miércoles, 5 de diciembre de 2018

Kursk: El submarino que conmocionó al mundo


Enséñame un héroe y te escribiré una tragedia.
- Francis Scott Fitzgerald.

La historia: El día 12 de agosto del año 2000, el submarino nuclear ruso Kursk conmocionó al mundo cuando sufrió una explosión durante unas maniobras militares en el mar de Barents y naufragó con sus 118 tripulantes a bordo. 23 de estos marineros sobrevivieron a la deflagración pero quedaron atrapados en una cámara estanca a la espera de ser rescatados. La película refleja y recrea lo que pudo suceder en aquellos terribles momentos cuando el oxígeno empezaba a escasear y las autoridades rusas se negaban a recibir ayuda internacional.


La crítica: El cineasta danés cofundador del movimiento cinematográfico Dogma-95, Thomas Vinterberg (Celebración), se ha embarcado y nunca mejor dicho, en una coproducción europea entre Francia, Bélgica y Luxemburgo para dar luz a los hechos acaecidos a cuenta del trágico suceso con el submarino Kursk y que tristemente volvimos a recordar con el submarino argentino ARA San Juan hace poco más de un año. En el caso de la película reseñada hoy, el guión se ha adaptado del libro del periodista Robert Moore, A time to die: The Untold Story of the Couse Tragedy y que aporta un trabajo minucioso en base a los registros documentales que aparecieron sobre los hechos y que lógicamente son recreados artísticamente en la cinta.

La película está desarrollada narrativamente de manera inteligente para que el espectador empatice rápidamente con los protagonistas. En los primeros momentos, se presentan a los marineros y a sus familias e hijos, antes de embarcar en las maniobras militares que dieron pie a los escalofriantes sucesos. Así mismo cabe recordar que el K 141 Kursk era el orgullo y el estandarte de la Flota del Norte de la marina Rusa. Para que se hagan una idea del poderío del submarino ruso, su envergadura superaba a dos aviones "Jumbos" 747, su longitud era muy superior a un campo de fútbol y su altura equivalía a un edificio de 4 pisos de altura.

Pero a pesar de la grandeza y la ostentación que desprendía el gran submarino, la tesis que sostiene el cineasta Thomas Vinterberg (aunque él tira balones fuera en las entrevistas), es que la tragedia del Kursk pudo haberse evitado sino hubieran ocurrido una serie de errores concatenados. El primer error consistió en que no se hizo caso a los tripulantes de la sala de torpedos que avisaron a sus mandos militares de que el armamento que portaba en su interior se estaba degradando y lo mejor era realizar la prueba militar cuanto antes y desprenderse de dichos torpedos que por su temperatura estaban a punto de explotar. Pero sobre todo, la cinta y el libro, denuncian con fuerza a las autoridades militares rusas en la negligencia a la hora de pedir ayuda internacional en las tareas de rescate de los 23 marineros que sobrevivieron a la explosión. Es aquí cuando comprobamos la decadencia de las fuerzas militares rusas tanto en su flota como en su mantenimiento. Lo más curioso es que la única cápsula submarina en condiciones óptimas que tenían para acceder al Kursk, se la habían vendido a los estadounidenses para que los turistas con más posibilidades económicas pidieran bajar a las profundidades marinas para observar al mítico Titanic hundido. El resto de los equipos estaban muy desgastados y la narrativa argumental exprime con eficacia las sucesivas intentonas sumando cada vez más tensión cinematográfica. Aun con todo este despropósito, repito, se negaban a pedir ayuda por orgullo patrio y para evitar la humillación nacional. En definitiva "todo por la patria" pero muy poquito por los hombres que luchaban por esa patria que en su día fue un imperio. La moraleja de toda la historia pasa por los contactos privados que se hicieron con la Royal Navy británica y que mantienen en vilo al espectador con la esperanza de que finalmente pueda salir alguien con vida.


En el reparto cabe destacar al importante actor belga Matthias Schoenaert al que vimos este año junto a Jeniffer Lawrence en la estupenda Gorrión rojo. Con él se trata de recrear el heroísmo de estos marineros y su personaje se cree que fue el que se hizo responsable de dar fuerza y fe a todos los marineros supervivientes. La parte más cálida de la película transcurre a través de su esposa en la pantalla, interpretada formidablemente por la actriz francesa Léa Seydoux (Midnight in París), que lucha sin descanso contra los burócratas rusos para saber que ha pasado con su marido y el resto de los tripulantes embarcados en el submarino. Por último, habría que destacar a un buen Colin Firth (Un océano entre nosotros), que interpreta al Comodoro británico David Russell que hizo todo lo que estuvo en su mano para ofrecer la ayuda naval británica que la Armada rusa desechó.

En la parte técnica el cineasta nos regala un excelente plano secuencia dentro del submarino, cuando dos de sus marineros buscan en las cámaras inundadas del mismo, cartuchos de oxígeno para poder sobrevivir durante unos días más a la espera de ser rescatados. Por el contrario y en el debe de la producción, se siente impostado y hasta de algún modo ridículo, que la historia se haya rodado en lengua inglesa cuando es evidente que los personajes interpretados eran rusos y por tanto hablaban su idioma natal. Es por lo tanto muy incomodo oírlos hablar en inglés; así que ya puestos y sin que sirva de precedente, mi recomendación sería ver la película doblada ya que no se ha optado por realizarla con actores rusos.


En conclusión, Kursk, es un documento histórico de alto calado y que funciona relativamente bien como película. Y es que a pesar de ser una historia conocida por buena parte del público, su narrativa es ágil y contiene las dosis necesarias de suspense como para tener enganchado y en vilo al espectador durante todo el metraje de la película que se va a las dos horas sin miradas al reloj.

Nota: 7/10.

Nacionalidad: Francia, Bélgica.
Director: Thomas Vinterberg.
Guión: Robert Rodat.
Reparto: Matthias Schoenaert,
Léa Seydoux, Colin Firth.
Música: Alexandre Desplat.
Fotografía: Anthony Dod.
Duración: 117 minutos.
Estreno Francia: 7/11/2018.
Estreno España: 5 de diciembre 2018.



38 comentarios

  1. Hola!!
    Crítica y opinión se funden en cine. Eso me ha pasado al leerte. No sé si el significado es inglés o alemán pero yo habria puesto un "en busca de la verdad" son del tipo de pelis que te dejan con el suspense y la boca abietta. Aprovecho para decir que parece, también, de las que te peleas con la pantalla. Eso que haría tu madre o tú amiga cuando ve algo que no le gusta en la novela de las tardes. Yo creo que, tiene que ser un peliculón. Novelas a parte, me ha dado la sensación de estar dentro de la película con tu redaccion. Y acompañada del café , el vide-avance ha creado en mi expectación. Pero creo que yo la disfrutaria en el sofá. (Aunque se perderia mucho de lo bueno que he visto: sonido, tonos de voz, reitero el suspense porque aún tengo la imagen del submarino en la oscuridad y los sonidos o la acústica son sorprendentes) bueno,
    Feliz día, mucho cine y nos vemos en la próxima. ¡Gran entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Keren,

      En definitiva de buscar la verdad es lo que trata de hacer tanto el libro como la película. También de documentar, recrear y denunciar lo ocurrido y por qué no se tomaron las medidas adecuadas para al menos paliar los daños humanos producidos. Respecto a la filmación en sí como comentas es muy sugerente tanto en suspense, como en sonido, como en la propia recreación de los hechos que con certeza absoluta nunca sabremos como sucedieron.

      Gracias por pasarte a comentar y feliz fin de semana de cine.

      Eliminar
  2. Hola querido Miguel, qué interesante un filme vivido desde la realidad, probablemente nunca se podrá igual la angustia vivida por esos hombres pero a la vez la mejor enseñanza que puede brindarnos es la humildad, Rusia ha debido trabajar con todo ello a lo largo de su historia...Me gusta la propuesta, tu reseña como siempre, precisa y preciosa, ya tienes dominada la técnica de llevarnos al cine sin spoilear :)) Yo como siempre me voy feliz, feliz, ah como me gusta leerte...Felices días querido Miguel, besitos...Que saben muy bien donde naufragar :)))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola querida María, quizás la película pueda servir para que si algún día se repitan los hechos en cualquier lugar del mundo, un simple si de las autoridades correspondientes, puedan salvar vidas y con ello no condenar a sus familiares a una frustración infinita. Como siempre agradecido por tus amables palabras y por tu paso por el blog marciano.
      Muchos besos.

      Eliminar
  3. No sé si me animare a verla. Si las películas en barco me causan claustrofobia, en submarino me puede dar un ataque de ansiedad. Parece interesante. No prometo nada.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que se podría decir que es una película no apta para personas con claustrofobia aunque esta sea parcial hacia determinadas sensaciones: aviones, barcos, submarinos, etc, etc.
      Te agradezco tu comentario Rosa, un beso.

      Eliminar
  4. Recuerdo el caso y ahora no hace tanto el de ese desgraciado submarino argentino. Terrorífico imaginar a esas personas encerradas y dejadas a su suerte, buff me parece de lo más angustioso.
    Me indigna ese desdeñar ayudas que igual podían haber salvado vidas, me parece tan terrible cuando pudiendo hacer se decide no hacer.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que las sensaciones tanto en el submarino ruso, como en el argentino debieron ser la definición perfecta de la impotencia tanto para marinos como para sus familiares. Lo curioso de este caso, es que un simple si del presidente ruso hubiera cambiado los acontecimientos radicalmente. Muy triste ese falso orgullo patrio. Besos Conxita y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  5. Una buena propuesta parece según la reseña tan espléndida que haces de esa historia. Las historias reales siempre tienen un interés añadido ya que presentan la tragedia según se vivió haciendo sufrir las sensaciones al espectador y esa intranquilidad por lo que va sucediendo, aunque cuando es una ficción pasa lo mismo porque ya se sabe que algunas veces supera a la realidad o por lo menos se cruzan sin saber cual es cual.
    Un placer como siempre leer tus magnificas críticas Miguel.
    Un abrazo y que pases muy buenos días de puente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Elda, yo soy de los que piensan que la realidad supera en demasiadas ocasiones a la ficción. Y aunque no tenga que ver ahora mismo, ¿quién pudo imaginar el ataque terrorista a las torres gemelas ese fatídico 11 de septiembre?, desde luego el cine no lo hizo y lamentablemente ocurrieron dichos suceso.
      Ojalá tanto el libro como la película hagan recapacitar a las futuras autoridades de cualquier país si ven en situaciones semejantes. Muchísimas gracias por tu comentario y por tu presencia, un gran abrazo y feliz fin de semana festivo.

      Eliminar
  6. Es de esas películas que suponen un reto para guionistas y director. La cercanía del suceso y el conocimiento del resultado son una rémora para conseguir la sorpresa del espectador. Vamos, como ver una del 11-S, del Titanic o de Jesucristo. Pero leyendo tu reseña parece que salieron más que airosos.
    Jo, no imagino situación más desesperada que la de estar a esa profundidad y no poder hacer nada más que esperar.
    ¡Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola David, lo bueno del caso y del cine en concreto, es como un cineasta se las arregla para que sabiendo el final de la película y de la historia, consiga mantener con eficacia un buen clima de suspense y un buen clímax final.
      Respecto a este caso en concreto, el solo hecho de esperar y de subsanar los terribles problemas que tenía la cámara estanca del submarino ya hubiera convertido en héroes de verdad a estos hombres que tristemente con una sola llamada, hoy muy probablemente estarían con vida.
      Un abrazo y gracias por tu tiempo.

      Eliminar
  7. Hola Miguel, una historia estremecedora que recuerdo con mucha angustia.
    Leyéndote me he acordado de las noticias que iban apareciendo en la TV sobre los familiares de los militares atrapados en el submarino, fue horrible. No sabía bien la historia pero con tu estupenda reseña me has dado las claves de muchas de causas de este vergonzoso accidente. La decadencia de los sistemas autoritarios dejan huellas a veces por muchos muchos años, irreparables.
    Aunque por tu reseña y por la nota que le pones es una gran película, no sé si me atreveré a verla... mucho sufrimiento.
    Un abrazo muy muy grande Miguel y feliz puente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xus, yo recuerdo también con mucha angustia los sucesos pero a la hora de afrontar la proyección no recordaba con exactitud si hubo algún superviviente.

      En cierta manera a raíz de este suceso la libertad de prensa en Rusia fue aún más restringida y creo que es una nación con demasiados rasgos autoritarios para poder considerarla una democracia consolidada.

      La película es dura, pero necesaria. Un gran y cariñoso abrazo Xus. Gracias por tu presencia.

      Eliminar
  8. Película de suspense por la tragedia vivida y que en la que se puede recrear el drama vivido como si fuera hoy. Tuve conocimiento del hecho y ahora con tu reseña has traído a mi memoria un suceso que sentí profundamente por el drama sentido por familiares y mucha gente.
    Ese "todo por la patria pero muy poquito por los hombres que luchaban" por desgracia continúa siendo común en muchos casos.

    Quizás la vea cuando la pongan por televisión, más por conocer los sentimientos albergados por los 23 marineros atrapados, puede ser de reflexión y conocimiento el saberse en ese estado el funcionamiento de la mente y aprender. Aunque sinceramente, las pelis de hechos reales como esta no acostumbro a ver, me entristecen y cada vez más me gusta ver pelis con toques de humor o ciencia ficción.

    Estupenda reseña.
    Felicidades una vez más por tu bien hacer.
    Besos.)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mila,

      Ese "todo por la patria" es verdaderamente vergonzante en este caso porque una patria no vale nada sino se lucha por los componentes de la misma. Dejar tirados a estos hombres y sus familias pesará como una losa (supongo) a los responsables o al responsable final de no aceptar la ayuda internacional propuesta.

      Respecto a los géneros estoy contigo en reivindicación de la comedia y de hecho es un género que trato de traer bastante a menudo a este espacio marciano. Lo paradójico es que la ciencia-ficción no tiene mucho espacio por aquí, pues siendo de mis géneros preferidos -como buen marciano- no abundan precisamente los estrenos con un mínimo de calidad para al menos intentar ser reseñados.

      Mil gracias Mila por tus palabras finales y muchos besos hasta tu tierra.

      Eliminar
  9. Hola Miguel, Para no faltar a tu costumbre una nueva critica fantástica,

    Poco puedo aumentar a lo ya comentado, pero si resaltar que tocar el cine histórico convierte a los intervinientes en intrínseca de la misma.

    Un abrazo MWP

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquín, muchas gracias por tu buena valoración.

      El cine histórico bien realizado es algo muy importante para la cinematografía, de hecho es una excelente manera de documentar los verdaderos y más interesantes hechos reales.

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  10. Recuerdo perfectamente cuando sucedió,... fue dramático y como dices ahora tristemente de moda por el caso argentino del ARA San Juan. La verdad no quiero pensar lo que los supervivientes pudieron pasar,... ser conscientes y mantener la esperanza como único hilo de salvación. En fin Miguel,... como siempre tus crónicas dan ganas de volver al cine,... por navidad ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Norte, casi separados por 20 años los dos hechos remarcan de alguna manera la decadencia o la mala planificación en el mantenimiento militar de Rusia o Argentina en su caso.

      La Navidad es un buen momento para volver al cine y habrá estas fiestas propuestas diversas para niños y mayores. Yo desde luego iré al cine alguna que otra vez :-))

      Un gran abrazo.

      Eliminar
  11. Me gusta conocer la verdad de casos mediáticos como es este. ¿Por qué? Porque casi siempre hay alguien detrás eludiendo la responsabilidad de una tragedia que se pudo haber evitado. Y si el ritmo de este documental-película añade aún más interés a la historia, no me lo pienso dos veces.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sofia, me gusta como calificas a la filmación pues es realmente una mezcla documental-película en lo que no puede ser otra cosa que una recreación, pues nunca se sabrá con exactitud lo que sucedió allí dentro. Respecto a eludir responsabilidades la historia está llena lamentablemente de lo que conocemos como "mirar para otro lado".
      Un abrazo.

      Eliminar
  12. No iría a verla ni que me paguen (categórica ¿no?), pelis de submarinos he visto algunas y me producen una profunda claustrofobia. Además, como bien mencionaste, hace un año tuvimos la terrible pérdida del Ara San Juan, que sigue conmocionando porque la mayoría de los familiares quiere que se rescaten los cuerpos de la tripulación, algo imposible y riesgoso.
    Muy buena tu crítica, sobria y llena de los datos interesantes que siempre aportás.
    Que pases un buen feriado con mucho descanso, Miguel.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja,ja,ja, entendido Mirella.

      Lógicamente entiendo a los familiares del Ara San Juan pero si es imposible rescatar los cuerpos creo que poco más se puede hacer salvo esperar a que la tecnología avance para que en algún momento sean posibles sus deseos.

      Gracias Mirella por tu valoración y feliz fin de semana para ti también.

      Eliminar
  13. Hola Miguel.Tus reseñas son acertadísimas.El otro día vi the Guilty y me parecio extraordinaria.Seguro que esta será muy interesante de ver. Pienso ir a verla aunque me deje el corazón en un puño .Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Betty,

      Mil gracias por tus palabras hacia mis reseñas y me alegro un montón que hayamos coincidido en la buena valoración del film The Guilty. En cierta manera y desde perspectivas distintas, Kurst guarda parecidas dosis de suspense que la película danesa y eso en la cinematografía siempre es un valor añadido.

      Un abrazo.

      Eliminar
  14. Imagino toda la angustia de una tragedia así.
    Las películas basadas en hechos reales siempre son muy atractivas aunque, lógicamente, nunca se sepa la verdad absoluta.
    Un tema inquietante. Tu crítica me ha gustado mucho.
    Veo que actúa Colin Firth, uno de mis preferidos.
    Un beso, Miguel. Feliz puente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Amalia,

      La verdad es que en estos casos y con respecto a lo que ocurrió dentro del submarino, solo es posible una recreación, aunque la misma está basada en ciertos registros documentales y sonoros que demuestran que hubo posibilidades reales de rescate. Respecto a Colin Firth siempre es un gusto verlo trabajar en pantalla y en este caso en un papel más adecuado a sus características que en el anterior film reseñado y titulado en España: 'Un océano entre nosotros'.
      Besos Amalia y feliz final de puente.

      Eliminar
  15. Colin Firth es un gran actor que metido en su papel siempre nos da alguna sorpresa y como veo en tu estupenda critica esta a las alturas de otras interpretaciones que le hicieron merecedor del oscar, si es agil y se sale del ambiente claustrofobico que pueden producir otra garantia mas Miguel para verla en estas fechas navideñas Kurst no dejara indiferente al buen cinefilo ,espero verla y aprovecho este momento para desearte unas felices fiestas proximas en compañia de tus familiares asi como las gracias por compartir con todos este espacio de interes ,disfrute y analisis fotografico , grafico y visual de de la cartelera actual con todo mi afecto por ello saludos cordiales. .jr.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola José Ramón, como le comentaba antes a Amalia, a Colin Firth siempre es un gusto verlo trabajar en pantalla y en este caso en un papel más adecuado a sus características que en el anterior film reseñado y titulado en España: 'Un océano entre nosotros'. Por otro lado, felicitarte también las fiestas en compañía de tus seres queridos, que sea un buen mes de diciembre también en lo puramente cinéfilo y por aquí seguiremos reseñando todavía alguna película más antes de que finalice el año. un gran abrazo y gracias por tus siempre afectuosas palabras.

      Eliminar
  16. A pesar de mi claustrofobia de caballo, y de recordar aún, esos meses donde no era capaz de olvidar a esos pobres marinos, en la oscuridad y sin apenas aire, creo que la veré, aunque aún no estoy seguro.
    En cuanto a la película, tu crítica es excelente, y pones además el dedo en la llaga cuando citas el problema que tiene esta antigua potencia, en el mantenimiento de su flota, que por orgullo se niegan a pedir ayuda internacional, y tienen una gran parte de su antigua flota varada en puertos, con un altísimo riesgo de crear otro desastre mundial, y que no pueden desguazar por falta de presupuesto. En fin, pero esto es otro tema.
    Miguel, excelente trabajo....Como siempre.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Manuel, no es precisamente una película muy recomendable si vas a sentir claustrofobia, creo que el libro quizás sea más adecuado para verlo desde una perspectiva histórica y con menos angustia. Y sí, lo cierto que una flota como la rusa que fue imperial por momentos, está atravesando unos problemas de financiación terribles y el problema con el armamento nuclear es parecido; esperemos que no se viva otro Chernobyl en el ámbito de la defensa. Gracias Manuel por tu tiempo. Un gran abrazo.

      Eliminar
  17. La tensión y la angustia están aseguradas. Las escenas que hemos visto repetidamente en otras películas sobre incidentes en un submarino me han resultado siempre clautrofóbicas y asfixiantes al imaginar el terror que sentiría cualquier persona encerrada en un ataud metálico sumergido a gran porfundidad. En este caso, tratándose además de un hecho real, el drama es todavía mayor y aunque conozcamos el triste final, no deja de interesar la historia que se desarrolló en tierra tras ese fatídico accidente. Conociendo a los protagonistas masculinos y femenino de esta película y habiendo visto el tráiler, no dudo que las casi dos horas de duración nos mantendrán enganchados a la butaca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Josep, aunque en la película solo se recogen los hechos en tierra de antes y durante el accidente, creo que sería muy interesante recoger en otra película las repercusiones que tuvo el mismo sobre la libertad de prensa en Rusia, así como que pasó con los huérfanos, viudas y con el propio mantenimiento de la flota rusa. Con respecto a los estrictamente cinematográfico poco se puede reprochar a una película que como bien comentas consigue sus objetivos en cuanto a tensión y suspense narrativo.
      Gracias por pasarte y un abrazo de vuelta.

      Eliminar
  18. Este tipo de películas sirve para refrescarnos la memoria sobre hechos lamentables que se repiten una y otra vez. Parece que al dramatizarlo (y me refiero a hacerlo representable) somos más conscientes del infierno que debieron de pasar los supervivientes de la explosión aquella.
    No sabía que la única cápsula submarina adecuada se la vendieron a los americanos para hacer turismo. Qué ironía, Rusia abanderada del comunismo durante décadas ha pasado al capitalismo más atroz donde el dinero es el que manda, por encima de la salvaguardia de sus militares. En fin, 'cosas veredes que farán fablar las piedras'.
    Estupenda reseña, Miguel, pero hay una cosa que no me ha quedado clara, cuando dices que los soldados hablan en inglés (cuando evidentemente lo deberían hacer en ruso) es que ¿la película no se ha comercializado doblada al español?
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Kirke, creo muy acertado lo que comentas de que las personas parece que tenemos que ver dramatizados unos hechos para asimilarlos por completo y en eso el cine puede cumplir una función de concienzación, aparte del entretenimiento o del espectáculo que es donde asienta sus bases este arte.

      La verdad es que el tema de la cápsula de rescate es una de las paradojas más alucinantes que nos deja esta historia. Creo que ahí está una de las claves en la reticencia en aceptar la ayuda internacional. Pero al final, en un mundo global casi todo se sabe y así fue en este aspecto concreto.

      Respecto al tema del doblaje, si se ha doblado al español, por eso en alguna linea de la reseña recomiendo verla doblada. En mi caso lo que sucede es que con carácter general veo las películas en versión original y en este caso como comentaba, es muy incomodo escuchar a los actores desenvolverse en inglés cuando lógicamente esos personajes hablaban el ruso. A mí eso me sacaba del contexto de la película y pienso que se deberían haber utilizado actores rusos con los correspondientes subtítulos en castellano. Es decir, yo la vi en versión original que es en habla inglesa y con subtítulos en castellano y en definitiva lo que trataba de expresar es que pienso que la película se debería haber rodado en lengua rusa.
      Pero bueno este es un hecho muy común (por desgracia) en el cine, de hecho hay películas de la Segunda Guerra Mundial rodadas en inglés, y los soldados rusos hablaban un inglés que ya lo quisieran en Oxford :-)). Perdón por el rollo.

      Un beso y muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  19. Hola Miguel, recuerdo perfectamente aquel desastre. Creo que a diario, los informativos abrían las noticias con algo acerca de los ruidos que se escuchaban y la posibilidad de que hubiera vida. Un despropósito por todos lados y una angustia de la que todos fuimos partícipes hasta el fatal desenlace. Precisamente, hace pocos días me vino a la memoria cuando encontraron, al fin, a ese otro submarino argentino hundido después de un año.
    Magnífica entrada, Miguel, aunque me faltan tripas para poder ir a verla.
    Un abrazo y feliz semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Pilar, efectivamente los informativos se volcaron con esta información como también pasó el año pasado con el submarino argentino. Los ruidos que se escuchaban eran golpes que daban los marineros (con un martillo), y era un protocolo establecido por el ejercito ruso en caso de emergencia. Además eran a una hora en punto para que no hubiera equivocaciones. Es decir, había certeza absoluta de que había supervivientes y se pudieron haber salvado muchas vidas si se hubiera aceptado la ayuda internacional. Bueno claro, todo esto si damos por buena la tesis del libro y de la película.
      Muchas gracias Pilar por tu tiempo, un gran abrazo.

      Eliminar