miércoles, 7 de noviembre de 2018

¡Qué maravilloso es el cine! La strada de Federico Fellini


Un buen comienzo y un buen final, hacen una buena película, siempre y cuando estén cerca uno del otro. -Federico Fellini.

La frase que encabeza esta retro reseña dedicada al genio italiano converge y se fusiona a la perfección con mi manera de entender la cinematografía. Sin duda una buena presentación en el cine o incluso en la vida de la personas, asientan las bases para que una relación personal o cinematográfica tenga éxito. Pero si importante en el cine es el punto de partida, la clave de toda producción pasa por un final que sea concluyente, coherente y que resuma de alguna manera la tesis argumental de la propuesta presentada siempre que hablemos de cine que transcienda más allá del mero espectáculo. En ningún caso hablamos de que un final tenga que ser trágico, cómico, abierto o cerrado. Eso queda ya lógicamente en la libre expresión artística del cineasta de turno. Pero lo que si debe contener la finalización de una obra es la cercanía o algún punto de encuentro con lo que se nos presentó al comienzo de la narración. Y a eso es lo que se refiere el maestro italiano cuando dijo y aplicó en sus películas eso de que el comienzo y el final de las películas tienen que estar el uno cerca del otro. Cuando además, en un filme se consigue un final circular volviendo incluso al punto de partida o se reúnen a todos los personajes de alguna manera en la secuencias finales, es cuando el cine luce en toda su intensidad.


La strada (la calle, el camino) es un cuento universal que recoge de alguna manera la base sobre la que se asienta la peculiar cinematografía de Federico Fellini y una manera perfecta para introducirse en sus películas para quien aún no las conozca.

La historia nos cuenta la vida de Zampanó (Anthony Quinn) que es un artista ambulante sin escrúpulos que se gana la vida con pequeños espectáculos circenses por los pueblos y ciudades de la empobrecida Italia de los años cincuenta del siglo pasado. Pero para ello necesita a una compañera que sirva de animadora y para pasar el sombrero recogiendo las propinas que pueda obtener de dichas representaciones artísticas. Con tal motivo, decide comprar a la joven muchacha Gelsomina (Giuletta Masina) sobornando y pagando a su madre que sumida en la miseria acepta el trato para poder mantener al resto de su familia. Gelsomina que padece algún tipo de retraso mental, emprende el viaje con Zampanó y poco a poco comienza a encariñarse de él, a la vez que encuentra su vocación como artista cómica en un mundo totalmente nuevo y atractivo para ella.

En cierta manera en La strada podemos encontrar reminiscencias con el cuento de hadas francés La bella y la bestia pero cambiando enfoques, perspectivas e invirtiendo los términos de muchos de aquellos personajes. Zampanó es en esta ocasión una verdadera bestia humana pero lejos de poseer lujosos castillos, su centro de poder se asienta en un triste carromato que arrastra con una motocicleta tan desgastada como su propia vida. En contraposición, Gelsomina se podría asemejar a "La bella" por su inocencia, dulzura y buen corazón. Pero aquí es donde Fellini introduciría la mayor variante si admitiéramos la tesis o al menos el parecido razonable (invertido) con el cuento de Gabrielle de Villenueve. Y es que lejos de acentuar los valores morales de nuestra protagonista femenina adornándola de la belleza clásica de la mujer italiana, Fellini introduce a esta bella de corazón en el rostro de una actriz que desde luego era de todo menos bella. Desde luego, la apuesta es extraña en el cine y en la propia narrativa de las películas que suelen asociar las virtudes morales a la belleza femenina. Si además, el personaje de Gelsomina es interpretado por Giulletta Masina que era la propia esposa del cineasta italiano, y que es llamada en el guión entre otras cosas "cara de alcachofa", no cabe duda que la elección no es casual, introduciendo en la cinematografía generalista un nuevo arquetipo más bien utilizado en personajes masculinos, como es el de la chica poco agraciada pero de excelente corazón.


Cabe recordar que la película está realizada en el año 1954 cuando la posguerra en Italia aún causaba estragos entre la población y la pobreza se hallaba extendida en buena parte de las capas sociales del país transalpino. Aunque se podría enmarcar dentro del Neorrelismo cinematográfico italiano, en mi opinión, Fellini apuesta en La strada por romper de alguna manera con este movimiento y marcar un punto de inflexión o una transición entre este tipo de cine más social para pasar a lo que él quería expresar artísticamente a través del celuloide. Y es que el Neorrelismo venía marcado por un cine de estilo casi documental en el que se buscaba principalmente remarcar la grave situación económica italiana como se podía observar en El ladrón de bicicletas de Vitorio De Sica del año 1948 y en la que el hambre, la miseria y el desempleo eran los únicos hechos a denunciar por encima del estilo conceptual de cada artista. Es entonces cuando Fellini sin dejar de remarcar la trágica situación que azotaba más si cabe al medio rural italiano, decide apostar por volver a introducir elementos artísticos y en el caso de La estrada, hasta poéticos, para además de volver al cine como hecho artístico, introducir ya sin concesiones sus personajes tan especiales, estrambóticos, patéticos, dulces en ocasiones, amargos en otras, que lo llevaron a crear un estilo tan personal y característico.


El mundo de Fellini ya era una realidad y sus influencias llegan hasta nuestros días de manos de numerosos directores. La strada nace con vocación de ser una especie de memorándum del universo del cineasta con situaciones y personajes surrealistas, conversaciones en torno a la religión, exabruptos circenses y el propio circo como medio de expresión de sus gustos más personales. La música era otro punto de apoyo importante para conseguir transmitir las emociones presentadas en pantalla y con los compases del gran Nino Rota la tensión sinfónica estaba asegurada. De hecho el tema central de la película reseñada hoy engarza de alguna manera con el tema central de la película El Padrino que supuso para el compositor italiano la máxima celebridad entre los compositores de música de cine.

Respecto al reparto y completando la gran actuación de Giulletta Masina con su icónica Gelsomina, nos encontramos quizás con el mejor momento de Anthony Quinn representando con acierto a la bestia humana de Zampanó que más que un hombre es un animal sin escrúpulos. Este personaje sirve como contrapunto a la inocencia que Fellini buscar representar en la joven y desgraciada muchacha. Con estas dos almas contrapuestas y que como dos polos que se atraen, el director italiano busca transitar un camino de autodestrucción en un bucle de amor, odio, necesidad y ofuscación en la que la frustración/felicidad van apareciendo según las necesidades narrativas de la propuesta. Pero hay un tercer personaje en la película que sirve de nexo de unión para poder comprender estos mundos tan distintos. Se trata de "El loco" interpretado sabiamente por Richard Basehart y que es otro artista ambulante que se cruza en la vida de la pareja protagonista. Y es que probablemente una de las secuencias más importante de la película se produce en una conversación en la que "El loco" hace ver a Gelsomina que todo hombre o mujer tiene un propósito en la vida. Fellini utiliza en este caso una metáfora en forma de algo tan sencillo como una piedra, para transmitir a través del humanismo, la importancia de cada individuo como bien común de una sociedad que se corrompe por momentos.


En conclusión, La strada supone en mi forma de entender el cine, una conmovedora filmación sobre el comportamiento humano con la que Federico Fellini a través de unas criaturas mágicas salidas de su propio universo sentimental, nos conmina a ser mejores personas utilizando la cinematografía en forma de fábula universal.

P.D. Federico Fellini ganó con La strada el Festival de Venecia en el año 1954 en la categoría de mejor director y fue la primera película de la historia que obtuvo el Premio Oscar de la Academia en la categoría de mejor película de habla no inglesa.

34 comentarios

  1. Lo bueno de todo esto es que pasa de la ofuscación, y del odio casi entristecido para recordar, tú redacción que hay épocas mejores. Creo que la he visto pero es que no caigo. La imagen me es familiar. Seguro algún fin de semana la habré visto.

    Una muy buena redacción, y material visual.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Keren, muchas gracias por tus palabras. Cierto es que en países como en Italia o en España las cosas cambiaron y esa miseria que se vivió en las diferentes posguerras han quedado ya superadas. También es cierto que siguen quedando bolsas de pobreza o si miramos a otros países como Venezuela, Siria o incluso en ciertas zonas de los poderosos Estados Unidos sigue habiendo situaciones trágicas. En cualquier caso este aspecto pasa a ser secundario en la película que se centra más en buscar el lado más humano o cruel de los personajes representados. Tienes la pelí en Youtube por si la quieres ver.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Zampanó y Gelsomina han sido personajes icónicos en mi vida de pareja. Con diferentes y muy variados motivos, mi marido y yo recurrimos a ellos. Maravillosa película. Fellini es alguien con quien tengo sentimientos encontrados. Algunas de sus películas como esta y "Amarcord" creo que son absolutamente geniales, pero otras como "La ciudad de las mujeres" o "Roma" no puedo con ellas. Con "la dolce vita" tengo mis más y mis menos.
    Precios homenaje a dos personajes inmortales del cine universal.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bueno Rosa, en lo personal creo que todos tenemos referente cinematográficos de los que echamos mano en nuestra vida familiar e incluso películas que marcan de alguna manera nuestras vidas. Respecto a Fellini me gustan algunas de las películas que has citado y otras algo menos, ahora mismo recuerdo la música de Amacord que es un gran hito en la música de cine. Muchas gracias por tus palabras finales y por tu tiempo. Besos.

      Eliminar
  3. Quinn y Masina son como los pinceles del alma para Fellini con ellos nos da esta magistral pelicula La Strada que aqui nos traes Miguel para recordar como se hace el buen cine sin mas pretensiones que la de entretener y dar una magistral obra de vida en plena posguerra donde las visicitudes son el plano secundario a la ilusion por vivir plasmada en el toque de trompeta rompiendo el aire y llenandolo todo de luz y color , magistral tu critica Miguel , reicbe mis enhorabuena , saludos y un fuerte abrazo . jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bonito lo que dices José Ramón de: Los pinceles del alma de Fellini. Creo que ese sería un titular perfecto para abrir cualquier reseña que se hiciera de La strada.

      Muchas gracias también por el resto del comentario y por tu tiempo. Un fuerte abrazo.

      Eliminar
  4. Es evidente, Miguel, que La strada es una obra de arte tan sencilla y complicada como se quiera ver. Aquí radica el gran acierto de tu artículo, reconoces ambas cosas alumbrando aquello que hace a cada personaje reconocible y único, es preciso cortar los hilos del guiñol y Zampanó querrá vivir siempre encadenado, y no te olvidas, como suele ocurrir con frecuencia, de la risa del Loco. Pienso que el retraso de Gelsomina es afectivo, ¿Qué se puede esperar de una muchacha que es vendida por su madre al mismo hombre a quien esta había entregado a otra hija de cuyo fallecimiento apenas pidió explicaciones ni se detuvo en lamentarse sino en llorar con un histrionismo fingido?
    Ya te he visto rayar a una gran altura, Miguel, otras veces. Reconozco que La strada es tan exigente que ofrece un amplio abanico de interpretaciones, alusiones a Chaplin, a la Comedia del arte. Pero nadie podrá negar que el cine tiene en ti un gran embajador, en cuestiones técnicas hay otros como tú, pero tú tienes un gran estilo y una capacidad de transmisión asombrosa.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo Francisco; lo bueno de La strada es que incluso la podrían ver los niños como una enseñanza en una versión sencilla y los adultos mientras podemos encontrar cientos de significados sobre el compartimiento del alma humana o sobre como la cinematografía es un arte visual de muy alto calado cuando artistas de la talla de Fellini están detrás de las cámaras.

      También comparto lo que que comentas del retraso afectivo de Gelsomina, por matizar lo que yo he escrito, me refería a que este personaje parece tener un coeficiente de inteligencia algo inferior a la media y quizás en vez de ser un defecto, sea lo que impregne a este personaje de esa dulzura e inocencia tan especial.

      Mil gracias por tus palabras finales que además de suponer un gran estimulo para seguir investigando y aprendiendo sobre cine, me honran viniendo de un escritor como tú y que siempre has despertado mi admiración.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  5. Mi niñez la pase en un zona de la ciudad donde no habia fluido electrico, tener un receptor de TV era un lujo en los barrios marginales. Cuando adolescente me uni a un grupo de jovenes que desarrollaron actividades culturales y conseguimos que nos alaquilaran un viejo proyector de peliculas ...es asi como se obtuvo una copia, algo maltrecha ,de La Strada...les juro que despues de verla "me marco la existencia"...y cada vez que conseguiamos peliculas me esmeraba en que asistieran al lugar de proyeccion la mayor cantidad de jovenes. La Strada me parecio tan sencilla y bella ....recuerdo que despues de espectarla teniamos que intercambiar ideas y opiniones..; recuerdo que dije 2 colores (blanco negro) pintan todos los colores de la vida en esta película... no discutan si es cierto o mentira, discutan cuan humanos somos o dejamos de serlo... a pesar de ello la vida es bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jota, bienvenido a Cine y críticas marcianas y muchísimas gracias por un comentario tan tierno, bonito y enriquecedor para todo aquel que lo vaya a leer.

      Cuando dices: La strada "me marco la existencia"..., están poniendo en valor de manera enorme el CINE como expresión cultural y sentimental.

      La vida es bella, así es. Un gran abrazo.

      Eliminar
  6. La vi solo una vez, hace mucho ya, en un cineclub y solo tengo el recuerdo de algunas escenas. También pude apreciar Los inútiles, con Alberto Sordi y Roma, ciudad abierta, con la gran Anna Magnani. Esas películas sí entran más dentro de la corriente neorrealista italiana, y si no me equivoco, son bastante anteriores.
    En La strada, si bien la base es neorrealista, Fellini toma otro vuelo y convierte el tema de la miseria, la marginación y las emociones humanas en un obra de arte.
    La música es otra joyita inolvidable y la fotografía es espectacular.
    Me fascinó la maestría con que reseñaste este clásico. ¡10/10!
    Un fuerte abrazo, Miguel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La strada la tienes disponible a través de Youtube por si te apetece volver a verla. Los inútiles no la he visto y Roma es treméndamente icónica; también podría haber sido una apuesta para escribir sobre Fellini.
      Efectivamente en La strada el Neorrealismo aunque también aparece ya quizás es solo de forma "paisajística" en comparación a lo que nos quiere trasladar el genio italiano que principalmente se mueve en torno al humanismo.
      La música por otra parte es habitual en cualquier concierto de música de cine y es muy bella. Mil gracias por la parte que me toca a mí en la redacción de la reseña y por tus cariñosas palabras. Un gran abrazo Mirella.

      Eliminar
  7. Recuerdos imborrables de un cine clásico inolvidable. Gracias por tan bonita retrospectiva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, me alegro de esos recuerdos. Saludos.

      Eliminar
  8. Hola Miguel! me encanta tu sección de qué maravilloso es el cine ya que aprendo muchísimo sobre el cine de antaño, cómo siempre te digo no soy conocedora de él y nunca me suena ninguna de las películas que nos traes, pero me encanta leer tu reseña. Me ha gustado conocer la historia de la bella, la bestia y el loco! jeje. Gracias por traernos estas maravillas del cine. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues genial, yo mismo aprendo también al ir escribiendo en esta sección de cine clásico y esta película en particular la tienes a libre disposición en Youtube para verla cuando quieras.
      Muchas gracias por tus comentarios Verónica. Besos.

      Eliminar
  9. Una excelente película difícil de olvidar.
    La inocencia y ternura de la protagonista llega al corazón.
    Su final es muy conmovedor. Muy emocionante.
    Curiosamente,parece que en Italia no tuvo el éxito esperado.
    Yo creo que es una obra de arte.
    Un beso, Miguel .
    Me ha encantado la hayas recordado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Amalia, este es un tipo de cine inolvidable y uno de mis objetivos es que la reseña vuele por redes sociales y llegue a quien aún no conozca estas películas que nos cuentan mucho de la historia del cine. Es cierto que hay muchas películas de este tipo que en un principio no tuvieron un éxito comercial desmesurado y luego se convirtieron el películas de culto. Pero por encima de eso, me quedo con lo que comentas; realmente es una obra de arte.
      Besos y feliz fin de semana.

      Eliminar
  10. wwuuaauu no la he visto me parece entrañable y tus letras mas aún eres muy bueno haciendo críticas !! un beso amiguito desde mi brillo de mar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, eres muy amable. Y bueno, te ánimo a que veas la película pues como he comentado anteriormente en otras respuestas está disponible de momento en Youtube. Besos hasta Canarias.

      Eliminar
  11. Vi esta película el dia de hoy, y la ternura e inocencia de Gelsomina, finalmente generan un sentimiento en este hombre lleno de aparente mundo, pero carente de todo respeto, valores,amor, etc. En donde "El loco" es un factor importante con el diálogo que mantiene con ella.
    Magnífica mancuerna de actores reúne Fellini para éste filme merecedor de un Oscar.
    Soy admiradora de Anthony Quinn, al igual que de Marcello Mastroianni, que también trabajo con éste gran director.
    Miguel gracias por la recomendación que me gusto muchísimo. Pasa una linda noche ya en Madrid.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Blanca, aunque vaya firmado con el perfil de Unknown, reconozco perfectamente tu comentario y te agradezco que además de en otras redes sociales, lo hayas trasladado al blog marciano.

      Respecto a la película has definido muy bien a la entrañable Gelsomina en contraposición a la bestia humana de Zampanó; y así es como Fellini trato de representar artísticamente la humanidad/deshumanidad del comportamiento humano.
      Anthony Quinn es también un actor muy admirado por mí y Marcello Mastroianni un genio al que reseñé en su 'Matrimonio a la italiana'.

      Muchas gracias por pasar y saludos hasta México.

      Eliminar
  12. Qué homenaje más bonito le has hecho a Fellini. Se nota que le admiras y además sabes muy bien por qué y así lo has explicado estupendamente.
    Vi la película cuando tuve un noviete que era fan de Fellini y le acompañaba a los cineclubs de mi época universitaria a ver sus películas. No me acuerdo mucho del argumento pero sí que la actuación de la Masina fue espectacular.
    A tenor de tu bonita reseña podría decirse que Fellini hacía cine "denuncia" y además con arte, algo que es muy meritorio.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Kirke, bueno es mi pequeña aportación al maestro italiano ahora que se cumplen 25 años de su partida.
      efectivamente este tipo de películas eran muy de cine clubs, cine forums y a veces no conseguían el éxito comercial que merecían. Luego con los años fueron ganando mucho peso y han llegado muy bien y sin envejecer artísticamente hasta nuestros días, al menos en el caso de La strada.
      Un gran abrazo y muchas gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  13. Hola Miguel!

    Sumamente interesante tu reseña dando a conocer, al menos a esta ignorante y poco asidua al cine, esta pelicula que de seguro buscaré la forma de verla.

    Como ya imaginarás no conozco la pelicula, de esos años he visto algunas, como "Lo que el viento se llevó", "Desde aqui a la eternidad", "Zorba el griego", "Violinista en el tejado", "Descalzos en el parque" y otras tantas vaqueradas y de acción como "Los 7 magnificos"... Bueno la lista podría resultar larga si me pongo a recordar, en realidad he visto demasiadas, pero no recuerdo muchas.
    Al leerte me vino a la memoria la versión original de "El hombre elefante", por lo del circo y lo brutal del personaje de Anthony Quinn.

    La reseña me encantó, tu descripción de los personajes, su caracter y como el director crea y desarrolla una perspectiva diferente a lo acostumbrado en la época es loable. De la musica ni hablar, de solo mencionar a "El Padrino" ya me deleitó.

    En fin gracias por hacer llegar esta sugerencia, no se si he visto algo de ese director, no retengo los nombres de los directores ni siquiera de mis peliculas preferidas, solo de escasos actores, mas bien me centro en el guión, y las actuaciones que me llegan a cautivar, que mal por mí, ya que son los principales responsables. Tal vez si me dedicara a ver Los Oscares estuviera mas atenta a ellos.

    Como siempre un gusto leerte amigo. Que tengas un lindo fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Idalia,

      Gracias por tus palabras. La película la tienes a libre disposición en Youtube y fue precisamente este aspecto el que me llevo a elegir una película de Fellini que estuviera al alcance de todo el mundo.

      Has mencionado grandes películas en tu lista y te agradezco mucho que lo hayas dejado impreso en el comentario. De las que has mencionado me quedo con El hombre elefante y Descalzos por el parque.

      Mil gracias por tu cariño, y por el tiempo en redactar tan amplio comentario. Buena semana entrante y muchos abrazos.





      Eliminar
  14. hola! que homenaje tan espectacular, no vemos mucho a Fellini, atare y rechazo, en fin esta tiene algo especial, adoro tu entrada que cuenta todo lo que nos gusta saber y mas, sobre la gente en particular! gracias y un abrazotebuho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, encantando con vuestra visita y comentario. Esta es una película muy especial y os invito a buscarla y verla en Youtube. Abrazos.

      Eliminar
  15. Me ha encantado el homenaje que le has hecho a Fellini,... y además has explicado muy bien lo de los finales circulares,... es como si todo cuadrara, como si lograras la cuadratura del círculo. No recuerdo haber visto esta película pero, como siempre que leo tus críticas favorables a una cinta, me has despertado el interés. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Norte, precisamente hace pocos días se cumplían los 25 años de la partida del maestro italiano y por eso elegí esta fecha para rendir tributo a Fellini. Creo que de alguna manera intuyo que coincidimos en ese gusto por los finales circulares en el el cine o la literatura. Un gran abrazo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  16. Hay peliculas que quedan grabadas en un lugar de la mente sea por la música o quizas por el ambiente. Es tan antigua que en realidad no recuerdo si la vi o m la comentaron varias veces
    Pero ahi sta en una parte de mi memoria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Recomenzar, pienso que la música en el cine actúa como un perfume o una fragancia; y es ahí cuando nuestros recuerdos olfativos y musicales se unen en este caso hacia una película y en otros hacia alguna persona.
      Gracias por pasar y feliz comienzo de semana.

      Eliminar
  17. Si veo una película espero que tanto principio medio y final tenga argumento coherente, además si cuenta con una música que acompaña la trama debidamente quedo satisfecha. Salir del cine con la sensación de haber estado junto a los protagonistas y comprendido sus sentimientos es una forma de reflexión y entusiasmo, es tiempo aprovechado.

    Hay películas que empiezo a ver y si ya de entrada no saco nada claro la dejo, ver algo así como leer si no me aporta nada positivo la dejo, en esta creo que procuraría no perder detalle. Anthony Quinn en todos los papeles de actor que le vi actuar me encantó, esta no será menos, la veré seguro.

    Bien por Federico Fellini, que ha sabido transmitir sus sentimientos uniendo a personajes tan dispares y por tanto necesarios para comprender que muchas veces las apariencias engañan. Que el corazón bello lo puede tener una persona fea o alguien que parece no tener escrúpulos..

    A fin de cuentas debemos saber escuchar al corazón y no ver solo la apariencia. y otro punto importante, nos necesitamos para comprender el comportamiento humano y en esta creo que lo consigue.

    Gracias por recomendármela.
    Un placer leer tan excelente reseña.
    Besos, y buen comienzo de semana.

    ResponderEliminar
  18. Hola Mila, sí claro todo el conjunto para que brille tiene que ser coherente en una película, pero yo hay dos cosas que considero básicas ademas del lógico buen e interesante desarrollo. La primera es una buena presentación, un saludo al espectador, algo en definitiva que nos muestre el verdadero interés del cineasta en enseñarnos su obra. Es como cuando vamos a un lugar y nos encontramos con una bienvenida hospitalaria, a eso también es lo que me refería con una buena presentación en la vida real que en lo personal lo podríamos llevar a un gesto amable, una sonrisa, dos besos o un apretón de manos. Y luego claro, la resolución de una película, un libro, una obra de teatro debe ser y contener una especie de tesina argumental y que cierre de una manera adecuada la propuesta presentada. Para mí, no hay una gran película, sino contiene un gran final.

    Efectivamente y con respecto a la película, Fellini nos da una gran lección de humanismo, tanto en la parte de la belleza física como en la parte espiritual de las personas. Muy a tener en cuenta.

    Un gran abrazo Mila, muchos besos y encantado de tenerte cuando lo desees por estos mundos marcianos.

    ResponderEliminar