sábado, 27 de febrero de 2016

El bosque de los suicidios (The Forest)

El cine de terror, es un género que no causa indiferencia en los espectadores,o gusta mucho o no gusta nada. A mi personalmente si me gusta, aunque no sería unos de los géneros que sigo con mayor afición. Aún así, cuando se consigue una buena producción es un tipo de cine que puede ser muy divertido. Esta película esta inspirada en desgraciados hechos reales, os cuento.

En Japón, cerca del monte Fuji hay un bosque llamado Aokigahara. Allí acuden decenas de japoneses cada año para suicidarse. Pues bien, partiendo de estos luctuosos sucesos se construye la trama de la cinta que cuenta la historia de dos hermanas gemelas, interpretadas por Natalie Dormer conocida por su aparición en la serie Juego de Tronos y que en esta ocasión y en un doble papel nos deja indiferentes en su actuación. Una de las hermanas viaja hasta Japón para adentrarse en el bosque con propósitos suicidas y su gemela acude hasta Japón desde su América natal. Pues bien lo que en principio parece un prometedor argumento apoyado en un espectacular pero engañoso tráiler, se convierte en un chasco colosal. En primer lugar la iluminación atenuada resulta muy antipática para el espectador, pues hasta en las escenas diurnas la luz está terriblemente tratada. La fotografía en el cine, es el primer mensaje que nos encontramos al visionar una película y si esta no está bien cuidada nos predispone subliminalmente en contra de lo que estamos viendo. Hay miles de ejemplos en el cine en la que es posible hacer una iluminación perfecta en escenas nocturnas. De todas formas la cinta no despierta ningún interés, ni consigue en ningún momento la implicación del espectador. Dan ganas de salirse de la sala de cine, con eso esta todo dicho.

Lo que sí me ha llevado a reflexionar, es la acertada prohibición de las autoridades japonesas de rodar la filmación en el verdadero bosque para prevenir en la medida de lo posible, darle aún más publicidad a este bosque por medio de una producción cinematográfica que a tantas personas puedan llegar y por miedo a que la tasa de suicidios pueda llegar a aumentar. En Japón la tasa de suicidios es de las más altas del mundo, así que la decisión es correcta. Lo que nos lleva a una reflexión sobre los peligros de los temas tratados en el mundo del cine, ya que al ser un fenómeno mundial de masas este tema,el del suicidio,se ha banalizado de forma grave en esta cinta. Por que con un sencillo recurso,como hubiera sido llevarse la trama a un bosque inespecífico, se hubiera resuelto el problema, pero se juega con el morbo de que la película está inspirada en hechos reales. Se podría haber evitado futuras tentaciones de jóvenes con problemas depresivos que al ver la película se pueden ver tentados a viajar al bosque maldito. Es una absoluta irresponsabilidad y más teniendo en cuenta que el suicidio es la segunda causa de pérdida de vidas entre los jóvenes de menos de treinta añossegún un informe de la Organización Mundial de la Salud. No vale todo.

Desde aquí mucho ánimo a todas las personas con problemas depresivos y recordar que el suicidio siempre es una mala opción pues no tiene vuelta atrás. Hay muchas otras opciones mejores,desde un cambio radical de vida, cumplir algún sueño que tengamos pendiente o algo que os motive aunque sea mínimamente, apostad por ello. Además de acudir a los profesionales de la salud indicados para estos problemas. Por volver a la cinta y como curiosidad decir que esta rodada en un bosque de Serbia, será que como Estados Unidos es tan pequeñito geográficamente hablando,se conoce que los productores no encontraron allí ningún bosque que mereciera la pena, entiéndase la ironía.

Para concluir diría que el debut como cineasta de Jason Zada es algo más que decepcionante, eso sí, le reconozco una cosa buena y se la agradezco y es que se debió dar cuenta del auténtico tostón que estaba realizando y decidió ajustar su metraje al máximo,porque si la película llega a durar media hora más, el que se hubiera planteado irse de visita al bosque de los suicidios hubiera sido yo.

Nota: 1/10.

2 comentarios

  1. Uau!, Miguel!

    Que lástima. Que desperdício para un tema tan interesante! Debe ser, aún, una película muy ruim. Verifico que usted atribuyó la más pequeña nota: 1 en una escala que va de 1 a 10. Aquí en Brasil la película fue lanzada con el nombre de FLORESTA MALDITA. Por el visto, parece que es peor que THE BLAIR WITCH PROJECT, una de las peores películas que asistí. Pude observar, sin embargo, que "El bosque de los suicidios" parece haber hecho muy éxito en España, pues fue lanzado en 257 cines. Debe ser una cantidad apreciável para su país.

    Abrazos y saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Eugenio, bueno mi escala de valoración va de 0 a 10, aunque el 0/10 sólo lo he utilizado en una ocasión y fue para 'Dioses de Egipto' de Álex Proyas. En todo caso la nota es algo orientativa y en el caso de esta película fue por el cabreo que me produjo al salir del cine ante un espectáculo pésimo. Y además dañino y peligroso por banalizar y jugar con un tema como el suicidio que especialmente en Japón es una lacra.
    Muchas gracias por su comentario que de hecho es el primero de esta reseña.
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar