miércoles, 4 de mayo de 2016

¡Qué maravilloso es el cine! Cinema Paradiso


El mayor homenaje que se podría hacer al mundo del cine se desarrolla en esta emotiva película, que se ha convertido ya por méritos propios en una referencia inolvidable para cualquier aficionado al séptimo arte. La sala de cine como referencia cultural, social e informativa es el centro absoluto de un pequeño pueblo italiano que abre los ojos al mundo a través de las distintas proyecciones emitidas.

Giuseppe Tornatore es el director y guionista de este clásico del cine italiano, que fue premiado en 1989 con el Oscar a la mejor película de lengua no inglesa, además entre otros muchos premios fue galardonada con el gran premio especial del jurado del Festival Internacional de Cannes. Fue un gran éxito mundial haciendo coincidir en esta ocasión a crítica y público en general.

Breve argumento: Narra la historia del pequeño Totó, un niño enamorado del cine y fascinado por la manera de trabajar de Alfredo, el proyeccionista local del cine. Entablan una bonita amistad y poco a poco, Totó aprende la profesión de su mentor, hasta llegar a sustituirlo cuando por causa de un incendio Alfredo pierde la vista. La narración está narrada desde la perspectiva del niño ya convertido en adulto.

Nos situamos ante la Italia de la posguerra mundial. La cinta es un retrato también de la sociedad italiana y enfocándose en este caso en una zona rural nos ofrece la visión particular de una población castigada por la pobreza y desconectada en cierta manera de la vida social y cultural de las grandes ciudades. El cine del pueblo actuará como catalizador y revulsivo de los sueños de sus habitantes.


Sin ninguna duda lo que nos llega al corazón de esta película es la mágica actuación del pequeño actor Salvatore Cascio y la entrañable relación que establece con el no menos magnífico actor Philippe Noiret. Relaciones de hijo a padre o de nieto a abuelo en la que las carencias afectivas del menor encuentran receptividad en el afable pero juicioso carácter del veterano proyeccionista. El amor por el cine de los dos protagonistas será su nexo de unión en una relación que marcará la vida del pequeño para siempre y que lo llevará a ser un prestigioso director de cine en un futuro aún lejano. 

La sala de cine es representada como una especie de plaza del pueblo, donde sus habitantes se relacionan de una forma natural con el cine como excusa y como punto de fuga de sus anhelos y frustraciones. Cada estamento social ocupa un lugar determinado en el recinto; los niños en las primeras filas, el público más popular a continuación y las clases mas pudientes en la parte mas elevada de la sala con una mejor visión de lo que acontece en pantalla. Una interesante metáfora que refleja perfectamente la realidad social de la población italiana, incluso llevándolo un poco mas allá reflejaría la lucha de clases a nivel mundial.

Otra de las cosas destacables de la producción, es la figura del censor en el cine, en este caso el encargado de tal menester será el sacerdote del pueblo. Obsesionado sobremanera en cortar todos los besos que se pudieran producir en pantalla, desde los más atrevidos a los más castos, lo más curioso es que lejos de apartar los pensamientos más impuros desde su corta visión, provocaba lógicamente el efecto contrario. La sala de cine también es utilizada para establecer relaciones amorosas entre los habitantes del pueblo e incluso el recinto es utilizado por algunas parejas para dar rienda suelta a sus pasiones mas ardientes. 


Como curiosidad adicional, el director llegó a preparar un metraje de casi tres horas de duración pero tuvo que reducirlo a poco más de dos horas, ya que la fortaleza de la cinta reside en su primera parte y al alargar la trama se iba disolviendo la esencia de lo que quería representar.

Aún así, es cierto que en la segunda parte de la película nos encontramos a Toto convirtiéndose en un hombre y la película tiene un bajón en intensidad del que se recupera en su escena final donde se rememoran los besos robados por el párroco metido a infatigable censor.

Robert Elberg en el periódico Chicago Sun-Times escribió una definición bastante acorde: "Cualquier persona que le guste el cine es probable que ame 'Cinema Paradiso', en cambio en la revista de cine Fotogramas tuvieron una visión algo más crítica calificando a la obra como astuta pero algo tramposa por su facilidad para buscar la lágrima, cierto también.

Música y cine: Ennio Morricone se encargó de firmar la banda sonora y esto son palabras mayores. Hablamos de uno de los mejores compositores de todos los tiempos. Su tema principal es ya historia por méritos propios y es uno de los temas más recordados de la reciente historia musical de la cinematografía mundial. A continuación os dejo el enlace a un vídeo donde recordaremos y disfrutaremos de esta maravillosa composición para el recuerdo.

P.D: A Francisco Moroz, por sugerir y por brindarme un abrazo de libro.




14 comentarios

  1. Hola Miguel y gracias por traer este entrañable y fabuloso recuerdo de una película inolvidable.
    Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta.
    Gracias a ti por estar siempre pendiente de mis textos y me alegro de que te traiga buenos recuerdos.
    Más besos y abrazos para ti.

    ResponderEliminar
  3. Ohhhhhh! Esta película me encanta!!!!
    Hola Miguel!
    A parte de la historia, la música, los actores, el escenario... que todo todo me encantó; has ido a recordarme una de las películas que vi por primera vez en mis tiempos de Universidad en algún cine de Madrid. Así que, recordándome aquellos años, me has hecho más que feliz. Porque con tu entrada de hoy, no sólo he recordado la película, sino que se me han acumulado un montón de sensaciones y recuerdos que, por un momento, me han dado la felicidad.
    Muchas gracias por tu entrada. Genial, como siempre.
    Un saludo desde muy lejos.

    ResponderEliminar
  4. Hola Macarena.
    ¡Que alegría!
    Porque que bonito es recordar los tiempos de Facultad y además asociarlos a una bonita película.
    Al final pienso que son las películas las que nos eligen a nosotros y depende de la situación vital por la que pases en ese momento.
    Si es un buen momento de tu vida y la película te gustó, ya es recuerdo difícil de borrar.
    Muchas gracias por tu emociante comentario y te mando un beso para tu niña, tu marido y otro para ti también.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por recordar una película que pasó a la posteridad por méritos muy propios y no que decir de la magnífica banda sonora que siempre me saco recuerdos y alguna lágrima.

    ResponderEliminar
  6. Hola Adolfo.
    Gracias por encontrar este blog y por colaborar en el, enriqueciéndolo con tu opinión.
    La verdad es que aparte de la película la banda sonora quedará para el recuerdo de la historia del cine.
    Te mando un saludo muy cordial.

    ResponderEliminar
  7. ¿Qué tal Miguel?
    Como me alegra que recogieses el testigo de mi sugerencia, todo un detalle por tu parte. Y por la mención final que era innecesaria y por tanto muy generosa.
    cuantos recuerdos y emociones me ha trasmitido de siempre esta película. Me la habré visto unas cuatro veces. Te contaré un detalle que quizás ya sepas.
    El actor que encarna a Toto de mayor, convertido en director de cine es el mismo que lo hace en los chicos del coro, convertido también en director pero esta vez de orquesta.
    Recibe un abrazo mi amigo.
    Y nunca más digas que no sabes escribir bien, sería una gran mentira por tu parte.

    ResponderEliminar
  8. Hola Francisco.
    Me alegra especialmente que este texto haya sido de tu agrado y sobre todo que te haya traído buenos recuerdos.
    Al final pienso que el cine, la música o la literatura lo que alimentan son nuestras emociones y por eso nos gustan tanto.
    Desconocía lo que me cuentas del actor de Cinema Paraíso y los chicos del coro, me lo apunto.
    Y como no agradecerte tanto tu sugerencia como tus siempre sentidas palabras, son un acicate para mi.
    Te mando un gran abrazo, mi amigo.

    ResponderEliminar
  9. Muito bom. Está película, para mim, tem um dado sentimental enorme. Desde criança, também trabalhei em sala de projeção de filmes, na cidade onde fui criado. O colega mais velho, no trabalho, era um senhor como o interpretado por Noiret. Só faltou a figura do padre.

    ResponderEliminar
  10. Eugenio olá, entao nao é surpreendente que o seu grande amor por cinema. Eu entendo que o 'Cinema Paradiso' é muito especial para voce, para mim tambem é. ¡Vida longa so cinema!

    ResponderEliminar
  11. Qué entrañable y fantástica película!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fantástica Norte, ideal además para cine de verano pues es otra de las secuencias magníficas de la cinta.

      Eliminar
  12. Hola Miguel, me emociona leerte y recordar la película, es una de mis favoritas. Tu reseña es magnífica porque nos muestra en pocas líneas las claves más importantes del film con rigor y sentimiento, que le añades siempre un plus porque pones tu mirada personal.
    Para mi es una película que tiene muchas lecturas, muchos matices y que cuando la vuelves a ver siempre encuentras algún detalle que te hace pensar. A mi me hace pensar en la mirada de Totó cuando vuelve al pueblo ya de adulto, esa mirada que lo ha cambiado todo, esa mirada que ha perdido la inocencia con la que miraba todo su mundo, con la que miraba a su pueblo, todo le parece cambiado, diferente, pequeño... pero el que ha cambiado es él. Me emociona, creo que ese sentimiento lo hemos experimentado muchos al volver a algún lugar idealizado de la infancia y ya no nos ha parecido el mismo lugar.
    Bueno Miguel, para esta película no pararía, enhorabuena y sigue con ¡Qué maravilloso es el cine!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Xus, también es una de mis películas favoritasy es que además es un verdadero homenaje al cine y al amor que sentimos algunas personas hasta este medio de expresión artística y sentimental.

      La verdad que en lo que comentas de la parte final de la película hay mucho cine, mucho mensaje y mucha emoción contenida. Vemos y nos habla también de algo duro, y esto podría ser en cierta manera, la pérdida de la ilusión o al menos, una mirada muy distinta de como veía Totó las cosas con la vida por delante y de como la ve ahora con la vida por detrás, por decirlo de alguna forma.

      Hoy vista esta reseña desde la distancia de cuando la publiqué, le daría quizás un punto de vista más personal o más profundo, como dices es un película para no parar de hablar de ella y que hace ver lo maravilloso del cine.
      Un gran abrazo veraniego.

      Eliminar