrada me ha cautivado...La música instrumental es bellísima y por tu reseña casi poética estamos hablando de una hermosa aunque triste historia de amor que es salvada en un filme exquisito...Creo que el mundo necesita de estas historias, que lleguen , que traspasen la pantalla y acaricien el alma y también creo que G+ necesita más reseñistas como tú, que nos dejen algo, que nos recuerden lo maravilloso que es el cine, o las letras o la lluvia, si, necesitamos de todo esto Miguel, gracias por compartir tu precisa y preciosa tinta, besitos...A plena luz...!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las imágenes son preciosas María, tanto la primera como la segunda son reflejo de la luz prodigiosa de la fotografía utilizada en la construcción del film y de sus paisajes tanto naturales como urbanos. La historia entremezcla tristeza con alegría, pero con el vehículo de la emoción como motor principal, de ahí mi gran recepción con la propuesta presentada. Si, definitivamente el mundo necesita más historias como estás. Y necesita como expresas poeticamente...cine, letras, lluvia, y sobre todo emoción.
      Besos y miles de gracias por tus bonitas palabras con mi texto, son un gran regalo de luz!!

      Eliminar
  14. Miguel, que reseña tan entrañable y conmovedora has realizado, he sentido tu pasión y cariño no solo por el cine, también por la forma en que disfrutas de una buena película como en este caso. Sin duda el "cine es emoción" como así expresas.

    Antes de leerte "...de justicia poética" ya en sí toda la crítica me ha parecido pura poesía, de esa que sale cuando dejas que el alma se exprese libremente. ¡Me ha encantado!

    La visionaré más por tus impresiones que has tenido de ella al verla que por la historia en sí, la cual, me ha parecido super interesante y del género que me gusta. Estoy segura de que me agradará. Gracias de nuevo por acercarme al cine.

    ¡Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias Mila por tan cálidas y estimulantes palabras con un texto que efectivamente salió desde la emoción de ver una gran obra de arte desde una pequeña e intimista película.

      La verdad es que la justicia poética no llega todas las veces que desearíamos en la vida y con las buenas personas, pero al final la bondad devuelve bondad, aunque esto sea salirse ya un poco de lo que nos quiere expresar la cineasta japonesa.

      Yo también estoy seguro que la película si la ves en un futuro sera de to agrado y provocará buenas sensaciones en ti.

      Un gran abrazo Mila y gracias de nuevo por tu sensibilidad.

      Eliminar
  15. He visto la de la pastelería ,y creo que ante tu critica me animo ver esta,muchas gracias,buenas noches

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Amatista y después de ver Una pastelería en Tokio, ya tienes una referencia importante en la manera que tiene de desenvolverse esta cineasta. Buenas noches.

      Eliminar
  16. Nunca he sido amiga del cine japonés me ha cautivado tu relato y luego ese título "hacia la luz"uufff por no hablar del video que habla de esa magia que tú hablas , me encantó !!!, gracias un beso amigo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco lo fui yo Beatriz. Pero fíjate, aquí me veo elogiando a una película japonesa y poniéndola por las nubes. Supongo que el arte no tiene fronteras. Besos hasta tus islas afortunadas y gracias por pasarte.

      Eliminar
  17. Una propuesta que sobrecoge. Tanto por el planteamiento argumental como la ejecución artística. Estoy contigo, el cine japonés está explorando nuevas formas narrativas muy basadas en la emoción. De hecho, el cine de terror japonés supuso una nueva forma provocar angustia mediante la fuerza de la escena más allá de la trama.
    Y desde luego, el entusiasmo de tus palabras invitan a su visionado. Las fotos son bellísimas. Un fuerte abrazo y gracias por darnos a conocer estas películas que nos pasarían desapercibidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, es cierto lo que comentas de la nueva ola del cine de terror japonés que tantos éxitos está cosechando. Si funciona pues adelante con ello. A veces cada país tiene si idiosincrasia propia y encuentra en determinados géneros su forma de expresión . En España por ejemplo, la comedia fue un sello de identidad durante mucho tiempo y ahora parece que hemos girado y abierto el abanico llegando incluso al cine negro tan de tu gusto, en forma de thrillers con más o menos fortuna. Respecto a la película en sí, parece que el cine nipón, en este caso el intimista, esta sabiendo conectar con un sector internacional más amplio que hace años. De hecho esta película salió lanzada del Festival de Cannes, y gracias a ello ha llegado a las carteleras de cine en España. Las imágenes son muy bonitas, es cierto. Gracias una vez más tu tiempo y por honrarme con tu presencia. Un abrazo.

      Eliminar
  18. No hay que ser un lince para comprender que tú recomiendas la peli sin reservas, Miguel :) Siempre sincero en tus apreciaciones técnicas y personales, igual que otras cintas te han dejado "frío", ésta ha conseguido "llegarte".

    A mí me parece muy atractiva la historia en sí, como todas las que tratan de los sentimientos de las personas, de sus conflictos emocionales, de los aspectos menos visibles de sus psicologías, de sus aprendizajes de vida... Así pues, y con la garantía de que está contada con grandes dosis de belleza, me la apunto sin dudar. Intentaré verla.

    ¡Muchas gracias, Miguel, y un abrazo de martes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Julia.

      Aunque no me gusta recomendar una película directamente y prefiero que cada persona saque sus propias conclusiones, desde luego esta y para los amantes del cine intimista y con algo que decir más allá del puro espectáculo tiene mi super recomendación sin ningún genero de dudas.

      Y luego claro, esta lo que comentas de los conflictos personales y emocionales. Y es que de una u otra forma eso es lo que mueve o conmueve los avatares de la vida y al verlos en pantalla pues según que cosas, llegan más o llegan menos. En lo personal, efectivamente me ha llegado mucho.

      Muchas gracias Julia por tu tiempo y comentario. Otro abrazo para ti también.

      Eliminar
  19. Una película que no dejaré pasar por lo que fragua en ella el amor, que tanto amo, el amor que esta en el aire como una burbuja de colores que prende todo sentido, hacia uno solo. Ya había oído haber de ella y leído algo, pero Miguel tienes un arte para trasmitir lo que has sentido cuando la has visto y eso se siente en lo más profundo. Mi abrazo y admiración pasa una linda semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosana, que hermoso lo que dices y como lo expresas. El amor que tanto amas y esas burbujas de colores que hacen arte en tu forma de expresión. Gracias por tus palabras hacia mi reseña, cuando tienes una película inspiradora sobre la que escribir, todo fluye de una forma más emotiva y especial. Besos y muy feliz semana para ti también.

      Eliminar
  20. Hola Miguel! qué bonito has descrito todo, me ha parecido maravillosa tu reseña. Sin duda, creo que es una película a la que hay que dar la oportunidad, independiente del tipo de nacionalidad. Yo antes veía más cine japonés, de un tiempo para acá no he visto nada, por lo que tengo que animarme. Esa frase final es puro amor, preciosa forma de terminar. Un placer leerte. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verónica, pues muchísimas por tus primeras palabras, la verdad me pareció tan bonita la película que era muy fácil escribir sobre ella. Y con respecto a las nacionalidades en el cine, yo personalmente he abierto mucho la mente en los últimos años, pues precisamente por el cine asiático tenía ciertos prejuicios. Y sí, la frase final es preciosa, de hecho salí bastante emocionado del cine dándole vueltas a la frase en cuestión. Besos.

      Eliminar
  21. Sí que sí, esta peli es de las mías, chico la cuentas con esa sensibilidad que tienes y hasta la veo sin ver, qué maravilla, son de esas cintas que te hacen sentir la vida. Gracias. Un abrazo Miguel

    ResponderEliminar
  22. Pues nada Eme, si es de las tuyas a disfrutarla. Yo efectivamente solo he tratado de transmitir las sensaciones que me transmitió al verla y desde luego estaré encantado de volverla a ver en cuanto pueda. Un abrazo y gracias por tus palabras.

    ResponderEliminar
  23. El cine japonés es para mi desconocido, he leído y tu crítica Miguel Pina, y la verdad tiene toda la pinta de ser una gran historia de amor. La película mantiene siempre un tono entre conmovedor y clásico. No puedo ni imaginar qué sería perder la vista poco a poco, y más para una persona que se gana su pan diario con la cámara fotográfica. Ella, la protagonista dobla películas para invidentes. ¿La casualidad? ¿El Karma? No sé, pero me ha gustado tu forma de describirla, de recomendarla. Aparte de crítico de cine, serías un buen escritor ;)
    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. El cine japonés en Europa por las circunstancias sociocultares que conlleva suele estar alejado de los grandes estrenos comerciales pero cada vez llega más a las salas de cine independiente que existen en las grandes ciudades. La verdad y hablando de la película en sí misma, es que la sensación de pérdida de la visión se hace más intensa cuando aquel que la pierde es además fotógrafo y por lo tanto la vista además es su herramienta de trabajo y su pasión. Gracias por las palabras finales y por supuesto por el conjunto de tu comentario. un abrazo.

    ResponderEliminar
  25. En base a como he leído yo, lo que me ha llegado a través de tus palabras es para encantarse, ensoñar y dejarse llevar por otra forma de amor.Me ha llamado la atención de tu nota porque normalmente te escribo en base a lo que me ha parecido a mi. La nota, para mi, es orientativa y realmente me ha llamado mucho la atención pues perder la vista con lo que estás al alcance de todo para ver con otro sentido, por así decirlo, es maravilloso. Quizás debería verla para poder expresarte como lo siento con más acierto por lo que tan solo puedo decirte esto. Un gran saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno Keren, es que has definido con tres palabras lo que es para mí esta película o lo que ha supuesto, es decir: encantarse, ensoñar y dejarse llevar por su narrativa. La nota no es demasiado importante, tienes razón. La utilizo porque es una costumbre en la crítica de cine y a la gente le sirve como una orientación de lo que le ha parecido al autor de la reseña. Espero que la puedas ver alguna vez, ya que además es una película con cierto aire de relato literario. Saludos y gracias por tu reflexión.

      Eliminar