viernes, 1 de julio de 2016

Demolition


Cine para adultos y no erótico precisamente, poema visual sobre la pérdida. La vanguardia de hacer películas consiste en hacer propuestas atrevidas, duras y descarnadas como esta. Si queremos saber lo que es el dolor inesperado y sobrevenido asomémonos a esta ventana, no todos los viajes son bellos y alegres, este nos habla de nuestro interior, representando todas las contradicciones del ser humano. Que somos y porque vivimos, el amor y el dolor.......

La historia: Davis es un exitoso ejecutivo con una vida aparentemente ideal. Una mañana, sufre un accidente de tráfico junto a su esposa, que es la que conducía el coche en ese momento y ella recibe el impacto principal muriendo como consecuencia del brutal golpe. A partir de ese momento, es realmente cuando empieza esta historia, que nos habla de la reparación del daño sobrevenido y para ello él tendrá que reconstruir su vida. Un niño y su madre, a los cuales conoce tras el luctuoso suceso, le ayudarán a entender su pasado y su futuro, la demolición será inevitable, será necesaria.

La crítica: Podríamos entender la película como una realidad, o como una metáfora sobre los cambios inesperados. Su director, el canadiense Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club) y de la mano de un gran guión de Bryan Sipe, nos sorprende gratamente con un retrato intimista y a veces radical de la condición humana. La exuberancia de las emociones complejas, en algún momento suenan desbordantes pero todas las piezas del engranaje mental de su protagonista, comienzan a cuadrar cuando comprende lo que sentía y lo que siente ahora hacia su mujer.

Mirada perdida

La paradoja del marido es, que realmente no siente dolor ante la pérdida de su mujer o si lo siente no sabe como canalizarlo. Para él, es un martirio no sentir el dolor que se supone debería sentir ante un suceso de tal magnitud; el hecho de no poder llorarla y empaparse con su recuerdo, es lo que le esta destruyendo. Para ello emprenderá una reconstrucción de su vida y específicamente del hogar conyugal, ahí la demolición sera literal y tendrá ciertos toques de buen humor ácido.

Romper para empezar, llorar para seguir, esto es básicamente de lo que nos habla esta propuesta, que por momentos se presenta en una atmósfera original y perturbadora. Desde luego si hubiera que poner algún pero o crítica constructiva, la cinta no sería la mejor opción para los detractores de las producciones dramáticas o tramas un tanto interiores; por el contrario será una lección de aprendizaje para personas maduras e interesadas en la condición humana. Al final habrá esperanza.

De la parte final, no puedo desvelar casi nada como es natural, pero si diré que contendrá emociones muy potentes que giraran sobre el perdón hacia uno mismo; apareciendo nuevos elementos del pasado que resultaran bastante sorprendentes y nuevamente inesperados. La compañía de Karen y su hijo Chris, a los cuales se acerca tras el luctuoso suceso, le ayudarán a afrontar la travesía del desierto y le servirán de autocuración y expiación del dolor.

Esperanza, ilusión....

Jake Gyllenhaal (Brokeback Mountain) probablemente tiene el personaje más complejo de toda su carrera y lo resuelve notablemente. Matices y miradas difíciles de olvidar; actor en plena madurez dispuesto ya a cualquier papel por difícil que esta sea. Naomi Watts (21 gramos) es una actriz extraordinaria y lo demuestra una vez más. Sus dos nominaciones al Oscar saben a poco, su talento merecería mayor reconocimiento. En su papel en 'Demolition' ayudará a Davis a superar el duelo; amistad y la semilla de un romance será su rol en la cinta. Destacar la aparición de Chris Cooper en el papel de suegro y jefe de Davis. La relación con el marido de su hija, tras la desaparición de esta, se va envenenando y Cooper cumple a la perfección con el papel de duro en el que esta algo encasillado.

Los aspectos técnicos están resueltos con corrección: montaje, música y dirección de arte se resuelven con asepsia. La fotografía si destaca dando un aire realista a toda la filmación. Recapitulando, lo más destacable de la producción, es la credibilidad que tiene toda la trama. No hay artificios, te olvidas que estas viendo una película y entras en un submundo como si fuera real. No obstante, no es una cinta fácil, gustará o no gustará, no habrá medianías y como he dicho en alguna ocasión, no eres tú el que eliges a las películas, en realidad son ellas las que te escogen a ti.

Nota: 8/10.

Nacionalidad: Estados Unidos.
Director: Jean-Marc Vallèe.
Reparto: Jake Gyllenhaal, Naomi Watts,
Chris Cooper, Polly Draper, Ben Cole.
Guion: Bryan Sipe.
Fotografía: Yves Bélenger.
Estreno U.S.A: 8/4/16.
Estreno España: 1/7/16.
Más fechas, por confirmar.

Os dejo el enlace al tráiler a continuación:

8 comentarios

  1. Hola Miguel !
    Nunca sufrí una perdida cercana. Bueno, puede que hubiera una pero me pasó exactamente igual que al protagonista , solo que esa persona no me trató bien. Nunca deseas la muerte a nadie y menos cuando ves que alguien de tu alrededor sufre y mucho. Esta película, tiene pinta de ser muy intensa a nivel emociones y sentimientos. Has removido sentimientos que pensaba que había olvidado ( el poder de las letras) Como siempre , un placer leerte. me encanta. Un saludo !

    ResponderEliminar
  2. Hola Keren, en mi opinión nunca estamos preparados para lo inesperado, por eso el shock ante una pérdida humana, es de difícil asimilación y si son de personas jóvenes aún más.
    El duelo es algo tan singular que nunca debería ser juzgado por nadie.
    El poder de las letras es inmenso como dices, no las mías claro, pero si que unas palabras, un consuelo o una voz de ánimo pueden ayudar incluso a darle la vuelta a una situación.
    Y el placer es mío, tus letras ennoblecen y enriquecen este blog que también es tuyo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un 10/10 es mi humilde puntuación a la crítica que hoy nos presentas. Película profunda de amplias raíces que sin duda y gracias a tus palabras, apetece y mucho ver en la gran pantalla.Enhorabuena Miguel.

    ResponderEliminar
  4. Hubo amor entre Julia y yo pero no lo cuide.
    Hola Marta, esta es una de las frases que el protagonista piensa y pronuncia en la trama y forma parte del proceso de dolor autoinfligido que le produce a Davis no sólo no haberla amado lo suficiente, sino el hecho de la incomprensión de sus sentimientos.
    Cuando has comentado profundas raíces, esa es una de las claves, el conocimiento del ser humano en sus profundidades, en la base de lo que sentimos que son nuestras raíces.
    Gracias por tu generosidad en tu comentario y te mando un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. "Romper para empezar, llorar para seguir,...", sin ver la película, creo que con 6 palabras la has resumido de una forma hermosa e impactante. Ya tengo dos en la agenda. Buen finde!!

    ResponderEliminar
  6. Hola amigo Norte, gracias por subrayar una frase que intentaba explicar las emociones complejas, que asistían a uno de los personajes más pertubaradores que he visto a lo largo de este año en el cine.
    Te deseo también que tengas un gran fin de semana y ya de paso un feliz mes de Julio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  7. Alguien me explica quién era el de la ranchera que lo seguia?

    ResponderEliminar
  8. Hola Fernan, pues ya que yo mismo escribí este texto me ofrezco con mucho gusto a aclarar tu pregunta.
    El personaje que conducía el vehículo ranchera fue el que provocó el accidente en el que la esposa de Davis perdió la vida.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar