martes, 22 de noviembre de 2016

¡Qué maravilloso es el cine! Las tres caras de Eva


La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas.-Sigmund Freud.

Las tres caras de Eva, rodada hace casi 60 años sigue tan de actualidad o más aún que por aquel entonces. Thriller psicológico en el cual los rasgos de la personalidad y el desdoblamiento de la misma, nos evocan al mejor cine de vanguardia sobre los trastornos mentales. Golpe de efecto en su época y seguro que para aquel que la desconozca será un feliz descubrimiento.

Eva White (Joanne Woodward) es una tranquila ama de casa que vive en un entorno feliz junto a su marido y su pequeña hija. En un momento de su rutina comienza a sufrir unas irritantes migrañas acompañadas de periodos de amnesia.
Esto desemboca en un trastorno psiquiátrico de doble personalidad, que la lleva a ponerse en manos de un médico especialista en psiquiatría, que tratará de ver que es lo que le esta ocurriendo a esta mujer. Ella ha desarrollado dos personalidades opuestas entre si, una es una mujer tranquila con tendencias depresivas y otra es jovial, alegre y provocativa. El asunto se complicará aún más, cuando a Eva en pleno tratamiento le aparezca otra personalidad extra a las dos ya desarrolladas. Los acontecimientos se precipitarán. Hay que recordar que la historia esta basado en hechos reales y que marcó un hito en la historia de la psiquiatría moderna, por lo tanto, la veracidad de los hechos suponen un claro suplemento de interés adicional a la trama de la narración expuesta.

 

Popularmente hablamos de doble personalidad un poco a la ligera y solo tendremos que visionar la cinta, para comprobar que este no es un problema de los distintos rasgos de la personalidad que podemos tener cada uno de nosotros. Es una enfermedad que se denomina trastorno de la personalidad múltiple o trastorno de identidad disociativo y que gracias entre otros al director y guionista de la película, Nunnally Johnson, se dio a conocer a través del mundo del cine. 

Y de cine hay que hablar, pues la película en todo momento mantiene una excelente tensión narrativa, que nos hace engancharnos a la historia a través de las emociones de los personajes representados. David, su marido, no entiende nada de lo que esta pasando y representa la incomprensión e incluso manifiesta rasgos violentos hacia su propia esposa, llegando incluso a agresiones verbales y físicas. Esto, además de entroncar a la perfección con la actual violencia de género hacia las mujeres, lo que nos hace ver es que la negación de la realidad y el rechazo hacia las personas con enfermedades mentales no ayudan precisamente a la recuperación de las mismas. Como decía Freud, unas palabras pueden ayudar tanto o más que un medicamento en ciertas situaciones. Yo añadiría que una caricia, un beso o un abrazo es la actitud correcta y más eficaz hacia cualquier enfermo y no solo los mentales.

En algunos momentos, la cinta nos trae reminiscencias al cine de Alfred Hitchcock, pues la puesta en escena más algunos puntos de intriga en el argumento, nos recuerdan a la manera de rodar y plantear las situaciones del maestro del suspense. Pero independientemente de eso, lo realmente bueno es como los personajes caminan juntos pero a la vez cada cual más perdido. Porque no solo alberga dudas el joven matrimonio, sino que el dúo de psiquiatras que atienden a Eva están tan perdidos como ella; llegando incluso a creer que pudiera ser un papel que podría estar representando la mujer inventándose toda la historia. Este es un factor fundamental en el mensaje a transmitir, es decir, la perplejidad y el eterno dilema de no saber enfrentarse a situaciones graves e inesperadas.


En cuanto al reparto, Joanne Woodward interpretando las tres personalidades de Eva está totalmente inconmensurable, como premio por su gran actuación, se llevo el Oscar de la Academia de Hollywood a la mejor actriz principal en el año 1957, en competencia con Liz Taylor, Lana Turner, Anna Magnani y Deborah Kerr, que fueron las otras nominadas, ahí es nada. David Wayne interpreta al perplejo y violento marido quedando bastante por debajo de su compañera de reparto. El otro papel importante de la película lo interpreta Lee J Cobb, que es el psiquiatra que lleva el caso, una actuación que tampoco pasará a la historia del cine pues se limita a resolver con profesionalidad su trabajo.

El film esta basado en el ensayo de los doctores Corbett H. Thigpen y Hervey M. Cleckley sobre el caso de la paciente real Chris Costner y con el mismo título que la película 'The three faces of Eve'. Hoy en día, sigue siendo un libro de gran interés científico y que supuso una buena investigación sobre el trastorno de identidad disociativo (TID). En todo momento, el ensayo trata de demostrar empíricamente que las múltiples personalidades de la mujer son fruto de su enfermedad y no de un autoengaño. La película es bastante fiel a la obra que la da pie, aunque algunos procesos de las distintas hipnosis a la que es que es sometida la protagonista de la cinta, pierden credibilidad por la rapidez en los cambios de las distintas personalidades de Eva. En todo caso, no hay que olvidar que el cine es ritmo y el director de la mano de la portentosa actriz, trata de no parar en ningún momento el clímax de las distintas situaciones. Para ello se vale de la fabulosa modulación de la voz de Joanne Woodward. Como curiosidad adicional, cabe decir que la actriz fue la esposa del mítico actor Paul Newman con el que protagonizó algunas interesantes películas, entre ellas 'El largo y cálido verano' o 'Desde la terraza' entre otras.

Mi conclusión final, es que nos encontramos ante una pequeña joya del cine clásico, que además se adentra por los siempre excitantes comportamientos de la mente humana. Un viaje hacia la deconstrucción personal y la búsqueda de los sucesos que durante la niñez y/o la juventud pudieron alterar el comportamiento de la protagonista de la historia. Cine psicológico para disfrutar con tranquilidad de un género tan contemporáneo a nuestros días. 

Extraña bastante que aún no se haya realizado un remake de la cinta y aunque es cierto que la producción no ha perdido actualidad, se dejar notar el paso del tiempo en la manera de encuadrar y rodar los distintos planos. Aunque yo mismo no soy partidarios de los citados remakes, tengo que reconocer que seria un autentico espectáculo poder disfrutar de una nueva adaptación del ensayo literario. Propongo de director a Denis Villeneuve, a Jennifer Lawrence como Eva, a Benicio del Toro como el marido y a Michael Fasbender como el psiquiatra principal. 

Os dejo con un enlace a un vídeo de la película en su idioma original, para apreciar uno de los cambios de personalidad que interpreta con majestuosidad Joanne Woodward. Imprescindible ponerlo en versión inglesa, para poder apreciar su verdadera voz.
Una pequeña joya clásica que sin ser una obra maestra, nos recordará como era el cine de los años 50.

Título original: The Three faces of Eve.
Nacionalidad: Estados Unidos.
Año: 1957.
Director: Nunnally Johnson.
Reparto: Joanne Woodward, David Wayne,
Lee J Cobb, Nancy Culp, Vince Edwards.
Fotografía: Stanley Cortez.
Música: Robert Emmett Dolan.
Duración: 90 minutos.

20 comentarios

  1. Historia real que hoy se repite en muchos ogares y que no tenemos a veces los conocimientos necesarios para ayudar al enformo, conocimientos tan básicos como dolorosos y sencillos.
    Aprovecho para agradecer a mi esposa la ayuda y los conocimientos que me ha transmitido sobre el tema, su paciencia para ayudar a los enfermos encamados,afectados de alzheimer, demencia senil y otras enfermedades mentales-
    A ti, amigo Miguel, agradecerte la entrada y la sensibilidad con la que tratas el contenido de la misma sobre este tipo de enfermedades.Cordiales saludos-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Demetrio, me emociona tu comentario por la sensibilidad y lo buena persona que eres demostrandolo con humildad y hechos.
      En la película mientras los doctores demuestran ternura a la vez que profesionalidad, no le sigue en la misma actitud su marido que ni entiende ni quiere entender la enfermedad, o sea la vida misma.
      Te mando un gran abrazo y un saludo para tu esposa que tanto bien hace con la labor desarrollada.

      Eliminar
  2. Adoro el cine, pero te he de confesar que mi debilidad es el cine clásico de siempre. Las tres caras de Eva, la vi hace años, pero recuerdo muy bien cada pincelada del personaje. Los trastornos mentales que padecen muchas personas por desgracia y otros sin saberlo que lo padecen. Una muy buena película recomendable de ver. La próxima vez la veré en V.O. me ha gustado el trailer. Gracias Miguel por acercarnos el 7º arte.

    Un fuerte abrazo y feliz semana!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosana yo también adoro el cine, ja,ja,ja.
      El cine clásico tiene algo especial, que nos traslada más allá de la tiempos en que vivimos.
      Y muy buena opción intentar verla en versión original, yo me estoy acostumbrando y es una gozada ver cómo se expresan los actores y actrices en su idioma original.
      Muchas gracias por acercarte al séptimo arte desde esta ventana donde siempre eres bienvenida.
      Un gran abrazo.

      Eliminar
  3. Hola !
    Hoy en día, la sociedad ve raro que no actuemos todos igual. Cuando algo sale de lo políticamente correcto la gente se asusta ya no solo por actuar durante un breve periodo de tiempo , mientras a los pacientes se les diagnostica la enfermedad e incluso cuando conviven mediante la medicación, esto también asusta a la gente y no por falta de información precisamente. Me atrevo a decir por que lo sé que son gente de mucho cariño y amor , muy sensibles, más incluso que la gente que no la padece. Sea el tipo de trastorno que sea. Como bien dices , el marido en el filme no comprendía a la mujer y hasta la maltrataba sabe dios que de cosas habrán vivido personas con algun tipo de enfermedad. Me parece muy buena la comprensión por tu parte en este tema. Hay mucho respeto en ella y como bien dices al principio las palabras bonitas reconfortan por encima de todo. Como aquello que las palabras duelen tanto o más que un golpe. Un saludo Miguel, gran entrada que para la época tuvo que ser todo un shock ya que no había tanta información al respecto. Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Keren.
      Bueno esto más que un comentario es un tratado de psicología que demuestra la bondad de tu persona y la altura de miras, te lo agradezco de corazón.
      Los trastornos mentales por desgracia son escondidos hoy en día en la sociedad y el desconocimiento que hay de ellos es como mínimo sonrojante.
      En la cinta y como citas el marido representa el rol de la incomprensión, el desafecto e incluso la violencia.
      La película se adelanta a su tiempo, pues hoy seguimos con clichés establecidos y parece que no estamos dispuestos a entender que las enfermedades cerebrales son eso cerebrales, siendo este un órgano como lo puede ser el páncreas.
      Y por supuesto que la combinación de medicamentos y palabras de consuelo son un poderoso cóctel para la mejora de estos padecimientos.
      Te mando un gran saludo y gracias por dejar tu huella en territorio marciano.

      Eliminar
  4. Hola Miguel,
    Pese a que no he visto la película, lo cual no es una novedad, me encanta la temática. Cárceles, juicios, enfermedades mentales... estos temas me absorben.
    La verdad es que el argumento tuvo que despertar muchísimo interés en una ciencia aún en pañales hace 60 años. Supongo que los espectadores quedarían igual de estupefactos que el marido de la protagonista.
    No estaría de más si rescatara eta película de algún lugar y le dedicara un sábado de lluvia.
    Me ha encantado la crítica. Gracias, siempre me traes el cine a casa.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Macarena, a mi la temática de los filmes psicologicos, médicos y con dosis adecuadas de suspense me enganchan bastante.
      Es cierto que en la década de los 50 la psiquiatría no disponía de los medios actualmente disponibles e incluso un tiempo atrás de esa década, uno de los tratamientos era dar baños de agua a distintas temperaturas a los pacientes, no había casi nada disponible.
      'Alguien voló sobre el nido del cuco' es otra gran película que aborda la temática psiquiátrica.

      Muchas gracias por tus elogiosas palabras también y te mando muchos saludos hasta Melilla.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Hola Miguel, vi la película en su tiempo (hace ya) ella es una grandísima actriz, tal vez eclipsada por ser la esposa de Paul Newman. Pero no hay una película que haya visto de ella que no merezca la pena. Veo que la cambias por Joy, jeje bueno también la chica brilla en el celuloide, Benicio del Toro es otro acierto, es enigmático de mirada criptica, me fascina todo lo que hace. Tu crítica cinéfila soberbia, como siempre. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eme, yo también soy un gran admirador de Joanne Woodward, y lo cierto que incluso habiendo ganado el Oscar no es tan reconocida como otras actrices menos talentosas que ella.
      Bueno el juego de poner actores en un posible remake lo hago a veces mentalmente con algunas películas, prueba y te divertirás, también se puede hacer en plan de humor (Gracita Morales como Eva y Fernando Esteso como el psiquiatra).
      Bueno Eme muchas gracias por tu comentario, te mando un fuerte abrazo!!

      Eliminar
  6. Me encanta este género quien saber a lo mejor no es un trastorno , a lo mejor es su propia salvación interior yo por ejemplo hablo sola me olvido que estoy en la calle jajaja y mi hija me dice siempre mamá que te ven jajajaja sin embargo algunos estudios dicen que es liberador y sanador , me encantó tu puesta en escena y tu reportaje ya te lo dicho siempre atrapas de principio a fin , un beso amigo desde mi brillo del mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, que sepas que yo también me he sorprendido a veces pensando en alto, ja,ja,ja.
      Pero bueno una cosa son los rasgos de la personalidad que no tienen mayor importancia y otra este padecimiento que no solo es mental, sino con implicaciones físicas(migrañas, amnesias, etc)
      Normalmente, o al menos en esta historia provienen de sucesos acaecidos en la infancia y en cierta manera engancha bien con lo que dices del salvamiento interior para olvidar.
      Un abrazo amiga Beatriz hasta tu mar brillante.

      Eliminar
  7. Holla Miguel,

    Gran actuación de Joanne Woodward y más que buena recuperación de una película que andaba un tanto olvidada.. La actriz no tuvo miedo de aceptar el papel. Otras cuatro actrices, temerosas con el tema, rechazaron el personaje: Judy Garland, Carroll Baker, Susan Hayward y June Allyson. Nunnally Johnson fue, antes de hacerse director, uno de los grandes guionistas de Hollywood. Es de él el guión de "The Grapes of Wrath" (1940), de John Ford, por ejemplo. Más recientemente, tambem escribió el guión de "The Dirty Dozen" (1967), de Robert Aldrich. Al ganar el Oscar, Joanne Woodward, modesta, alegó no saber cómo eso aconteció.Pero su esfuerzo de interpretar una mujer con tres personalidades, cada cuál con sus específicas nuances, fue más que admirable. Ella alterna con naturalidades las tres personas que abriga.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  8. Hola Eugenio.

    Gracias por la riqueza en la aportación del comentario y por destacar la valentía de Joanne Woodward y como otras actrices rechazaron un papel bastante complicado. Es una actriz admirable y es importante recuperar estas películas, como haces tú en cineugenio un blog del que aprendo cada día.
    Incluso pensé que quizás hubieras escrito sobre esta película pero no lo exploré para no condicionar mi opinión.
    Nunally Jhonsson y John Ford juntos, no lo recordaba, muy buen apunte.
    Me alegro mucho que veas con buenos ojos la recuperación de esta película en mí blog, no es de las más conocidas, de ahí mi intención.

    Un gran abrazo y gracias por tu tiempo amigo Eugenio.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta este cine.
    Esta película la ví un mínimo de tres veces y me parece excelente.

    La interpretación de Joanne Woodward es una maravilla.

    Su esposo, Paul Newman era un gran actor e inolvidable.

    Un abrazo y siempre gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Amalia!

      Yo la he visto también tres veces y claro me encanta también, al igual que la pareja inolvidable que fueron en la vida real Paul Newman y ella.

      Gracias por tu calurosa visita y te mando un cordial abrazo.

      Eliminar
  10. Imagino a Joanne preparándose para los tres papeles, debe haber sido un arduo trabajo, yo como siempre digo la buscaré, me encantan las películas en blanco y negro ;) un abrazo con cariño... :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Patty, pues te aseguro que fue un arduo trabajo, que acabo con su preciado Oscar.
      Otras actrices, un mínimo de cuatro no se atrevieron con la interpretación.
      La película es fácil de encontrar.
      Gracias por tu compañía, te mando un abrazo cariñoso!!

      Eliminar
  11. Las tres caras de Eva, es un gran clásico, y una gran película que he visto mas de una vez. Y esas patologías como es el "trastorno de personalidad múltiple " por lo que mucha gente esta pasando por el hoy en día, más de las que creemos. Felicidades me encanto la critica que haces de esta película.
    Un abrazo, feliz día!

    ResponderEliminar
  12. Hola Cristina, me da mucha alegría encontrar tus palabras por aquí de nuevo. Es cierto que es una enfermedad muy desconcertante y desconocida por una buena parte de la sociedad, sería bueno un buen plan de comunicación social para las enfermedades mentales y su tratamiento.
    Te agradezco tus buenas palabras hacia el texto y te envío un gran abrazo.

    ResponderEliminar