miércoles, 22 de junio de 2016

Un Hombre De Altura


Delicias turcas: son unos pequeños bocados de placer repostero de un dulzor exquisito. En un 'Hombre de altura' básicamente lo que nos encontramos es con esto, pequeñas píldoras, en este caso de placer cinéfilo, servidas con esmero desde el país galo: delicias francesas.

La historia: Diane una brillante y atractiva abogada, pierde su móvil en una distracción y recibe la llamada de un hombre encantador, él le pone como condición para recuperar el teléfono, que tenga una cita con él. Después de varias conversaciones y resultando ser él amable, simpático y gracioso, deciden tener una cita, la sorpresa para ella será al verle y comprobar que solo mide 1'36 centímetros, el primer impacto esta servido. Aún así surge la química y hasta ahí puedo contar.....

La película es un remake de la argentina 'Corazón de León' de Marcos Carnevale e interpretada magistralmente por el actor argentino Guillermo Francella, fue un éxito en su país y ahora el director francés Laurent Tirard (Axterix y Obelix) decide darle su particular visión, que en realidad no difiere mucho de la obra original. Mezclas peculiares en el cine sin pasar por Hollywood. Anteriormente reseñábamos la española 'Kiki, el amor se hace' que era un revisión de una cinta australiana. Francia, Argentina, España y Australia sin pasar por EEUU, quien lo diría. Otro asunto sería la conveniencia del remake.


La primera cita: La cara de Diane es todo un poema, situación muy graciosa por lo inesperado del físico de Alexandre, típica situación de "trágame tierra". Disimulos, sonrojos y todo tipo de gestos que dicen más que mil palabras, los espectadores disfrutando claro. ¡Mala leche!
La primera reflexión o mensaje, da igual como lo llamemos, es la influencia del aspecto físico en cualquier ámbito de la vida, pero si es a la hora de emprender una relación amorosa, esta influencia se multiplica enormemente por mucho que la corrección política nos haga a veces decir lo contrario. La realidad a veces es terca y tozuda.

Lo que si hace de la película, una comedia muy agradable, es la sutileza y el vuelo suave que toma el guión sobre la trama, es oxígeno para el espectador. En realidad un gran planteamiento, desarrollado con facilidad y muy digerible para todo el mundo; al final por encima de los centimetros de los protagonistas, hablamos de una historia de amor, pero dando una visión de lo limitante que puede ser la altura para un adulto. Y aunque en este caso el creador de la historia, muestre hincapié solamente en los problemas de crecimiento de algunas personas, también podría servir de ejemplo para otras discapacidades auditivas. visuales o psicológicas por poner solo algunos ejemplos. El mensaje final totaliza la integración de las distintas discapacidades físicas o intelectuales en su interrelación con el mundo que nos ha tocado vivir, siempre con un toque cómico para quitar hierro al asunto.


Las interpretaciones, son otro dulce envuelto en dos grandes actores, que hacen una gran pareja a pesar de la diferencia de altura. Alexandre es interpretado por el ganador del Oscar por la película 'The Artist', Jean Dujardin, que se desenvuelve perfectamente en un papel un tanto complicado, al tener que trabajar mediante un croma para así reducirle la altura, pues su estatura es normal. Virginie Efira interpreta magistralmente a la abogada Diane y llena la pantalla en cada una de sus apariciones, actriz francesa para tener en cuenta, brillante.

Los efectos especiales también forman parte destacada de la producción, el trabajo es arduo, pues se trata de rebajar en pantalla a un actor, cincuenta centímetros de golpe y proporcionarlos al resto del cuerpo, ademas hay que unirlo en pantalla con los otros actores y el resultado es sobresaliente. Si no lo sabes, piensas que Jean Dujardin mide los 136 centímetros que representa en la acción. Los demás aspectos técnicos, fotografía, música y dirección de arte muy cuidados, esto ya es una seña de identidad del cine francés.

Resumiendo, nos encontramos con una caja de bombones, siempre que no hayamos visto la película de la que es remake esta cinta, si es así, el factor sorpresa quedará difuminado y la película puede defraudar. Si por el contrario, es la primera vez que hemos oído hablar de esta historia, la experiencia sera altamente agradable sobre todo para los amantes del género de la comedia romántica, en cualquier caso será una experiencia positiva por la elegancia y la compostura de la producción.
Nota: 8/10.

Titulo original: Un Homme á la hauteur.
Nacionalidad: Francia.
Director: Laurent Tirard.
Reparto: Jean Dujardin, Virginie Efira,
Cedric Kahn, Myriam Tekaia, Elea Clair.
Fotofrafía: Jerome Almeras.
Guión: Marcos Carnevale.
Estreno Francia: 4 de mayo de 2016.
Estreno en España: 22 de Junio 2016.
A la espera de más estrenos internacionales.
Enlace al tráiler a continuación:





6 comentarios

  1. Maravillosa crítica como siempre,y que refleja a la perfección los prejuicios y la importancia desmesurada que se le da como bien dices al aspecto físico,en una relación.Gracias una vez más por tu aportación y tus palabras dedicadas al séptimo arte.Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras como siempre Marta y claro que todos tenemos prejuicios, hay que saber reconocerlo para intentar corregir nuestros errores.
      Aunque es evidente que tiene que existir unos mínimos de atraccion sexual lo cierto es que el verdadero ser de la persona esta en su interior.
      Un gran saludo.

      Eliminar
  2. Promete. Ciertamente este tipo de comedias románticas no entran entre mis géneros predilectos, peo me atraen los interpretes y la manera tan correcta que tienen de asumir sus papeles con resultados tan sorprendentes.
    Me recuerda a esa cinta titulada: -El amor es ciego- que es tan desternillante por sus múltiples situaciones disparatadas.
    La veré en cuanto tenga la oportunidad de hacerlo, pero primero irá en busca de Dory, seguro. je,je.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francisco, lo cierto es que las comedias románticas tampoco me van mucho, de ahí mi buena impresión sobre la película, pues a pesar de pertenecer a este género cinematográfico me produjo sensaciones bastante placenteras.
      Realmente más que desternillante como la que acertadamente comentas, esta cinta es más bien de sonrisa, que también está bien.
      Bueno y que te vaya bien con tu amiga Dory, lo cierto es que es muy tierna y simpática.
      Un abrazo y gracias por tu presencia, pues con tus letras me honras de corazón.

      Eliminar
  3. Qué puedo decir Miguel?,... el finde me apunto al cine y la voy a ver. Buenas noches!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Norte, pues espero que la disfrutes, sin ser el súmmum del séptimo arte, al menos deja un dulzor por momentos. Pienso que con la cantidad de blockbusters comerciales y producciones de superheroes que nos acechan, estas pildoritas francesas en cambio, también tienen su derecho de aparecer en las salas y poder ver una película sin sobresaltos, estruendos y demás artificios que últimamente intentan meternos a la fuerza.
    Un abrazo y gracias por pasarte por el blog.

    ResponderEliminar